Análisis Farming Simulator 20 – Nintendo Switch. Granjero busca vaca

Fecha de lanzamiento
3 diciembre, 2019
Número de Jugadores
1
Idiomas
Español, inglés, francés, etc.
Tamaño de la Descarga
852,00 MB
Nuestra puntuación
75

Puede que la saga Farming Simulator no sea demasiado conocida en España, pero lo cierto es que es uno de los mayores éxitos del mundo de los videojuegos. Desarrollado por Giants Software, este simulador agrícola ha alcanzado especial renombre en el Este de Europa y Estados Unidos, territorios entre los cuales goza de apasionados y fieles seguidores. Su éxito ha sido tal que se han permitido iniciar su propia liga de eSports y asistir a grandes conferencias como la Gamescom, en la cual no temen a nada y se codean de tú a tú con otras grandes sagas (incluso llevan tractores y demás maquinaria agrícola).

 

Volviendo a España, nuestro país ha visto publicadas muchas ediciones de Farming Simulator para diversas plataformas como: PC, Xbox One, PlayStation 4, Nintendo 3DS y recientemente Nintendo Switch. La gran mayoría de estas nos han llegado en formato físico gracias a Koch Media. Dicho esto, vamos a dejarnos de introducciones e historia para conocer todo lo que Farming Simulator 20 puede ofrecernos.

 

 

Arando por un sueño

A diferencia de otros títulos en los que la agricultura y la ganadería son parte del núcleo jugable, Farming Simulator 20 no ofrece una historia como tal. En su lugar nos encontramos con una campaña en la que los objetivos son marcados por nosotros y no hay una línea a seguir. Gracias a esta decisión podemos tomarnos nuestro tiempo para realizar todas y cada una de las actividades que este simulador tiene para ofrecer. Aunque eso sí, desgraciadamente en esta entrega se han recortado algunas funciones que solían estar en juegos anteriores.

 

Lo primero que hay que comprender es que «ve a tu rollo» es algo que se toma de forma muy literal. El tutorial en el que se nos explica cómo funciona el juego es más bien anecdótico, y si bien existe una guía de ayudar a consultar dentro de la partida, en muchas ocasiones te deja con más dudas que respuestas. Por suerte lo más básico para disfrutar es demasiado intuitivo o se termina descubriendo tras un buen puñado de horas jugando. Y sí, estamos ante un simulador hecho y derecho, así que habrá que dedicarle un buen rato y cuidado a nuestras tierras y ganado.

 

Pese a que no existe una campaña, nuestro «objetivo principal» es el de hacer crecer nuestra granja y mejorarla hasta llegar al punto de considerarnos «magnates de la industria», pero para ello hace falta comprender la economía del juego. No se trata sólo de cosechar y sembrar a lo loco esperando a que alguien nos compre, sino que hay que prestar atención al precio de las cosechas y productos en el mercado, estar atentos a la alta demanda de ciertos cultivos, tener en cuenta que existen comercios que no aceptan algunos de nuestros productos  y más, mucho más. Puede que esto parezca un poco repetitivo, pero tras unas horas jugando, se convierte en una actividad mecánica con la que no tienes ningún problema y hasta disfrutas.

 

 

Tengo un tractor amarillo

No sé si es lo que se lleva ahora, pero cierto es que las máquinas son una de las partes más importantes de Farming Simulator 20. De diversos tamaños y colores, habrá que darles mantenimiento y estar pendientes del gasto de gasolina que producen, aunque esto no es todo, pues la maquinaria se agrupa en diversas categorías y cada una de ellas cumple una función bastante específica y por lo general habrá prestar atención a muchas cosas al mismo tiempo. Ordenadas por fabricante y con diversos precios, todas las maquinarias disponibles se pueden obtener jugando y sin necesidad de pagar. Eso sí, hacerte con las mejores de ellas resulta ser una tarea titánica, aunque el resultado final es más que satisfactorio.

 

Si no dispones de la paciencia necesaria, siempre puedes contratar a trabajadores para automatizar los procesos y seguir a lo tuyo, aunque esto tiene repercusiones económicas, pues los trabajadores cobran por los servicios realizados y el margen de ganancia se ve reducido. Así que lo mejor durante las primeras 5 horas de juego es trabajar la tierra por uno mismo. Esto es algo que si bien no supone demasiado problema, puede llegar a desalentar a los jugadores y jugadoras con menos experiencia en el género.

 

Por último pero no menos importante, encontramos todo lo referente a semillas y ganado. Las primeras no requieren ningún mantenimiento especial, aunque sí es necesario cuidar la fluctuación de su valor en el mercado una vez cosechadas. Con el ganado no todo es igual de sencillo y antes de hacernos con una vaca, cerdo, caballo y demás hay que tener en cuenta el terreno, comida y cuidados que esta va a requerir. No se te permite comprar ninguno de ellos sin los vehículos necesarios para su transporte, así que nuevamente nos encontramos con horas y horas de trabajo para cumplir estos requisitos.

 

Finalmente y respecto a los recortes, cabe destacar que Farming Simulator 20 sólo está disponible en dispositivos móviles y en Nintendo Switch, motivo por el cual no es posible comparar esta entrega de forma directa con otras de la saga. Aún así, características como la radio, la mejora y personalización de maquinaria o el lavado manual de vehículos se han eliminado en favor de un mejor rendimiento y simplificarlo ,todo para llegar al mayor número de público posible. Pese a esto, quiero destacar el hecho de que el juego hace uso de la pantalla táctil de Nintendo Switch para algo más que moverse entre menús o minijuegos. ¡Puedes conducir utilizando la pantalla táctil!

 

¡Broom-Broom!

Sin ser un gran ejemplo de potencia gráfica, Farming Simulator 20 presenta sustanciales mejoras si lo comparamos con Farming Simulator Nintendo Switch Edition. Sigue sin ser tan bonito como las entregas de PC o consolas, sí, pero esto se compensa con un buen rendimiento que es lo suficientemente bueno como para no dar ningún problema en los modos portátil o sobremesa.

 

Finalmente y respecto a la banda sonora… hay que decir que desgraciadamente el juego se lleva un suspenso. Ya no estamos ante el hecho de que las canciones o melodías sean repetitivas, sino que directamente no existen y todo lo que oímos es el ruido de los motores una y otra vez durante horas. Quizá los más puritanos del género aprecien este gesto, pero teniendo en cuenta que vamos a invertir muchas horas en arar, sembrar y cosechar, esta idea no emociona demasiado.

 

Las capturas de pantalla de este análisis se han realizado en el modo portátil. Modo en el que está enfocado todo el diseño del juego.

 

Farming Simulator 20 – Paciencia y voluntad

Aunque en un principio tenía mis dudas y no sabía a lo que me enfrentaba, debo admitir que Farming Simulator 20 es un juego que se toma muy en serio todo lo referente al mundo rural. Puede que para los fans más acérrimos esta entrega esté algo incompleta, pero si tenemos en cuenta el hecho de que puedes llevarte tu granja a cualquier lugar gracias a la portabilidad de Nintendo Switch, gana muchos puntos.

 

Desgraciadamente y aunque se ha intentado que esta entrega sea mucho más accesible a nuevos jugadores, el número de horas a invertir y sus diversas mecánicas (que no son difíciles, pero sí muchas) continúan siendo un muro que puede ser algo difícil de flanquear si no se tiene paciencia e interés real por descubrir lo que puede ofrecer. Con esto no quiero decir que el juego sea malo, no lo es, sino más bien advertir que no es para todos los públicos y sin voluntad y paciencia no se podrá disfrutar en todo su esplendor.

 

Hemos analizado Farming Simulator 20 gracias a una copia física cedida por Koch Media España. Versión analizada: 1.0.0

Paciencia y voluntad
Pese al recelo que crea jugar a un simulador agrícola que se aleja de lo arcade, Farming Simulator 20 demuestra que es posible intentar llegar a todos los públicos y que tarde o temprano la paciencia y horas invertidas se ven recompensadas con un juego que tiene mucho para ofrecer. Desgraciadamente no todos jugadores poseen la voluntad y paciencia necesarias, así que podrían prejuzgar el juego antes de darle oportunidad alguna. Los veteranos por su parte se encontrarán con una edición más light y recortada, pero la portabilidad de Nintendo Switch les da una ventaja adicional.
PROS
Interfaz simplificada
No existen objetivos y el ritmo de juego lo estableces tú
Goza de un buen rendimiento en los modos portátil y sobremesa
CONTRAS
Pese a contar con tutoriales, estos no son de gran ayuda para los novatos
No es un juego para todo público y la cantidad de horas y paciencia que requiere podrían suponer un problema
La ausencia de una banda sonora nos obliga a escuchar los sonidos de la maquinaria durante horas y horas, llegando a ser estresante
75
COMPRAR