Análisis I am the Hero Nintendo Switch

Análisis – I Am The Hero (Nintendo Switch). Un beat’em up para pixelarlos a todos

Han sido muchos los beat’em up que han pasado por mis manos durante toda mi trayectoria jugona. Incontables tardes en las salas recreativas del barrio en las que las monedas de 5 duros volaban, algunas bien ganadas ayudando con las tareas cotidianas a aquel personaje bonachón que regentaba mi salón favorito, mientras títulos como Teenage Mutante Ninja Turtles, Golden Axe, Doble Dragon, The Simpsons, Cadillac Dinosaurs o Astérix, por mencionar solo algunos, pasaban frente a mí. He de decir que, posteriormente, he seguido exprimiendo dicho género en todos los sistemas que he tenido la suerte de poder disfrutar. Battletoads, The Ninja Warriors o el Beat’em up por excelencia, Final Fight. ¿Por qué tanto rollo? Sencillo, I Am The Hero, el título que ocupa este análisis, es un beat’em up que en gran medida, y bajo la batuta de Crazyant y Ratalaika Games, bebe de los clásicos de principios de los 90. ¿Logrará estar a la altura de todos ellos?

 

 

Yo contra un pixelado barrio

Resulta indiscutible afirmar que los beat’em up siguen de actualidad gracias a los indies, y I Am The Hero es claro ejemplo de ello. Nos encontramos ante un juego de lucha con un marcado estilo pixel art, que cuenta la historia de un héroe con un pasado glorioso pero realmente misterioso…

 

I Am The Hero

 

Hay dos factores que, nada más arrancar el título, llaman la atención sobremanera. Dos aspectos que no solemos situar al comienzo de ningún análisis pero que, en este caso, bien lo merecen. La estética y su apartado sonoro. En referencia a la capa de chapa y pintura, contamos con cuidados gráficos pixel art en 2.5D. El resultado, pese a no estar del todo aprovechado (algunos escenarios se reciclan en demasía) es bastante vistoso.

 

Dicen que la música amansa a las fieras… Aquí viene a ocurrir todo lo contrario. Su sobresaliente BSO, pese a no contar con un surtido demasiado amplio de temas, nos presenta un sonido retro que suena a las mil maravillas y logra ponernos las pilas de principio a fin.

 

Es el jugador el que elige al héroe y es el héroe el que quiere que sean los jugadores el héroe…

No esperes una gran historia. Es más, no esperes una historia. Esto es lo que es, un beat ‘em up en el que lo mismo estamos golpeando zombies, que raperos o matones de poca monta. Efectivamente, el marco narrativo cojea hasta tal punto que ni siquiera los enemigos logran encajar ni en el espacio ni en el tiempo dentro de la aventura. ¡Tranquilidad en las masas! En cualquier otro título esto sería una falta grave, pero aquí hablamos de un yo/tú/él/ contra el barrio que nos presenta un sistema de combate bastante fluido y espectacular, basado en poner cara de sorpresa, en combos y en técnicas especiales. Eso sí, no voy a negar que me hubiera gustado disfrutar de un hilo narrativo de mayor consistencia.

 

I Am The Hero
Volando voy, volando vengo y por el camino te hago un combo

 

A nuestra disposición tenemos un plantel de 18 personajes desbloqueables con movimientos, habilidades y formas de pelear propias. Por si fuera poco, cada vez que completamos un subnivel se nos da a elegir entre desbloquear un nuevo personaje (que podemos seleccionar desde dicho instante y que hace las veces de vida extra durante el combate) o aprender una nueva técnica especial (EX-Skill). Regresando a los movimientos especiales, contamos con una barra que se va agotando conforme los vamos utilizando. No os preocupéis, esta última se va recuperando a base de palos y utilizando diversos power-ups que aparecen durante la aventura.

 

I Am The Hero
Los jefes finales son más chulos que un ocho

 

En referencia a su duración, nos encontramos con un título bastante corto, pudiendo completar perfectamente una primera vuelta en menos de 2 horas. Eso sí, para ser justos, conviene recalcar que contamos con tres modos de dificultad. El primero es con el que comenzamos nuestra primera partida. Los dos restantes los vamos desbloqueando una vez completado el anterior. La verdad es que su, casi siempre bien medida, curva de dificultad se sustenta, más que en unos niveles que no difieren demasiado entre sí, en sus distintos modos de dificultad, encontrando el primero un verdadero paseo y el último todo un reto, que recomendamos superar en compañía.

 

La mayoría de beat’em up -incluyendo los clásicos- nos permiten desplazarnos en diversos planos, brindándonos la posibilidad de esquivar los ataques de los enemigos, aportando un toque estratégico y logrando ganar en profundidad. I Am The Hero renuncia a ello en pro de ofrecernos una experiencia más directa y sin complicaciones. Por otro lado, hemos notado comportamientos realmente extraños en algunos rivales. Bastante a menudo tienden a correr hacia alguno de los extremos de la pantalla, obligándonos a tener que ir tras ellos para alcanzarlos.

 

Repartiendo leña solo o en compañía

I Am The Hero es un título que, como ya hemos apuntado, no prodiga precisamente por su extensión. No obstante, por suerte, podemos jugar la campaña con un amigo gracias a su cooperativo local. Basta con apretar el botón del segundo mando para incorporarnos al combate en cualquier momento. Eso sí, aunque en la versión de PC, publicada a principios del pasado año, contamos con cooperativo online, no hemos hallado ni rastro de ello en Nintendo Switch.

 

I Am The Hero

 

Por otro lado, contamos con otro par de modos que aportan algunas horas extras. El primero se llama Lucha en la Arena, admite modo cooperativo local (una escusa más para repartir leña en compañía), y en él tenemos que sobrevivir a diversas oleadas de enemigos. El segundo, titulado Modo Reto, nos presenta batallas campales contra algunos de los jefes del juego. Ojo, aquí también desbloqueamos nuevos personajes, por lo que resulta fundamental dedicar un tiempo a estos modos. La guía del Héroe, por su parte, nos permite consultar nuestras técnicas, así como una serie de consejos que nunca vienen mal. Todo un extra que la verdad se agradece.

 

I Am The Hero – Todo un pixel beat’em art

6 niveles, 6 jefes finales e infinidad de esbirros con muchas ganas de hacernos morder el polvo. Ni más ni menos. Estamos ante un títulos que no oculta sus cartas en ningún momento, solo su cuidada estética y su BSO logran hacernos apartar la vista por un instante de los clásicos a los que pretende emular. I Am The Hero es un vistoso beat ‘em up de corte clásico, una nota de amor visual y sonora que apela a la nostalgia y a las tardes perdidas en las salas recreativas. Matones, esbirros e incluso zombis se cruzan en nuestro camino. Nada que unos puñetazos y patadas no puedan remediar en una reinterpretación del género que gustará a los fans y sorprenderá al resto.

 

I Am The Hero
El análisis de I Am The Hero ha sido posible gracias a un código de descarga cedido por Ratalaika Games
Un beat'em up para pixelarlos a todos
I Am The Hero es un vistoso 'beat’em up' 2.5D con una jugabilidad clásica y una sobresaliente banda sonora que, eso sí, no destaca ni por su historia ni por su duración
PROS
Una delicia visual. Excelente uso del pixel art
Espectacular BSO. Un puñetazo de nostalgia directo al gaznate
Altamente rejugable...
CONTRAS
... y aún así se nos queda corto
Las mecánicas se pueden hacer repetitivas, incluso para un beat 'em up
Un ejercicio de violencia gratuita sin trasfondo narrativo alguno
70
Más artículos
Catherine: Full Body
La demo de Catherine: Full Body llega a la eShop japonesa el 11 de junio