Portada Snack

Análisis SNACK WORLD: De mazmorra en mazmorra – Edición Oro – Nintendo Switch. La vida del corremazmorras es una locura

Fecha de lanzamiento
14 febrero, 2020
Número de jugadores
1 - 4 (modo local y online)
Idiomas
Español, inglés, alemán, etc.
Tamaño de la descarga
6840 MB
Nuestra puntuación
78

Es increíble cómo pasa el tiempo, ¿no creéis? La primera vez que hablamos de SNACK WORLD en NextN fue en abril de 2015, cuando Level-5 realizó una presentación especial para hablar de sus proyectos de futuro y presentó esta extraña propuesta. A primera vista parecía ser un RPG como otros tantos que ya había desarrollado la compañía, pero tenía dos elementos clave: los juguetes físicos que usaban la conexión NFC para desbloquear objetos y un mundo que mezcla lo moderno con lo fantástico, todo ello cargado de humor y burla. Después del éxito que tuvieron con YO-KAI WATCH, la compañía de Akihiro Hino confiaba que SNACK WORLD tendría el mismo éxito. Entre el paso del tiempo, retrasos y el lanzamiento en Nintendo 3DS en su época casi final, la posterior versión de Nintendo Switch que se lanzó en Japón no logró destacar mucho.

 

Pero eso no ha impedido que Nintendo y Level-5 le den una oportunidad en Occidente, casi cinco años después de su primer anuncio. Renombrado como SNACK WORLD: DE MAZMORRA EN MAZMORRA – Edición Oro, este título llega a nuestras tierras dos años después de su lanzamiento para las Switch niponas. Lo de “Edición Oro” (aunque se lo podrían haber ahorrado) indica que cuenta con el contenido original y los DLCs que se prepararon para la versión de Nintendo 3DS y que se incluyeron para la híbrida. En NextN ya publicamos nuestras impresiones del título tras haber recorrido los primeros capítulos de la aventura, pero ahora hemos logrado avanzar más en el mundo de SNACK WORLD y lo que ofrece. Y sí, nos hemos divertido y hemos reído, pero si esperaban un éxito como YO-KAI WATCH… quizá no llega a tanto.

 

 

Platos llenos de humor

Lo más evidente de SNACK WORLD es algo que ya comentamos en las impresiones: el humor. Los de Level-5 no ha dudado ni un segundo en crear un título en el que cada paso que das te lleva a un nuevo chiste, sensación que se refuerza gracias al gran trabajo de localización, ya sea una referencia a Antonio Banderas, a Karlos Arguiñano o incluso a sus propias franquicias. De hecho, SNACK WORLD ni siquiera duda en presentarte el mundo como lo que es: un juego. Nada más empezar ya descubrimos Tutti Fruti, al que denominan como “reino palaciego gastronómico” o “RPG”, mientras que otro personaje te explica que una mecánica es habitual en los juegos como este mientras otro le regaña por arruinar la inmersión del jugador. E incluso a medida que la trama se vuelve más interesante y compleja, siempre tienen algún momento para soltar una broma y que no nos olvidemos de que siempre hay tiempo para reír. Aunque debo reconocer que en algunas leves ocasiones el humor se les va de las manos.

 

SNACK WORLD

 

 

Eso es algo que también notamos en el apartado artístico. La mezcla de la fantasía con lo moderno hace que nos encontremos con un mundo en el que vamos al castillo, pero de paso compramos en el supermercado o hablamos por un chat. El diseño de los personajes es carismático, con un repertorio que va desde personajes grandes hasta otros escuálidos y cabezones. También hay que señalar la originalidad de muchos monstruos, siguiendo esa búsqueda del humor, como una abeja con forma de letra B, una medusa gelatina o una oveja hipnotizadora. La calidad gráfica, sin embargo, es algo en lo que somos más puntillosos. Si lo analizamos como lo que es, es decir, un port de un juego de Nintendo 3DS, se ve bastante bien. Pero no aprovecha al máximo lo que se puede hacer en una Nintendo Switch, sobre todo en aspectos más técnicos que mencionamos más abajo. El apartado musical no está mal, con melodías pegadizas y sencillas que no llegan a destacar mucho, pero eso consigue que nos centremos más en los combates y en explorar. Y aunque parece haber una gran variedad de temas (según se ve en una de las opciones que se desbloquean al poco de empezar a jugar), no notamos realmente esa variedad mientras jugamos. Sin embargo, es importante destacar que encontramos algunas canciones dobladas al castellano muy bien trabajadas.

 

Un llavero lleno de opciones

Las mecánicas jugables también juegan con todo este concepto del humor. A la hora de explorar los mapas y luchar contra los monstruos, nos llega cierta nostalgia que recordamos aquellos que jugamos a Fantasy Life en Nintendo 3DS. Los combates son sencillos, con un ataque simple y dos ataques más poderosos, además de protegernos y esquivar, mientras recorremos el mapa (haciendo honor a nuestro título de “corremazmorras”). A partir de aquí, todo lo demás es marca registrada de SNACK WORLD, empezando por el sistema de “jaras”, los llaveros que convertimos en armas. Cada arma es diferente y hay muchos tipos, pero al mismo tiempo, eso es lo que menos importa. Lo importante no es llevar un hacha, una espada o un cetro, sino los aspectos fijos y aleatorios de cada una.

 

SNACK WORLD

Por un lado, el sistema de “némesis” hace que cada arma sea más efectiva contra ciertos enemigos por su clasificación o simplemente por su color. Esto es lo que hace que nos interese más llevar un jara u otro al combate por su efectividad y no por si es una espada o una hacha, lo que da lugar a todo tipo de combinaciones y a que probemos cosas que normalmente no usaríamos. Los némesis son fijos a cada jara (por ejemplo, el hacha A puede tener un némesis para fantasmas mientras que el hacha B lo tiene para naturaleza y el color rojo). Los aspectos aleatorios de cada arma los vemos en los efectos pasivos y en los poderes y superpoderes jara (las habilidades especiales). Dos espadas de hierro puede tener poderes diferentes, por lo que podemos elegir lo que más nos guste o modificarlo con objetos especiales. O bien podemos mejorarlos para que se puedan utilizar más veces y añadir colores adicionales.

 

La personalización se intensifica más con la fabricación de armaduras. No solo cada armadura posee propiedades únicas, sino que sus diseños son incluso más disparatados de lo esperado debido a las diferentes marcas. Como si habláramos de nuestras tiendas, en SNACK WORLD hay diferentes marcas para todo, y cada una posee su propio estilo. Algunas armaduras son más clásicas y aventureras, mientras que otras nos recuerdan a ropa actual, futurista o de campo. Para fabricarlas tenemos que hacer uso de los tesoros que obtenemos durante las misiones, aspecto fundamental en este título. La mayoría son “genéricos” y pueden salir de forma aleatoria de cualquier monstruo, mientras que algunos son específicos de ciertos enemigos. Y hablando de monstruos, otra forma de añadir variedad (y obtener un poco de ventaja si jugamos solos) es con el sistema de “snacks”, es decir, reclutar monstruos u otros personajes para nuestro equipo. Algunos los obtenemos al completar ciertas misiones, pero la mayoría se obtienen al derrotarlos y hacerles una foto. Un aspecto interesante es que, aunque hay cierto factor de aleatoriedad, al final se puede reclutar cualquier monstruo al derrotarlo muchas veces seguidas ya que se rellena un indicador especial para cada uno. Los snacks cumplen dos propósitos, bien como miembros de nuestro equipo (snacks de grupo, con un máximo de 3) o bien para transformarnos temporalmente en uno de ellos (snacks de bolsillo, con un máximo de 6).

 

Empachándonos de mazmorras

A pesar de las cosas buenas que ofrece SNACK WORLD, no podemos evitar sentir que es un juego algo limitado en ciertos aspectos. En primer lugar, su estructura se basa exclusivamente en misiones, por lo que no hay ninguna sensación de “exploración”, lo que supone una decepción cuando vemos que el sistema de combate nos recuerda a Fantasy Life, pero no ofrece la misma libertad. Todas las misiones tienen un objetivo concreto y generalmente se hacen cortas, principalmente cuando se producen en el “mundo exterior” porque esos mapas son más pequeños. Las mazmorras que recorremos sí parecen más amplias, con el extra de que se generan de forma aleatoria cada vez que entramos, aunque todas siguen las mismas normas: dos plantas que recorrer hasta encontrar las escaleras y lucha contra jefe final. Además, se perciben algunas limitaciones técnicas, como que la cámara solo gire 90º, lo que dificulta la exploración de algunas mazmorras. Esta estructura también afecta al progreso de la historia, ya que cada capítulo suele estar compuesto de 4 misiones obligatorias. Parece poco, y lo es, pero la necesidad de subir de nivel por la dificultad de algunos jefes (que hay que reconocer que son bastante ingeniosos y desafiantes) nos obliga a superar las misiones secundarias y, con ello, hace que dediques más tiempo hasta superar la historia principal.

 

SNACK WORLD

Otro aspecto que hace que este sistema sea repetitivo, es que cada misión ofrece la posibilidad (y remarco lo de posibilidad) de obtener un jara raro. Cada misión ofrece un jara diferente, por lo que si queremos obtener uno en particular, nos vemos obligados a jugar esa misión hasta obtenerlo. Esto se intensifica más cuando desbloqueas las “recompensas prodigiosas”, que son jaras más raros aún que se activan en ciertas misiones de forma temporal. Es un aliciente enfocado al coleccionismo que te anima a seguir jugando misiones una y otra vez, pero al final, hacer misiones y enfrentarte a jefes finales es lo único que acaba ofreciendo SNACK WORLD. Quizá esta sensación repetitiva se elimine al jugar en modo local u online, aspectos que no hemos podido probar.

 

No todo va a ser negativo en este juego, ya que incluso en este aspecto, ofrece cosas ingeniosas. Por un lado, al final de cada misión obtienes recompensas según los logros (no haber caído en combate, no haberte curado, etc.), y a cuantos más cofres obtengas al final, más posibilidades hay de conseguir el premio gordo. Por otro lado, antes mencionamos las marcas de ropa y armas, y eso influye en el sistema de probabilidad singular. Cada día se nos recomienda una marca, un estilo (elegante, futurista, etc.) y un color. Si usamos jaras y armaduras que cumplan con esos requisitos, aumentan las probabilidades de que los cofres nos den objetos más raros, entre ellos el jara concreto de cada misión. Es una forma más de jugar con las opciones de personalización y que nos animemos a probar y obtener objetos que en otras circunstancias no usaríamos. Otro apartado que añade variedad en las mazmorras, es que surgen habitaciones especiales o cofres con diferentes características.

 

SNACK WORLD: De mazmorra en mazmorra – Edición Oro – A la búsqueda del próximo tesoro

Level-5 confiaba en que el éxito de sus anteriores títulos se repitiera en esta ocasión. SNACK WORLD: DE MAZMORRA EN MAZMORRA – Edición Oro nos lleva a un mundo alocado, con una historia divertida y emocionante, y un conjunto de mecánicas jugables que hemos disfrutado mucho. El mundo es colorido y lleno de encanto, y es increíble ver todas las opciones de personalización para que nuestra partida sea única.

 

Sin embargo, no deja de ser un título que te ofrece lo mismo una y otra vez y en sesiones cortas, lo que nos ha sabido a poco. SNACK WORLD podía haber sido ese juego de aventuras en el que explorar el mundo con libertad (algo que ya hicieron en el pasado y que parecían vender en esta ocasión), pero su estructura basada en misiones y la “obsesión” por conseguir tesoros acaba convirtiéndolo en algo repetitivo y que no ha sido tratado con tanto mimo como otras de sus series. Aun así, es una propuesta con la que pasar un buen rato tanto solos como con otros jugadores, y aunque no llegue a ser un YO-KAI WATCH, es una aventura que muchos pueden disfrutar.

 

SNACK WORLDHemos analizado SNACK WORLD: DE MAZMORRA EN MAZMORRA – Edición Oro gracias a un código digital cedido por Nintendo España. Versión analizada: 1.0.0

Una comida deliciosa y en platos pequeños
SNACK WORLD: DE MAZMORRA EN MAZMORRA - Edición Oro nos demuestra que Level-5 sigue ofreciendo RPGs de calidad, pero en esta ocasión no llega al nivel de sus otros trabajos. Nos encanta su mundo y coleccionar jaras, pero su estructura en misiones nos hace sentir que ese mundo está confinado en unos límites más estrictos de lo deseado. No obstante, es un gran título con el que lanzarse a la aventura.
PROS
Gran variedad de jaras y armaduras
Humor desternillante y algo caótico
Historia que mejora por momentos
CONTRAS
Las misiones son cortas y apenas ofrecen exploración
Algunos elementos del mundo desentonan demasiado
78
COMPRAR
Más artículos
Milo's Quest
Análisis Milo’s Quest – Nintendo Switch. ¡Una aventura muy perra!