Ayuda a NextN comprando en Amazon
Battle Princess Madelyn Switch

Análisis – Battle Princess Madelyn (Nintendo Switch). Es hora de cambiar el cuento

Muchos de las actuales compañías independientes están formadas por videojugadores que vivieron la época de los 8 y 16 bits en adelante, y eso se nota sobre todo en el estilo de los primeros títulos que crean, auténticos homenajes nostálgicos a los grandes clásicos que tuvieron oportunidad de disfrutar de niños. Éste es el caso de Causal Bit Games, la desarrolladora detrás del arcade retro Insanity’s Blade, uno de cuyos fundadores, Chris Obritsch, decidió dedicar su siguiente trabajo a una de las (muchas) sagas olvidadas de Capcom, Ghosts & Goblins, a la recuerda con cariño a través de Battle Princess Madelyn. Muchos recordamos los famosos arcades protagonizados por el rey Arthur, quien equipado con su armadura más lustrosa, sus vistosos calzoncillos de lunares y un amplio surtido de armas blancas arrojadizas, se adentraba sin miedo en los dominios de los demonios más terribles del averno con tal de rescatar a su amada princesa Guinevere o Ginebra, en los días de celebración (?), que comenzó como una recreativa y después visitó la NES, después la SNES y finalmente recibió un reboot en PSP, para después caer tristemente en el olvido, salvo para ejercer de luchador en Marvel vs Capcom 3. Volviendo al título que nos ocupa, a pesar de ser fiel en muchos aspectos a la mencionada franquicia, no se queda en un plataformas de vista lateral con inspiración terrorífica y avance lineal a través de varios niveles, sino que aporta mucho más como vais a tener oportunidad de ver a través del siguiente análisis. ¡Adelante mis valientes!

 

 

Dos formas de salvar un reino

Una de las ventajas de que vaya evolucionando la mentalidad colectiva de una sociedad, aparte de la obvia de ir alcanzando la igualdad de manera progresiva de todos los seres humanos con independencia de su género, identidad sexual y gustos musicales, es que las tramas en las historias ya sea de películas, libros o videojuegos también van cambiando y se van enriqueciendo en profundidad y variedad. Es el caso que hace unos años, y todavía hoy en día en parte, la historia era casi siempre salvar a la princesa de turno (o a la novia que fuera, en muchos de los beat’em up y arcades de los noventa) y hala, tira p’alante a matar bichos, pero por suerte no siempre tiene por qué ser así, como es el caso de la princesa Madelyn, una joven guerrera que entrena duro todos los días para proteger su reino de la continua amenaza de monstruos que asolan los parajes de los alrededores. Sin embargo, un buen día, o mal día mejor dicho, un malvado hechicero aparece y secuestra a su familia y acaba con su perrito, la mala costumbre habitual de los hechiceros perversos, disconformes con que haya un clima de paz en los reinos, y ordena a sus huestes atacar a los indefensos aldeanos. Pero nuestra protagonista, aparte de dar nombre al juego, no está dispuesta a dejarse achantar y se lanza dispuesta a salvar el día, con su brillante armadura, su estupendo camisón de lo más elegante para visitar criptas y pantanos, su colección de armas arrojadizas… y un espíritu perruno acompañante con que hacer magias, lo que haga falta con tal de rescatar a su familia y machacar al malo que ataca al reino. En conjunto, recuerda bastante al mencionado Ghosts & Goblins, sin embargo, a diferencia de éste, cuenta con dos formas de abordar la aventura.

 

Battle Princess Madelyn Switch

 

Hay dos modos de juego principales, el Historia y el Arcade tradicional, siendo el primero bastante parecido a la fórmula Metroidvania: exploración progresiva de un mapa enorme con zonas interconectadas que se van desbloqueando conforme vamos adquiriendo nuevas habilidades que las hace alcanzables, con toques de rpg basados en múltiples subQuest propuestas por otros tantos npcs de lo más parlanchines. En cuanto al segundo, se rige por la estructura clásica de los plataformas, basado en ir superando niveles independientes entre sí con sus jefes finales respectivos, sin necesidad de aprender nada porque disponemos de las habilidades necesarias desde el principio. Resulta bastante llamativo porque parecen dos juegos diferentes en uno, pero en realidad son prácticamente idénticos, tanto en historia como en recorrido, salvo en las diferencias de mecánicas comentadas y en que el primer modo cuenta con cinemáticas que relatan la historia a modo de un cuento que un abuelo lee a su nieta en la cama. Parece una opción interesante dirigida a contentar a dos públicos diferentes, aunque tiene algunos peros en su ejecución que resalto más adelante.

 

Battle Princess Madelyn Switch

 

Xena Madelyn, la princesa guerrera

Como mencionaba antes, este título es todo un homenaje a la saga de plataformas Ghosts & Goblins, el estilo visual recrea bastante bien el de la época de los 16 bits con su temática de terror estilo Halloween, salvo algunos efectos especiales como los reflejos en el agua, los juegos de luces entre los árboles y otros detalles que claramente son más de épocas más actuales. Más curioso aún es que hasta la protagonista prácticamente se mueve igual que el rey Arthur, andando, saltando, usando las armas o recibiendo un golpe, a nada que se haya jugado a los originales casi parece un reboot de la franquicia de Capcom, con todo el efecto nostálgico que eso conlleva, hasta cuenta con efecto de interlineado en la pantalla como las teles antiguas. El apartado sonoro destaca por incluir la opción de escuchar la banda sonora en formato 16bits, como si saliera de una SNES vaya, como en formato orquestal, con sus coros y todo que le dan un flipante toque épico a la aventura, más que recomendable la segunda alternativa salvo para los muy fans de lo retro, porque a veces casi pone los pelillos del codo de punta. Los controles son sencillos a más no poder, salto con el botón B y atacar con el Y, usando la magia manteniendo pulsado el mismo botón unos segundos. En caso de estar en el modo Historia, podemos elegir además entre varias armas con L y entre varios objetos con R, aparte de un inventario en el Menos. Detalle llamativo es que para aceptar en los menús se usa el B y no el A, por tanto de manera diferente a la inmensa mayoría de juegos en una plataforma de Nintendo desde hace varias generaciones, un desafío al sistema en toda regla pero en fin, nada a lo que no se pueda acostumbrar tras un rato de partida.

 

Battle Princess Madelyn Switch

 

Uno de los mejores detalles diferenciadores de este juego respecto a la saga en la que se inspira es que su personaje tiene una jugabilidad tal que le da pleno dominio de su movimiento en los saltos, incluso sin hacer uso del doble salto, podemos rectificar cómodamente la trayectoria si nos equivocamos sin aterrizar en un barranco ni sobre un enemigo. La mecánica es la misma, comenzamos con una armadura, que podemos mejorar en dos niveles vía powerups, la perdemos con un primer golpe y con el segundo la vida, contando con sucesivos puntos de regreso cada pocos metros de avance en los respectivos niveles. Ahondando en las diferencias en los dos modos de juego antes mencionados, tiene su lado positivo y negativo cada uno de ellos, ciertas pegas que hubiera sido interesante pulir para hacer la experiencia mucho mejor. Por una parte tenemos el modo Historia, un metroidvania en toda regla, partimos de un pueblo inicial al lado del castillo y vamos explorando los alrededores a nuestro aire, recibiendo algunos poderes adicionales tras derrotar a cada jefe, como el doble salto o la posibilidad de bajarse de una plataforma por en medio entre otros, un modo bastante completo, con sus subQuests y sus múltiples peticiones de ayuda. La principal pega que tiene es que no hay ninguna guía orientativa, como en los primeros Metroid, recibimos un montón (recalco lo de un montón) de información inicial sobre algunos detalles como rendir tributo a las estatuas de héroes caídos, encontrar ciertos tesoros, etcétera, pero en ocasiones da la sensación de que nos adentramos en un territorio sin saber si vamos bien o mal, si podemos encontrar algún poder de utilidad o si vamos a tener que dar media vuelta y regresar más tarde; aparte, no hay un registro de las peticiones de los npcs en las subQuests, nos tenemos que acordar de que tal personaje quiere tal cosa y debes regresar hasta él cuando la tengas, el problema está cuando se acumulan múltiples peticiones del estilo y nos hemos alejado bastante por el camino, se hace un tanto lioso a veces por tanto. Por otro lado, el modo Arcade simplifica todo esto, sólo podemos llevar un arma por vez, tenemos algunos poderes iniciales con los que nos basta para recorrer toda la aventura, y nuestro objetivo es tan sencillo como llegar al final de cada nivel y machacar al monstruo de turno para avanzar al siguiente. La pega en este caso está en la dificultad, los enemigos muchas veces aparecen de la nada y nos golpean de manera sorpresiva y sin piedad, lo cual en sí está bien y no hay problema, pero eso sí, hay muchos menos puntos de regreso por el camino, por lo que en caso de perder una vida hay que volver a repetir ciertos tramos una y otra vez, aparte contamos con poquitas vidas, y en caso de perderlas regresamos al primer nivel de cabeza, la conocida y algo frustrante mecánica de los arcades clásicos, que hoy en día se hace incluso más cuesta arriba por habernos acostumbrado a algunas comodidades como el guardado de avance y las continuaciones infinitas.

 

Battle Princess Madelyn Switch

 

Battle Princess Madelyn – Mi reino por un caballo (o un powerup apañao)

Causal Bit Games ha hecho un buen trabajo dándonos un dos por uno, un metroidvania y un arcade sobre la misma trama y personaje, un recorrido nostálgico por la famosa saga del rey Arthur, que yace dormida en un olvidado desván desde hace años, actualizándola en el apartado jugable y de paso dándole un giro argumental, dándole por fin una oportunidad a la princesa del cuento de hacer algo aparte de ser secuestrada por el malo de turno y esperar a que la rescaten. Son los pequeños detalles, como los desajustes de dificultad y lo desorientadora que resulta la exploración a veces, los que hacen que se empañe un pelín el conjunto, sin embargo, tampoco le repercute en exceso, de hecho, resulta de lo más atractivo para los más fans del plataformeo clásico al estilo de los 16 bits, por lo que, en conclusión, rotundamente se merece una oportunidad dentro del extenso catálogo de la consola híbrida y en nuestro corazoncito gamer.

 

Battle Princess Madelyn Switch
Análisis realizado gracias al código cedido por Causal Bit Games
Girls just wanna have fun (killing monsters)
Causal Bit Games realiza un homenaje de la saga Ghosts & Goblins con un juego que permite seguir la trama desde un punto de vista doble: como un Metroidvania o como un Arcade
PROS
La trama es diferente de otros juegos, la princesa por fin puede hacer algo diferente a ser secuestrada
Dos juegos en uno, un metroidvania y un arcade clásico, para todos los gustos
Esa banda sonora orquestal que es una maravilla
CONTRAS
El modo historia tiene una exploración algo desorientadora y el arcade tiene una dificultad algo excesiva
Lo de tener que aceptar con el botón B en los menús parece que no pero lía un poquejo
83
Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed
Más artículos
Trine: Ultimate Collection
Trine: Ultimate Collection traerá a Nintendo Switch los cuatro juegos de la saga en formato físico y digital