Ayuda a NextN comprando en Amazon
Aggelos Switch

Análisis de Aggelos – Nintendo Switch. No retro-cedas ante el peligro

Aggelos Switch
Fecha de lanzamiento
25 abril, 2019
Número de jugadores
1
Idiomas
Alemán, Inglés, Español, Francés, Japonés
Tamaño de la descarga
370,15 MB
Nuestra puntuación
86

No hay mejor homenaje al pasado de los videojuegos que el que están realizando los juegos indies desde hace unos años, un pasado que sentó las bases de las que muchos de los títulos actuales han partido y evolucionado hasta alcanzar lo que hoy en día son, además de crear muchas de las sagas actuales y de marcar mecánicas, estilos visuales y formas de hacer las cosas en general. Por ese motivo, por constituir esa base, y por esa nostalgia que en los gamers más antiguos despierta, siempre está bien recordar lo que en la época de los 8 y los 16 bits había, y a su modo recrearlo con la tecnología actual, por ver hasta dónde se habría podido llegar sin las limitaciones técnicas de entonces. Todo esto viene a cuento de la aparición de juegos de estética de lo más retro como Shovel Knight, Shantae, Whipseey and the Lost Atlas, Axiom Verge, o, el que ahora nos ocupa, Aggelos, entre muchos otros arcades y metroidvanias que pueblan la eShop de la consola híbrida y que demuestran que a veces “con menos” se puede alcanzar incluso más, por lo menos en términos de originalidad o de llamar la atención dentro de tan creciente marea de juegos que actualmente tenemos (y que bienvenida sea).

 

La desarrolladora Storybird Games ha unido fuerzas junto a la editora PQube, que lleva unos cuantos juegos a sus espaldas como Cat Quest, Songbird Symphony u Our World is Ended entre otros, y lo han hecho para traer a la consola híbrida una aventura de las de antaño, donde la fantasía vuela a raudales y su estética permanece fiel a un estilo de décadas atrás, y para saber el resultado de este viaje a la nostalgia nada mejor que adentrarse en el siguiente análisis. Enciende la antorcha y prepara espada y anillos mágicos, que empezamos.

 

 

Para salvar el mundo sobran las palabras

El reino de Lumen era un lugar de lo más pacífico bajo el justo dominio del rey Gentel y la princesa Lys, a pesar de todo, siempre hay alguien descontento por no tener más poder y posibilidades de meter baza, en este caso el guerrero Valion es el que tiene ganas de liarla, y para ello ha decidido fusionar los poderes representativos del mundo de la Luz y la Oscuridad, convirtiéndose así en un despótico soberano imparable gracias también al monstruoso ejército de este segundo mundo, dándole paso a través de un tunel creado entre ambos lugares. Por supuesto las cosas no se pueden quedar así y antes de que todo acabe en desastre un joven aventurero aparece, desafiando a estas poderosas fuerzas del mal. Nosotros somos ese joven héroe anónimo y sin palabras que igualmente se hace entender por cualquiera, y nuestro cometido es salvar el día, para ello debemos reunir las cuatro fuerzas elementales del mundo de la Luz que se hallan escondidas en lo más profundo de otros tantos respectivos templos repartidos por diversos lugares del reino. Dichos elementos tienen la forma de anillos mágicos, y al adquirirlos nos conceden nuevas habilidades con las que vamos a poder acceder a nuevas zonas antes inaccesibles, para así poder continuar nuestro viaje a las siguientes mazmorras y reunir las fuerzas suficientes con que enfrentarnos al malo.

 

Aggelos Switch

 

Todo esto os suena, ¿verdad? Efectivamente, Aggelos sigue la conocida fórmula de la exploración no lineal de grandes y enrevesados mapas, también llamada Metroidvania, combinada con pequeños elementos de RPG, como la reunión de experiencia para subir de nivel, el aprendizaje de nuevos movimientos de ataque y la compra de ítems de mejora y recuperación, abordándolo todo desde una perspectiva lateral que nos da sus toques de plataformeo, con lo que en ocasiones al enfrentarnos a enemigos la forma del terreno nos puede servir de ventaja o hacernos una jugarreta, al dificultarnos la manera de acertar con nuestros ataques o de ponernos fuera del alcance de los de los enemigos. Y como en todo buen juego de exploración de esta clase que se precie, toca patearse un reino entero, volviendo a pasar por los mismos lugares pero en diferentes direcciones, con diferentes objetivos y con distintas habilidades y objetos, lo que va a significar que, lo que antes era un callejón sin salida o un simple detalle llamativo en el escenario con el que no se podía interactuar, pase a convertirse en el punto de apertura hacia un nuevo camino por recorrer. El avance que seguimos en nuestra odisea en busca de los cuatro anillos elementales también sigue ese patrón: tenemos que llegar a la mazmorra en cuestión y por supuesto no se puede acceder de primeras, hay que acercarse a la aldea tal a hablar con un npc que nos puede echar un cable, cuando llegamos resulta que le falta un ítem indispensable en su vida sin el cual no nos va ayudar, de modo que tenemos que pasarnos por un lugar C para poder resolver esa subquest y así ya poder continuar; ese tipo de rodeos a los que estamos acostumbrados en este género de juegos aunque por suerte no son demasiado largos, por lo que no es que se nos pierda de vista el objetivo principal de nuestro peregrinar.

 

Aggelos Switch

 

Retrocede ante los golpes, no ante los enemigos

Aggelos es un juego que toma mucha inspiración de las aventuras de exploración de la era de los 8 y los 16 bits como Wonderboy, Zelda II, Castlevania II, etcétera, en la idea de explorar un mapa enorme a nuestro aire y charlar con personajes de lo más extravagantes, a veces por gusto y otras por necesidad para poder salir del atasco, de hecho su aspecto visual se asemeja totalmente al de algunos de los mejores títulos de NES, esos que parece mentira que fueran capaces de comprimir tantos gráficos en un cartucho, de acuerdo a las limitaciones de la época, y prácticamente dando el salto a lo que vendría después en la época de los 16 bits, pero en este caso en estupendo HD y formato panorámico. Así pues, los gráficos aunque son sencillos lucen de lo más bonitos, coloridos y variados, dirigidos a despertar la nostalgia, y la verdad es que lo logran, sobre todo en los que ya tenemos los veintimuchos más el IVA, el IBI y otros tantos impuestos indirectos; destacan algunos de sus peculiares personajes, que parecen sacados de una fábula de las de antaño, en ocasiones con conversaciones que se salen un pelín de lo funcional más allá de darnos alguna pista; también llama la atención el hecho de que nuestro personaje va cambiando sus colores y un pelín de aspecto conforme le equipamos diferentes armaduras y espadas, parece una tontería pero desde pequeño me fastidiaba que en los rpg se viera el personaje siempre igual, de principio a fin del juego, pese a equiparle lo más chulo del mundo. El apartado sonoro, como es de esperar asociado a lo retro, es de estilo chiptune, como la era de la NES, y lo cierto es que acompaña bastante bien, contando con alguna que otra melodía de lo más pegadiza, sobre todo en las mazmorras; por lo demás, en cuanto a los efectos sonoros son discretos y sin voces, aunque tampoco es algo que se espere en este tipo de juegos. Los controles en Aggelos son de lo más sencillos, desplazarse con el stick o cruceta (o los botones direccionales a modo de cruceta), saltar con el botón B, atacar con nuestra espada con Y y el A apuntando en alguna de las cuatro direcciones para usar los poderes de los anillos elementales (convertir a los enemigos en plataformas con el de tierra, crear un escudo de burbuja protectora con el de agua, etc), para que no nos perdamos con el tema de las habilidades adquiridas contamos con breves vídeos tutoriales que podemos ver las veces que queramos para que no se nos olvide todo lo que podemos hacer.

 

Aggelos Switch

 

El juego luce de manera fluida en todo momento, sin diferencias aparentes entre jugar en modo portátil y conectados al dock (por suerte el lag de algunos juegos de NES no se ha recreado, no hace falta ese nivel de fidelidad con los originales), y resulta entretenido en todo momento bajo esa premisa de “a ver dónde voy ahora para poder seguir avanzando, mientras mato bichos para subir más de nivel”, las mazmorras de Aggelos se basan en puzles sencillos de activar interruptores, obtener las llaves correspondientes y hacer uso de las habilidades elementales en los momentos y lugares adecuados. Eso sí, resulta muy fácil atascarse, por lo típico de encontrarse con un obstáculo que no sabemos superar de entrada (una puerta cerrada y la llave que no aparece ni a la de tres, dónde narices se encuentra lo que me está pidiendo este npc tan pesado, ¿de verdad que no alcanzo esa plataforma? voy a intentarlo cien veces más a ver si en alguna cuela, voy a gastar todo el poder mágico usando anillos al tuntún, o voy a patearme de nuevo todo el mapa a ver si es que me he dejado algo atrás). Todo esto lleva a que en más de una ocasión no sepamos qué hacer para continuar, y ahí los npcs no es que echen demasiado un cable, dan su pista pero el resto corre de cuenta de nuestra imaginación, aparte no disponemos de un mapa de habitaciones como en otros Metroidvanias, sólo uno general mostrando los nombres de las diferentes ubicaciones del reino, por lo que es fácil perderse como no nos acordemos de dónde estaba aquello que en su momento pasamos de largo pero que ahora es fundamental encontrar; en definitiva viene a ser como en los primeros Metroid o Wonderboy, toca ejercitar la memoria. Otro aspecto a tener en cuenta es el retroceso del personaje al ser golpeado por un proyectil o enemigo, como en los primeros Castlevanias, más vale que no nos pille en el aire o en el filo de una plataforma, porque sino para abajo que nos vamos, y muchas veces eso nos hace tener que volver a recorrer un largo camino de vuelta hasta alcanzar de nuevo el punto en el que nos encontrábamos (gracias, mapas enormes de habitaciones interconectadas), al menos se aprovecha para conseguir más experiencia y dinero.

 

Aggelos Switch

 

Aggelos – No retro-cedas ante el peligro

Sin duda Storybird Games ha realizado un gran esfuerzo por recrear la magia de las aventuras de los ochenta y noventa, aparte de tratar de darle su propio toque personal con que destacar sobre el resto de sus muchos competidores, o al menos hacerse un hueco en el corazón de los gamers más talluditos, y la verdad es que lo consigue. Dentro de su sencillez entre los 8 y los 16 bits Aggelos sabe llevarte de la mano por donde quiere: te mete de lleno en la acción desde el principio, te enseña nuevas habilidades con que mejorar y ampliar los horizontes de exploración, y te presenta una historia que, a pesar de no ser el colmo de la complejidad, entretiene y viene aderezada con múltiples personajes que como mínimo resultan entrañables. A pesar de algunos pequeños detalles, como la falta de un mapa que ayude en la exploración, estamos no obstante ante un juego que merece mucho la pena probar y en el que perderse (literalmente muchas veces).

 

Aggelos Switch

 

Análisis realizado gracias al código cedido por Meridiem Games

Versión 1.0.2

Revive la época dorada de los Metroidvania
Aggelos nos lleva a esa lejana época donde el término Metroidvania no era conocido pero sí su fórmula en su máximo esplendor: explora, lucha y encuentra el camino como las personas más atrevidas, sin mapa
PROS
El personaje va cambiando de aspecto con el equipamiento, un detalle visual que gusta y da sensación de avance
Los poderes tienen su sitio en el juego, se tienen para darles uso de verdad
El encanto nostálgico entre los 8 y los 16 bits más que logrado
CONTRAS
Falta un mapa con el que guiarse en un lugar tan grande y con tantos recovecos
Cada dos por tres es fácil atascarse irremediablemente
El retroceso del personaje al ser golpeado juega más de una mala pasada
86
Más artículos
Breath of the Wild
Alucina con este enorme mapa artesanal de Hyrule en The Legend of Zelda: Breath of the Wild