Ayuda a NextN comprando en Amazon
Rock of Ages II Bigger and Boulder Switch

Análisis de Rock of Ages II: Bigger & Boulder – Nintendo Switch. Cuando las cosas vienen rodadas

Rock of Ages II Bigger & Boulder Switch
Fecha de lanzamiento
14 mayo, 2019
Número de jugadores
1-4
Idiomas
Alemán, Inglés, Español, Francés, Italiano
Tamaño de la descarga
2627,73 MB
Nuestra puntuación
79

Si algo demuestra la historia en su ocasionalmente turbulento recorrido es que para ganar grandes batallas hacen falta sesudas estrategias y mentes de lo más calculadoras para ser capaces de llevarlas a cabo, dirigiendo sabiamente a feroces ejércitos con todo el arrojo del mundo en busca de la gloria bélica. Y esa es la idea que nos transmiten juegos como los del género Defense Tower, en los que hay que aprender a ubicar nuestras unidades de combate en los mejores lugares del campo de combate y esforzarnos en entorpecer el avance de las tropas enemigas en la medida de lo posible para asegurarnos la victoria definitiva; pero, ¿y si a todo lo anterior sumáramos un arma sumamente basta, a la vez que de resultados asegurados? Pues esa es la propuesta que la gente de ACE Team se le ocurrió, incorporando nada menos que la técnica de mandar rodando rocas gigantes colina abajo para derribar como bolos todo lo que se ponga por delante, y de paso debilitar los muros del castillo del rival, un estilo algo menos ortodoxo pero a la vez efectivo, que además funcionó de maravilla en Rock and Boulder hace unos años atrás, una bizarrada interesante que tiraba mucho de la clase de humor que los más fans del cine clásico de culto pueden recordar de las películas de los Monty Pithon, y a los más alternativos a los dibujos de Ángela Anaconda. El tiempo ha pasado y una nueva entrega se aproxima con Rock of Ages II: Bigger and Boulder, esta vez estrenándose en la consola híbrida de la mano de SEGA (ya que Atlus, que fue la anterior editora, ahora forma parte de ésta) y con más énfasis en la experiencia multijugador. ¿Queréis saber que tal resulta la experiencia en esta ocasión? Acompañadme entonces en este viaje lleno de emociones y divertidas inexactitudes históricas.

 

 

Reescribir la historia y mitología sale redondo

Atlas era, según la mitología griega, uno de los titanes que dirigió el ataque de los mismos contra los dioses del Olimpo, y por ello fue castigado por el mismísimo Zeus a sostener los cielos sobre sus hombros toda la eternidad, las típicas rencillas y represalias entre las antiguas deidades, que no se estaban quietas ya se sabe, cuando en esto de tener un descuido se le cae la esfera terrestre, provocando la reubicación de los continentes y encima la confunde con la piedra de Sísifo (el protagonista del primer juego) que andaba por allí de casualidad. Al darse cuenta de la confusión, y sabiendo lo mal que Zeus se toma el incumplimiento de los castigos eternos, decide dejarse caer por el mundo de los mortales junto a la enorme roca mencionada en busca de la esfera perdida, para contar con ayuda por si alguien le pone alguna pega. Obviamente gran parte de esta leyenda mítica ha sido reinventada por los desarrolladores, pero sirve de excusa para acompañar en esta ocasión al sufrido Atlas en su paseo extralaboral y enfrentarnos a grandes personajes de la historia de la humanidad, embistiendo sin piedad los castillos en los que se refugian para derrotarlos; ya aviso que la trama no tiene ni pies ni cabeza, tan sólo va dirigida a disfrutarla con su humor absurdo y las estudiadas referencias históricas. Hay tres modos principales, la Campaña, que viene a ser como el modo para un jugador, que sigue las aventuras y desventuras del titán y otros ilustres como Van Gogh, Napoleón, Enrique VIII de Inglaterra o hasta el protagonista de el cuadro El Grito de Munch, en una serie de ficticias luchas históricas, el Juego de Guerra, que se parece al anterior pero enfocado a combates de dos a cuatro jugadores, y la Carrera de Obstáculos, una versión simplificada donde se omite el apartado Tower Defense para centrarse en lanzar rocas colina abajo, al tiempo que tratamos de llegar a la meta antes que el resto mientras esquivamos todo lo que pueda entorpecer nuestro paso, desde pequeños muretes o cañones hasta pobrecillas vacas que pasaban inocentemente por allí.

 

 

Las partidas en Rock of Ages II, dentro de los dos primeros modos, nos ponen en un campo de batalla con nuestro castillo y el del enemigo frente a frente en cada extremo, alternando dos estilos diferentes, por un lado el de más acción, donde controlamos a nuestra roca y nos abalanzamos contra el puente levantado del castillo rival, evitando caer por los precipicios o recibir excesivo daño en los sucesivos obstáculos y trampas enemigas, una vez alcanzamos el objetivo y reducimos la barra de vida enemiga, pasamos al momento Tower Defense mientras nos tallan la siguiente roca, en el que elegimos dónde situar diferentes obstáculos de los disponibles con el presupuesto que tenemos, basado en lo que vamos ganando con cada victoria, a fin de impedir o al menos entorpecer en lo posible la llegada de la roca rival hasta nuestro castillo; la escaramuza la gana por supuesto el último de los contendientes que quede en pie. Para comenzar cada batalla debemos desplazarnos a los puntos correspondientes del mapa, por el que podemos desplazarnos libremente en busca de sus respectivas ubicaciones geográficas y donde hay algunas ayudas desperdigadas que podemos recoger; hay tres niveles de dificultad entre los que escoger a principio del juego, e incluso en el más sencillo de ellos los rivales dan guerra, nunca mejor dicho, en los cuales su duración puede alcanzar alrededor de las cuatro a cinco horas, aunque estamos hablando sólo del modo offline y dependiendo del tiempo que cada jugador requiera en desbloquear a los diferentes personajes y tipos de rocas temáticas, por suerte durante el primer combate contamos con un completo tutorial que rápidamente nos pone al día de las estrategias, y flechas indicativas de por dónde discurre el camino por el que rodar nuestra roca.

 

 

Para quedarse de piedra

Respecto a las cuestiones técnicas en Rock of Ages II, mencionar el apartado gráfico, que se inspira mucho en retratos pictóricos de diferentes épocas para representar a los diversos protagonistas históricos, animándolos de manera surrealista y humorística, claramente aposta, pero de igual manera con un acabado artístico de lo más cuidado y original, ya depende del humor de cada uno puede hacer más o menos gracia, aunque bonito se ve francamente, y muy representativo de diferentes estilos pictóricos; hay que resaltar eso sí que la tipografía en los menús resulta bastante pequeña cuando se juega en la pantalla portátil, lo que hace al principio que cueste enterarse de qué trata cada modo, sobre todo si se juega de noche o sin mucha luz. En cuanto al apartado sonoro resulta bastante sobresaliente, en especial por las voces de doblaje, que le dan mucha vida a las absurdas conversaciones entre los personajes (ese Napoleón hablando en français es único), la música en cambio tiene un papel más discreto, ninguna melodía especialmente pegadiza si bien acompañan mucho a las contiendas con su toque alocado, acorde con el ambiente del juego.

 

 

Los controles son de lo más sencillos, ya que el apartado Tower Defense se basa en colocar obstáculos con A, y en el apartado de rodar nuestro pedrusco únicamente hacemos uso del stick izquierdo para desplazarnos y el botón A para saltar, por lo que no hace falta nada más salvo habilidad y muchos reflejos para abordar bien los giros inesperados en el camino hacia el castillo rival, sobre todo cuando nos pilla volando por los aires tras coger impulso en alguna rampa. La jugabilidad en general es buena, los controles responden bien en todo momento, tan sólo hay que cogerle el truco a la mecánica ya que, aunque simple de entender al principio cuesta un poco de dominar, llegando a ganarnos con facilidad incluso las CPU en nivel fácil en el modo carrera de obstáculos, para después resultarnos más sencillo de afrontar con algo de perseverancia. La única pega que le veo en cuestiones técnicas es que las pantallas de carga se hacen un pelín largas a la hora de comenzar una partida, por lo demás funciona de manera fluida, tanto en el dock como de manera portátil.

 

 

Rock of Ages II: Bigger and Boulder – Cae por su propio peso

Ace Team ha hecho un buen trabajo reinventando el género Tower Defense, aportándole un apartado de más acción a su mecánica, lo que lo hace más cercano a un público más amplio, su humor aunque recurre mucho al absurdo y a la burla, resulta inteligente, y contribuye a acercar de manera más amigable importantes figuras históricas y a recordarlas, de manera más asequible que echando mano de una enciclopedia o un libro de Historia desde luego, sobre todo para un público más juvenil, con lo que mira por donde hace hasta su aportación cultural y todo. La principal diferencia respecto a la primera entrega es el énfasis en el multijugador tanto offline como online en partidas de hasta cuatro jugadores, lo que le da mucha vida y contribuye a alargar mucho más su duración, ya que el modo Carrera de Obstáculos resulta de lo más divertido para picarse con amigos o con cualquiera que nos crucemos en otras partes del mundo. En conjunto el juego es de lo más entretenido y, sobre todo para los más fans del humor surrealista marca Monty Python, va genial para reírse un rato, tanto por los diálogos como por la curiosa mecánica de jugar a los bolos a lo bestia.

 

Rock of Ages II Bigger and Boulder Switch

 

Análisis realizado gracias al código cedido por SEGA

Estrategias que caen por su propio peso
Rock of Ages II continúa combinando el género Tower Defense con la acción propia de Super Monkey Ball, aderezado todo con humor surrealista e irreverentes interpretaciones históricas
PROS
Humor surrealista y un doblaje estupendo
Diferentes modos de juego para los gustos más variados
El multijugador offline y online dan para horas
CONTRAS
El tamaño de la tipografía en los menús es realmente pequeña
Las pantallas de carga se hacen un pelín largas
79
Más artículos
Cat Quest II Reservar Nintendo Switch
Cat Quest II estrena nuevo tráiler con motivo de su lanzamiento en la eShop de Nintendo Switch