Regístrate

Se enviará la contraseña a tu correo electrónico.

Si hablamos de historia de Nintendo, Gunpei Yokoi es uno de los nombres que debe aparecer en un tamaño gigantesco, en negrita y subrayado. El japonés fue el artífice de las más que conocidas máquinas Game & Watch (con las que desafió a los principales fabricantes de pantallas de cristal líquido de la época), fue el director de Nintendo R&D1 y, por supuesto, firmó la creación de Game Boy. Es, como decimos, una pieza fundamental para el salto de la Nintendo juguetera a la “videojuguetera”.

 

¿Por qué Gunpei Yokoi se marchó de Nintendo?

Muchos pensaron que el principal motivo de la marcha de este genio de la compañía de Kioto fue el fracaso de Virtual Boy. Esta especie de plataforma que buscaba llevar la realidad virtual a los hogares supuso uno de los episodios más tristes de la compañía, como también uno perfecto para los especuladores.

 

En aquella época, justo un día antes de su retirada, Nikkei llegó a publicar un reportaje totalmente centrado en él y en la necesidad de asumir responsabilidades por lo sucedido con aquella plataforma. Como revelaría posteriormente en una publicación de su puño y letra lanzada en la revista Bungeishunju, que ha salido ahora a la luz, “no renuncié para ‘asumir responsabilidades por el fracaso de Virtual Boy'”.

 

Virtual Boy

 

La realidad era bien distinta, Yokoi quería libertad. “Tras unos 30 años, me marché de Nintendo”, explicaba, “después de haberme graduado en la universidad, estaba todo el tiempo trabajando en Nintendo para crear juguetes, pero cuando alcancé los 55 años, tenía la sensación de que era el momento para trabajar en algo que me diera más libertad con mis ideas”.

 

Él, que había engendrado el concepto de Game & Watch por haber visto a los trabajadores juguetear con sus calculadoras en el tren bala, y que se las ideó para preparar el hardware a pesar de la gran cantidad de limitaciones que los principales fabricantes y marcas aseguraban que existían, sabía que en algún momento debía llegar la independencia que deseaba. Tenía cierto margen de maniobra, pero tras él siempre había una directiva muy férrea en las líneas que consideraban adecuadas seguir para el futuro de la empresa.

 

La historia de Genyo Takeda, ¿sabías que el mando de Nintendo 64 fue cosa suya?

 

Game Boy, por ejemplo, fue la consecuencia natural del concepto G&W. De no haber sido por cierta conversación con Hiroshi Yamauchi mientras hacía de chófer a la fuerza, ni la portátil ni su predecesora habrían existido. Gunpei Yokoi pudo dar rienda suelta a su creatividad e inventiva gracias a una azarosa conversación por el entonces presidente de la Gran N y, a pesar de lograr colocarse como una de las figuras más importantes en el terreno del I+D de la compañía japonesa, y de haber fichado incluso al responsable del stick analógico de Nintendo 64 (Genyo Takeda) siempre se tendría que topar con ciertas restricciones que le impidieran poder experimentar cuanto deseaba.

 

No es lo mismo ser independiente que llevar sobre tus hombros el porvenir tecnológico de una compañía llamada a hacer grandes cosas dentro de la industria del videojuego. Y eso era algo que sabía muy bien desde antes de la caída de Virtual Boy. “Desde antes de eso”, explicaba en su publicación, “ya pensaba en que, cuando cumpliera los 55, quería ser independiente”.

 

Y así, finalmente, se decidió. “Acabé amontonando toda una vida de ideas y seguía haciendo juguetes. Seguía modificando la filosofía corporativa de Nintendo para hacer esos ‘juguetes de nicho’; esa es la auténtica razón por la que me marché“.

 

Uno de los responsables del chip Super FX cuenta cómo era trabajar en Nintendo en los 90

 

El 15 de agosto de 1996, tan solo dos días antes de que Game Boy Pocket aterrizara en el mercado nipón, Gunpei Yokoi presentaría su renuncia y abandonaría la compañía de Nintendo para experimentar a sus anchas. Desafortunadamente, y a pesar de fundar Laboratorios Koto para comenzar el desarrollo de la WonderSwan (que se estrenaría en 1999), tan solo un año después de su marcha fallecería en un triste accidente de tráfico, con tan solo 56 años, lo que impediría que se pudiera ver su última creación. Afortunadamente, su legado es algo que forma parte del ADN de Nintendo.

 

 

Fuente

Una Respuesta

Hacer Comentario