Crear cuenta

Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

El éxito global de Nintendo Switch está fuera de toda duda y, gracias a ella, la compañía de Kioto ha vuelto al lugar que le pertenece dentro de la industria del videojuego. Como es lógico, esta época de gloria está provocando que numerosas desarrolladoras, que otrora renegaron de la Gran N, quieran subirse al carro para aprovechar el momento. Sports Interactive lleva publicando iteracciones anuales de Football Manager desde 1992 (llamado por aquel entonces Championship Manager) y la última entrega en consolas era la versión de 2014 para PS Vita. Pues bien, el poder de convocatoria de la híbrida ha conseguido volver a expandir la saga más allá de los ordenadores y, además, hacerla debutar en un hardware de Nintendo. DOUBLE COMBO!

 

 

Football Manager Touch 2018 – SWITCH – Gameplay – Jugamos el Clásico

 

 

 

La versión que podemos disfrutar en nuestra Nintendo Switch es (una adaptación de) la denominada Touch. ¿Qué significa esto? Pues que no es la “full equip” exclusiva de ordenadores ni la “casual” disponible para móviles, que lleva el sobrenombre de “Mobile”. Esta estrategia de lanzar tres formatos del mismo título con diferente cantidad de contenido está resultando muy exitosa para la desarrolladora, que así consigue abarcar un mayor abanico de potenciales compradores. Puede decirse que los FM Touch (jugables en ordenador, tablet y, desde este año, también Nintendo Switch) son similares en contenido y posibilidades a lo que era el juego “base” hace unas temporadas, ya que mantienen la esencia pero sacrifican algunos de los últimos añadidos con la intención de hacer que el ritmo de juego sea más fluido. Y esto los convierte, a priori, en perfectos para jugar en cualquier momento y lugar con nuestra híbrida favorita.

 

 

Hasta el campeonato y más allá

¿Os imagináis que Florentino Pérez fuese presidente y entrenador del Real Madrid al mismo tiempo? ¿O que Mourinho se encargase de la tesorería del United además de decidir los aspectos estratégicos? Pues eso es lo que nos propone este FM 2018 Touch. Para bien o para mal, olvidaos de lo que nos ofrece el (mediocre) FIFA de esta temporada. Aquí asumimos el papel de un técnico (hombre o mujer) que maneja a un club casi en su totalidad. Como es sello de la casa, la base de datos es amplísima y podemos elegir destino entre las 130 ligas que incluye el cartucho, la mayoría de ellas sin licencias para las denominaciones o escudos de competiciones y escuadras (por ejemplo, el Real Betis se llama Real Híspalis), aunque sí cuenta con los nombres reales de los jugadores e incluso de algunos miembros de los organigramas, como presidentes o preparadores físicos. Una vez metidos en materia, nuestras tareas van desde la gestión de fichajes o cesiones hasta crear los planes de entrenamiento, pasando por las relaciones con los medios o la dirección táctica del equipo durante los enfrentamientos, todo para intentar cumplir con las exigencias de la directiva de turno.

 

A ver si en la vida real cunde el ejemplo de este FMT 2018 y empezamos a ver más entrenadoras en el mundo del fútbol.

 

 

 

Y quedaos con la palabra táctica, porque esa parcela es la única que controlamos durante los encuentros ya que no manejamos directamente a los jugadores, sino que éstos se mueven por el campo de forma autónoma, obedeciendo las órdenes que les damos “desde la banda” en tiempo real o parando el partido. Como en todo el juego, las posibilidades son enormes, pudiendo escoger entre multitud de formaciones, estrategias o la intensidad y mentalidad de nuestro equipo en cada momento del partido. A mayores, podemos definir el rol de cada uno de los futbolistas dándoles instrucciones específicas en infinidad de aspectos como su libertad de movimiento, desde y hacia dónde deben centrar, la frecuencia de sus disparos a puerta o la dureza de los marcajes a los rivales. Como podéis ver, los parámetros que influyen en la manera de jugar de nuestros pupilos son muy numerosos y lograr un buen equilibrio entre todos ellos será la mitad de la clave para conseguir el mayor número de victorias.

 

En todo momento disponemos de una pantalla con información sobre nuestras fortalezas y debilidades que nos será útil a la hora de trazar la mejor estrategia para mejorar.

 

 

Del césped al despacho

La otra mitad es lo que pasa en el día a día del club. Con nuestro buen hacer tenemos que conseguir que una plantilla lo más competitiva posible y que llegue a los partidos en las mejores condiciones. Para ello es importante diseñar escrupulosamente el plan de entrenamientos, mantener a los jugadores descansados y lo más contentos posible para que rindan en el campo, no se lesionen o no creen mal ambiente en el vestuario, encargarnos de presupuesto, fichajes y contratos trabajando codo con codo con los ojeadores, controlar la enfermería o atender los correos enviados por el staff del club, por poner algunos ejemplos. Vamos, que nuestras jornadas de trabajo son de todo menos tranquilas y la enorme minuciosidad con la que está concebido el juego hace que podamos controlar infinidad de áreas al detalle. Y cuando decimos infinidad no estamos exagerando, pero que esto no os asuste, porque podemos automatizar muchas de estas tareas delegando en nuestro segundo entrenador o en algún ayudante. Incluso podemos simular los partidos y todo lo que los rodea, como alineaciones o selecciones de estrategia. En nuestra opinión, así perdemos buena parte del atractivo del juego, ya que nos hace sentirnos menos partícipes de los éxitos o fracasos que vayamos cosechando, pero también creemos que la inclusión de esta opción de “piloto automático” es un acierto para que cualquier usuario pueda disfrutar con este Football Manager Touch 2018, ya sean debutantes en este tipo de juegos que quieran ir profundizando poco a poco, ansiosos que prefieran avanzar rápido o, simplemente, ajetreados que tengan poco tiempo para jugar.

 


 

Híbrido hasta en el control

Viendo las imágenes que acompañan al texto y leyendo los párrafos anteriores seguro que muchos os estaréis preguntando cómo se maneja tanta información. Como os hemos dicho antes, Football Manager lleva más de 25 años entre nosotros, centrando sus desarrollos en las versiones para ordenador ya que, al fundamentar su jugabilidad en la interacción con bases de datos, el control más idóneo es el de ratón+teclado, por lo que trasladar la comodidad de este sistema a consolas siempre ha supuesto un reto para Sports Interactive.

 

Fooball Manager Touch 2018 ofrece variedad de modos de control para que cada usuario elija el que más le convenza… ¡si es que hay alguno!

 

La variedad de posibilidades de Nintendo Switch en este sentido les ha facilitado las cosas y nos presentan varias maneras de acceder a los numerosos menús y submenús, aunque ninguna de ellas nos ha parecido totalmente satisfactoria. Podemos usar la pantalla táctil, los sticks o los botones y es posible hacerlo todo a la vez ya que ningún modo excluye a los demás y esta libertad de elección supone, a la larga, su mayor acierto. Tras realizar varias pruebas, creemos que la manera más eficiente y cómoda es jugar en modo portátil mezclando el uso de la pantalla táctil para seleccionar y los gatillos para avanzar o retroceder por los menús. En modo sobremesa sólo podemos optar por usar los botones y/o un point and click con los sticks, pero ambos métodos son lentos y, en el segundo caso, además, impreciso. Como problema común a todas las modalidades, nos encontramos con que algunas de las áreas de selección son tan pequeñas que es muy difícil acertar con el cursor o los dedos y hay algo de lag en la ejecución de algunos comandos, lo que suscita que pensemos que no hemos pulsado el botón correspondiente y, en ocasiones, provoca que acabemos realizando acciones no deseadas.

 

 

Luces y sombras en la interfaz

La mayor parte del tiempo la pasamos entre menús y ventanas, por lo que su diseño adquiere una gran importancia y la verdad es que, aún siendo muy numerosos, aparecen de forma clara y limpia. Sin embargo, se nota que el juego está concebido para pantallas más grandes que la de Nintendo Switch y, como hemos comentado en el punto anterior, a veces apreciamos cierta falta de espacio o texto un poco más pequeño de lo deseable en alguna de las ventanas, por lo que creemos que deberían optimizar este apartado a las pulgadas del panel de la híbrida en entregas futuras. Esta sensación de “apretujamiento” con tanto menú, gráficas o textos, puede intimidar un poco al principio y hace que echemos en falta algún tipo de manual de instrucciones (os recomendamos visitar la web de la comunidad oficial) pero, una vez adquirimos soltura, comprobamos que están organizados de manera coherente e intuitiva. En general, la navegación por ellos es bastante fluida y rápida, así como los tiempos de carga, muy aceptables para un título de estas características, en los que se manejan tal cantidad de datos. Probablemente la limitación a 3 países con los que interactuar por partida ayude en la optimización de este apartado.

 

 

 

 

En cuanto a la presentación de los partidos que no simulemos, podemos decir que es tan sencilla como resultona. Durante las “retransmisiones” se nos muestran las jugadas más destacadas intercaladas con momentos en los que sólo veremos una pantalla con datos estadísticos y el estado de los 22 jugadores sobre el césped. Podemos configurar la frecuencia y cantidad de los “highlights” que presenciar, la velocidad o el ángulo de la cámara, incluyendo la vista 2D clásica de la saga. Lógicamente, cuanta más presencia le demos a las jugadas, más largo es el encuentro y, por ende, más capacidad de maniobra tenemos para cambiar las cosas. El 3D Match Engine, que debuta en consolas, es básico pero cumple su cometido con unas animaciones lo suficientemente correctas como para que nos podamos meter en los encuentros.

 

Esta es la pantalla que vemos cuando no hay jugadas destacadas, con información de gran ayuda para controlar el devenir del partido.

 

 

 

El apartado menos cuidado es, sin duda, el sonoro. Sólo escuchamos un tema musical en la pantalla de presentación y unos pobres efectos del público durante los partidos. En un juego en el que pasas el 75% del tiempo interactuando con menús, se nos hace raro contar con el silencio como banda sonora y es que ni siquiera hay efectos para cuando hacemos alguna selección. En cuanto al público, a pesar de detalles como los típicos “olé” cuando la posesión está en los pies de un equipo con la victoria asegurada, la implementación del sonido deja un poco que desear pues está demasiado comprimido y no tiene demasiado en cuenta que el campo esté lleno o vacío, dándose el caso de que, jugando ante una grada casi desierta, la celebración de un gol suene como la del Iniestazo ante 90.000 personas.

 

 

 

 

Footbal Manager Touch 2018 – ¡Y ganar y ganar y volver a ganar!

Sega y Sports Interactive llevaron el juego a la eShop por sorpresa, como sin ganas de hacer ruido y en un momento un poco extraño, ya que la temporada está a punto de terminar. A pesar de tener algunos aspectos que deberían pulir en próximas ediciones, sobre todo los relacionados con el control, Football Manager Touch 2018 es un simulador de gestión futbolística muy competente que encaja muy bien en una consola como Nintendo Switch. La versión que ha llegado al hardware de Nintendo incorpora novedades con respecto a las homónimas de tablets como el motor 3D para los partidos, pero se deja algunas opciones como las modalidades online o el Draft de fantasía. Aún así, la cantidad de contenido y las diferentes posibilidades que nos ofrece para disfrutarlo donde queramos, lo convierten en un juego accesible, divertido, virtualmente infinito y capaz de enganchar a cualquier tipo de jugador, ya sea novato o fan acérrimo de la saga.

 

 

Hemos analizado Football Manager Touch 2018 para Nintendo Switch gracias a un código de descarga proporcionado por SEGA

Análisis - Football Manager Touch 2018 (Nintendo Switch). ¡Conviértete en el manager total!
Football Manager Touch 2018 nos permite asumir el papel de entrenador-gerente en cualquier momento y lugar gracias a su jugabilidad ágil aunque suficientemente profunda como para contentar a cualquier tipo de usuario.
PROS
  • Enorme profundidad y cantidad de opciones
  • La satisfacción que obtienes al ir consiguiendo éxitos
  • Es la versión perfecta para ser portátil
CONTRAS
  • Falta algo de optimización para la pantalla de Nintendo Switch
  • El apartado sonoro es muy mejorable
  • Ausencia total de modalidades online
80%Nota Final

Hacer Comentario