Ayuda a NextN comprando en Amazon

Análisis – Gear.Club Unlimited 2 (Nintendo Switch). Demasiados pinchazos en un juego incompleto

Las limitaciones de Nintendo Switch hace que muchos géneros simplemente no sean aptos para la consola. Su limitada potencia gráfica y la ausencia de gatillos analógicos son dos obstáculos insalvables que hacen que un juego de conducción realista en la consola nunca pueda ser tan bueno como uno en otra consola u ordenador más potente. Esto, sin embargo, no ha impedido a muchos intentarlo, y de hecho, encuentran en esos géneros vacíos un filón muy jugoso. Fue el caso de Eden Games, que con el sello de Microids, lanzaron el año pasado, con bastante éxito, Gear.Club Unlimited.

 

En un catálogo que ya supera el millar de títulos, los juegos que pueden enmarcarse dentro del género de carreras (excluyendo los cartoon como Mario Kart o los próximos de Sonic y Crash) se pueden contar con una mano. Este año (bueno, el ya pasado 2018), la secuela de Gear.Club se encontró con un rival inesperado, V-Rally 4. Pero si este último fue un port solvente pero limitado de las consolas «mayores», Gear.Club es, de momento, el único de su especie exclusivo de Switch. Proviene del mundo móvil, pero esta segunda entrega ha sido diseñada de cero para consola, lo que permitiría optimizar su rendimiento para sacar el máximo partido de la consola sin romperla. En teoría…

Nuevos modelos de bajo rendimiento

Hay varias novedades en Gear.Club Unlimited 2, más estéticas que jugables, pero el grueso del juego es el mismo. En el modo carrera, para un jugador, tenemos una docena de copas y pruebas de exhibición, lo que da lugar a más de doscientos eventos para completar el juego. Como en el primero, se dividen en varias clases según el nivel de nuestros carros, por lo que además de correr tendremos que pasar tiempo en el garaje, mejorando nuestros coches en distintos talleres (de una forma muy simple y lineal) y consiguiendo dinero para comprar coches de categorías mayores para poder seguir avanzando (además de incrementar un garaje compuesto por marcas y modelos reales).

 

Esta parte de gestión, salpicadas con algunos diálogos, consigue darle cohesión al juego que, en realidad, no es más que una sucesión de carreras cortas sin apenas variación entre ellas. De hecho, es más probable que te enganche esto a que lo haga la propia conducción, que no evoluciona nada respecto al primero, y es demasiado arcade como para desafiar con algo de realismo, y demasiado «realista» en sus aburridos trazados como para ofrecer algo de diversión arcade. Muchas veces, la conducción es más soporífera que emocionante, algo a lo que no ayuda que los escenarios se repitan más que el ajo, a pesar de incrementar considerablemente el número de ecosistemas que en el anterior juego. Hay montañas nevadas, bosques de secuoyas, pueblos mediterráneos y cañones en desiertos, pero pronto acabarás cansándote de ver los mismos decorados de cartón-piedra una y otra vez…

 

 

Lo cierto es que todo esto es igual que el primero, que recibió una nota positiva. Y en este se han mejorado, además de los escenarios, cosas como la interfaz (que limpia ese tufillo a juego de móvil que ya comentamos del primero) o la variedad de pruebas, que introduce una nueva modalidad (eliminación) bastante más emocionante. Sin embargo, algo ha ido a peor, algo fundamental: el rendimiento. Algo incomprensible, siendo un juego hecho de cero para la consola y bastante modesto gráficamente. En la carretera hay algunas caídas de frames puntuales, aunque nada demasiado grave. Pero los tiempos de carga pueden llegar a durar más de un minuto (entre carreras de no más de tres minutos). Y si encima toda esa espera es para algo que jugable y técnicamente es un… ni fu ni fa, pues hace replantearte si merece siquiera la pena.ç

 

Eso sin ni siquiera comentar que los menús del modo club son directamente impracticables (además de poco claros). En este modo, formas parte de un clan con otros jugadores online, en el que se miden los mejores tiempos en eventos periódicos contrarreloj. Está bien (sobre todo para ganar recompensas adicionales para el modo carrera), pero si las opciones de comunicación entre miembros del club son inexistentes, y encima el juego se queda colgado en sus menús… pues, de nuevo, hace que te replantees si merece la pena el esfuerzo. Para más inri, el modo multijugador online, que en el primer no hubo y se publicitaba como la gran novedad de este, siga sin estar implementado un mes después del lanzamiento. Sí hay modo local, para hasta cuatro personas a pantalla partida.

 

 

Gear.Club Unlimited 2 – Debe volver al taller, a por unos parches

Gear.Club Unlimited 2 mejora el primero con nuevos modos, mejores gráficos, más variedad de localizaciones y una (supuesta) infraestructura online. La conducción es simple, pero el sistema de gestión de nuestro garaje y su larga duración pueden enganchar. Que tarde más de un minuto entre carga y carga, sin embargo, hace que veamos el vaso medio vacío, y se amplifiquen todos sus errores. Desafortunado, sí, pero es que al juego le falta un hervor: el multijugador online sigue sin estar disponible, un mes después del lanzamiento (salió el 4 de diciembre), y los menús del modo club sufren de cuelgues constantes. Aún hay esperanza para esta saga, la única de conducción realista fiel a Nintendo Switch, pero necesita un parche desesperadamente.

Gear. Club Unlimited 2Análisis realizado gracias a un código de descarga cedido por Meridiem Games

Mejora al original y aporta algo más de variedad, pero no la suficiente. Es un juego muy sencillo, accesible, largo y entretenido, pero los tiempos de carga provocan más frustración que otra cosa. Necesita parches (y online) antes de poder ser recomendado.
PROS
Multitud de copas, eventos y coches que comprar y que da para muchas horas de juego
Multijugador local a pantalla partida, que siempre es de agradecer
Se han mejorado los gráficos y se han multiplicado los ecosistemas en los circuitos...
CONTRAS
... aunque no lo suficiente, los elementos decorativos son clónicos y los trazados repetitivos
El multijugador online sigue sin estar disponible, un mes después del lanzamiento. Se le va a pasar el arroz
La jugabilidad, muy plana, no compensa los interminables tiempos de carga, la verdad. Y los menús del modo club directamente no funcionan
60
Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed
Más artículos
Pokémon Espada Pokémon Escudo
Pokémon Espada y Pokémon Escudo están pensados para jugarse en modo portátil