The Legend of Heroes: Trails of Cold Steel III

Análisis The Legend of Heroes: Trails of Cold Steel III – Nintendo Switch. Camaradas de la clase VII… ¡REUNÍOS!

Adelante, sé valiente, ven, y no dudes máaas ♪ ¡Vamos!

The Legend of Heroes: Trails of Cold Steel III
Fecha de lanzamiento
30 junio, 2020
Número de jugadores
1
Idiomas
Inglés y francés
Tamaño de la descarga
7.1 GB
Nuestra puntuación
92

Siempre existe cierto apuro a la hora de subirse al carro de una serie que lleva varias temporadas a sus espaldas. Sabes que es muy buena, todo el mundo habla maravillas de ella, pero te da mucha pereza ponerte a verla. Esto es así porque los personajes ya tienen unas dinámicas entre ellos y la trama no se va a poner ahora a dar la bienvenida a nuevos espectadores, da por supuesto que conoces todo lo que ha pasado hasta el momento. Es una situación que puede darse en aquellas personas que estén pensando comprarse The Legend of Heroes: Trails of Cold Steel III ahora que sale en Nintendo Switch el próximo 30 de junio. De hecho, es lo más normal del mundo.

 

Las dos primeras entregas nunca han llegado a una plataforma de Nintendo y la trama continua lo visto en dichas entregas, ampliando su mundo con nuevas situaciones, tramas y personajes. Es normal que imponga enfrentarse a un título de estas características. De hecho, para nosotros también ha supuesto nuestro primer acercamiento a la saga desarrollada por Falcom, así que conocemos perfectamente esa sensación. Sin embargo, el juego también se preocupa de dar la bienvenida a los nuevos jugadores, abrazarles e incorporarles lo más rápido posible a la aventura, para que puedan disfrutarla lo máximo posible. En este análisis vamos a intentar esclarecer las dudas para aquellas personas que se encuentran en esa situación, así como explicar por qué esta versión de Nintendo Switch merece realmente la pena. Ahora sí, ¡el último tren destino al Imperio de Erebonia está apunto de partir!

 

 

Las piezas del puzle empiezan a encajar

Lo primero que debemos saber antes de ponernos a jugar a The Legend of Heroes: Trails of Cold Steel III es lo que pasó en sus dos primeras entregas. Esto es así y es indiscutible. El juego se quiere abrir a nuevos jugadores por lo que incluye un resumen muy completo de los hechos acontecidos en las dos primeras entregas, un perfil para todos los personajes con un mínimo de relevancia en la serie y una introducción al lore de su mundo. La mejor forma de llegar a esta tercera entrega es habiendo jugado a los dos primeros títulos; sin embargo, estos resúmenes, que a nosotros nos llevaron más de una hora leerlos en su totalidad, también suponen un buen punto de partida. No el mejor, por lo densa que se puede llegar a hacer la lectura, que también puede hacer a través de la página web de la serie y en la demo disponible en la eShop, pero sí uno más que suficiente.

 

Lo segundo que hay que tener muy en cuenta a la hora de valorar sobre si hacerse o no con el título de Falcom es la velocidad con la que se desarrolla la trama. La historia de Rean Schwarzer y la clase VII tiene un ritmo lento y pausado. Se toma las cosas con mucha calma, esperando el momento adecuado en el que sorprender al espectador con un giro de guión que no se espera, no por nada la duración del título supera con holgura las 50 horas de duración, duplicando el tiempo que le podemos llegar a dedicar si intentamos conseguirlo todo. Esto lo consigue porque antes que nos demos cuenta ya nos ha atrapado. Las primeras cinco horas pueden hacerse muy cuesta arriba por todos los tutoriales que nos hecha en cara y establecer el tablero y las piezas que va a desarrollar en esta partida, pero, una vez hayamos pasado este escollo y antes de que nos hayamos despistado tan siquiera, estamos tan metidos en todo lo que nos cuenta que necesitamos saber cómo continúan desarrollándose los acontecimientos.

 

The Legend of Heroes: Trails of Cold Steel III

 

En primer lugar, esto lo consigue gracias a su fantástica historia, la cual continua siguiendo los pasos de Rean Schwarzer, ahora reconvertido en instructor de la nueva clase VII en el campus secundario de la prestigiosa academia militar Thors, en Leeves, quien no sólo se encarga de forma a una nueva generación de héroes, sino proteger a su patria de un tenebroso complot que amenaza con poner en peligro todo aquello que conoce. De buenas a primeras esto no consigue despertar un gran interés, ni hacer justicia a lo que os llevamos contado sobre el título. Sin embargo, realmente lo que hace que la historia despegue y nos interese son sus personajes. Aquí nos encontramos sin duda con el mejor aspecto del juego, unos personajes, tanto principales como secundarios, que se encuentran en constante evolución y que no dejan en ningún momento de darnos motivos para preocuparnos o querer saber más sobre ellos.

 

En segundo lugar, tenemos su mundo, en cómo recrea cada lugar que visitamos en el Imperio de Erebonia y la vida que rebosa cada uno de estos lugares. Si bien es cierto que Rean Schwarzer es el protagonista absoluto, The Legend of Heroes: Trails of Cold Steel III consigue desvincularse lo bastante de él y dotar al resto de personajes de las suficientes conexiones entre ellos como para sentir que en verdad el mundo tiene su propia entidad, dotando de cientos de pequeños detalles a cada rincón y cada relación. Por supuesto, todo esto viene apoyado en el propio tono de la historia, conjugando muy bien comedia y drama, manejando con mucho acierto cuáles son los momentos de la aventura en los que potenciar tanto uno como otro. Y ya os adelantamos que el título no tiene ningún miedo en mojarse cuando tiene que hacerlo y pisar bien a fondo el acelerador.

 

A pesar de todo esto, no todo es perfecto en cuanto a su narrativa. A vista de la estética del juego es evidente la influencia del anime en la producción, y no se queda únicamente ahí. Ni los personajes ni algunas de las situaciones que nos plantean se libran de ciertos tópicos y clichés que tantas veces se han dejado ver en la animación japonesa, llegando en un par de momentos a suponer una carga más que una aportación, por mínima que pudiera haber sido, que llegan a lastrar algo el conjunto. La cosa no se queda ahí, pues la estructura narrativa de la que hace gala el título durante la inmensa mayoría de tiempo que pasamos jugando repite el mismo patrón una y otra y otra vez. Esto es sin duda la mayor lacra que sufre la aventura. Es cierto que tal y como está planteada la historia tiene sentido que el desarrollo sea así, pero a pesar de todas las virtudes que presenta, puede llegar a hacerse repetitivo este patrón que Falcom utiliza para contarnos esta tercera parte de la serie Trails of Cold Steel.

 

The Legend of Heroes: Trails of Cold Steel III

 

¡No bajéis nunca la guardia clase!

The Legend of Heroes: Trails of Cold Steel III destaca especialmente por su historia, pero eso no lo es todo. El otro gran apartado por el que brilla con luz propia, y que ha hecho tan grande a esta serie, es su sistema de combate. Precisamente, el hecho de tener unas mecánicas tan buenas hacía que fuera muy complicado mejorarlas, y, a pesar de ello, nos encontramos en esta tercera entrega con uno de los sistemas de combate más completos y profundos que existen en los JRPG, puliendo y llevando a nuevas cotas lo visto en las anteriores entregas. Esto es así por la multitud de herramientas y sistemas que pone a disposición del jugador, pero sin llegar nunca a abrumarle, más allá de los tutoriales al principio del juego.

 

Nos encontramos ante un sistema de combate por turnos donde prima saber colocarse en el escenario y romper la guardia a los enemigos, una de sus dos novedades. Para ello, disponemos de un sistema de artes con los que podemos desprotegerles, además de con nuestros ataques normales. Esto nos sirve para enlazar ataques con el miembro del equipo con el que el personaje que estemos manejando tenga un enlace. Una vez que hayamos reducido por completo su barra de defensa entrará en un estado en el que nuestros ataques siempre enlazan. Cada ataque combinado sirve para rellenar un medidor de hasta cinco puntos o Brave Points (BP), la otra novedad, que nos sirve para desatar combos más poderosos al gastar dos líneas, así como para asestar una ristra de terribles golpes entre los cuatro miembros activos del equipo si gastamos el medidor al completo. También disponemos de magias con las que causar verdaderos estragos entre las filas enemigas, aunque estas no solo requieren puntos de magia, también esperar un turno para poder desatarlas.

 

The Legend of Heroes: Trails of Cold Steel III

 

Ahí no acaban las opciones que tenemos en combate. El medidor de BP también puede usarse para ejecutar diversas órdenes, que sirven de potenciadores de alguna característica en particular en cierta medida para todo el equipo, podemos cambiar los miembros de nuestro equipo activo por aquellos que tengamos en la reserva siempre que no hayan caído en combate, y si nuestra barra de artes tiene al menos la mitad de su capacidad somos capaces de gastarla en su totalidad para desatar un espectacular ataque final. Adicionalmente, de forma aleatoria, tanto nosotros como nuestros enemigos, vamos recibiendo diversos potenciadores durante la batalla, tales como uno que nos evita gastar puntos de magia y esperar un turno para lanzar nuestro hechizo u otro que nos garantiza que nuestro ataque, sea el que sea, va a ser crítico, entre muchos otros.

 

Dominar todos y cada uno de estas mecánicas, así como saber componer la mejor alineación para nuestro equipo activo, supone la diferencia entre poder progresar adecuadamente o no. No hay mucho de lo que preocuparse, esto parece más difícil de lo que es y en la práctica todo se asimila de forma muy natural y en un par de horas ya es posible combatir de forma muy solvente. Nos hace falta, pues el juego no es precisamente fácil. Nosotros lo hemos probado en las dificultades normal y fácil, y en ambas es necesario enfrentarse a todo enemigo que te cruces, más todavía en normal, variando en uno y otro la exigencia de los enfrentamientos, para llegar en condiciones a los jefes que nos va presentando el título. También existen una dificultad Muy Fácil para aquellos que solo quieran disfrutar de su historia y una dificultad Difícil para aquellos que quieran un desafío mucho mayor. Adicionalmente existe una dificultad llamada Pesadilla, donde cada error, por ínfimo que sea es enormemente penalizado y el enfoque que tenemos que darle a cada combate varía completamente. A excepción de esta última dificultad, que únicamente se puede elegir al inicio de la partida, podemos cambiar entre el resto en cualquier momento de nuestra aventura.

 

 

No nos podemos olvidar de sus impresionantes combates entre mecas. En ciertos momentos de la aventura nuestro protagonista tiene que llamar a Valimar, su Caballero Divino, para enfrentarse a una amenaza que por sí mismo no podría. La principal novedad viene dada por la colaboración de sus alumnos. Rean ya no lucha solo en estos combates, sino que lo hace en compañía de uno o varios de sus alumnos, montados ellos en sus respectivos Soldados Blindados (Panzer Soldat), así como el resto de alumnos de la Clase VII y otros miembros del equipo pueden participar como ayudantes de estos colosales guerreros mecánicos. Estos combates simplifican las mecánicas, así como varían el ritmo habitual de los combates. Sin embargo, cumplen perfectamente su función, ser el colofón final del capítulo, el subidón para despedirse por todo lo alto, pues aunque sobre el papel, a grosso modo, sean un trámite, en la práctica un despiste podría llevarnos a repetir el combate. Nos han recordado bastante a la lucha entre samuráis.

 

La clave para poder ganar cada combate que se nos presenta en nuestra aventura es la constancia, coger la iniciativa nada más comenzar y mantenerla en todo momento. Esto no es malo per se; y, sin embargo, esconde tras ello algo que no nos ha convencido, y es que remontar un combate que se nos ha puesto cuesta arriba es algo muy difícil. Esto es así porque no contar con todos los miembros del equipo supone un hándicap importante, lo que unido a que solo se pueden sustituir a los miembros que no han sido derrotados implica usar objetos para revivir al compañero caído, quien pierde sus puntos de artes, y esperar a que aguante hasta su turno para sustituirle. Si las cosas se tuercen en combate porque el enemigo ha usado su ataque definitivo o sufrimos un estado alterado más de la cuenta es muy difícil poder llegar a corregir el ritmo. Además, los combates en los que los enemigos nos hacen una emboscada salimos a pelear con un equipo activo aleatorio y sin poder usar todas las mecánicas que tenemos en un combate normal, por lo que a veces se siente más injusto de lo que debería.

 

Por si esto no fuera suficiente, en The Legend of Heroes: Trails of Cold Steel III podemos hacer más actividades. La pesca es uno de ellas, donde es posible conseguir peces y marisco para algunas de las recetas que podemos cocinar si antes hemos encontrado o recibido su receta correspondiente, y que tiene más miga de lo que parece, habiendo llegado a picarnos un par de veces. Pero para pique el gran minijuego de esta tercera entrega, un juego de cartas completísimo en el que se os pueden ir muchas horas al poco que le cojáis el gustillo, tanto jugando contra todos los personajes disponibles para echarles unas partidas como gestionando vuestras cartas para construiros el mejor mazo que jamás se haya visto en Erebonia.

 

 

Dando un salto generacional

Un aspecto donde Falcom nunca falla es en las bandas sonoras de sus títulos. Aquí vuelve a dar una lección magistral con la composición de unos temas que sencillamente nos han conquistado desde el primer momento. Cada melodía acompaña perfectamente lo que sucede en pantalla, mejorando nuestra inmersión como jugadores y potenciando los sentimientos que buscan despertarnos en cada escena. A continuación os dejamos una selección de tres temas para que podáis escucharlos y disfrutar de su inmensa calidad.

 

 

Por contra, un aspecto donde los juegos de esta compañía nipona no destaca son sus gráficos, debido al presupuesto que manejan para cada producción. Sin embargo, The Legend of Heroes: Trails of Cold Steel III viene a suponer una excepción (relativa) a la norma. A diferencia de sus dos primeras entregas, que originalmente salieron para PlayStation 3 y PlayStation Vita, esta tercera entrega se desarrolló expresamente con la PlayStation 4 en mente, y se nota. El salto gráfico es muy notorio, aunque siga lejos de las grandes superproducciones como pueden ser Xenoblade Chronicles o Dragon Quest XI. Donde mejor saca pecho de su apartado gráfico es en las distancias cortas, con unos modelados de los personajes realmente detallados y unos escenarios cerrados rebosantes de vida y detalles. Por contra, en espacios abiertos el título flojea, y directamente se le ven los colores cuando la cámara se aleja más de la cuenta en alguno de estos lugares.

 

En este sentido la versión para Nintendo Switch cumple con todos los estándares de calidad, aunque da la sensación que en todo momento podría ser mejor. Rinde a una resolución de 720p en todos sus modos de juego con un 30fps que se mantienen estables la mayor parte del tiempo, con ligeras caídas cuando hay un gran número de detalles en pantalla, como en Crosbell o en Ordis, entre otros lugares. Por suerte, nada que suponga un verdadero drama. Lo que sí que llega a afectar en cierta medida es la distancia de dibujado, bastante buena en líneas generales, pero que baja la calidad en ciertos momentos importantes y que puede llegar a despistar un poco si os percatáis en la doble capa de difuminado que utiliza.

 

Finalmente, dada la gran cantidad de texto y situaciones que tenemos por delante en nuestra aventura, sumada al hecho que el ritmo del juego sea lento, tanto en cinemáticas como en los combates, desde Falcom, que buscan que toda clase de jugadores puedan disfrutar de su título, con todos los resúmenes que han añadido para comprender la historia con la que arranca esta tercera entrega y las distintas dificultades disponibles, han incorporado un modo de acelerar, que no escapar, cosa que también se puede, todo lo que sucede en pantalla. De igual forma, esto también ha hecho que el título cuente con los textos, pequeños por norma general y excesivamente diminutivos en ciertos momentos, algo que se agrava en modo portátil, únicamente en inglés y en francés, lo que no es ninguna novedad. Lo que sí que puede chocar es que sólo contamos con las voces en inglés. No nos malinterpretéis, las actuaciones de los actores de doblaje estadounidenses nos han gustado, han hecho un muy buen trabajo, tanto interpretativo como de sincronización labial, perfecta en todos los casos en los que nos hemos fijado, que no han sido pocos, pero sí que extraña que no se hayan incorporado también las voces originales, siendo esta la opción preferida por aquellos jugadores que disfrutan de este tipo de propuestas.

 

 

The Legend of Heroes: Trails of Cold Steel III – El mejor capítulo de la saga Trails of Cold Steel hasta la fecha

Puede que la versión de Nintendo Switch no sea la que presente la mejor calidad gráfica, pero, a pesar de ello, el resultado final es muy competente, y ante la antigua duda de si jugar a sus anteriores entregas en la plataforma de sobremesa o portátil de Sony ahora con Nintendo Switch esa cuestión desaparece. Además, cuenta de serie con 26 DLCs de contenido cosmético, junto con otros 14 que se pueden obtener reservando el título o comprándolos aparte en cuanto este salga a la venta, convirtiéndolo en la opción de compra más atractiva desde el punto de vista de nuestras carteras.

 

En el fondo, The Legend of Heroes: Trails of Cold Steel III es un triple A en el cuerpo de un doble A. Es un título muy continuista respecto a sus anteriores entregas, limitándose a mejorar las excelentes bases de las que partía. Por supuesto, hace falta saber en qué posición parte la trama y quiénes son los personajes para poder disfrutar de la historia, algo que los resúmenes que la desarrolladora pone a nuestra disposición son más que suficientes, la cuál nos ha enganchado con suma facilidad. No es perfecta, pero eso no quita que sepa construir muy bien a sus personajes y generar interés por todo lo que nos va contando en pantalla. Combatir es un placer como en pocos juegos hemos visto y detenernos a escuchar su banda sonora es una delicia. Si os gustan los JRPG no dudéis ni por un momento en darle una oportunidad, se la merece y mucho más, no tengáis miedo por el número que lleva detrás. Estáis un juego que podría llevaros todo el verano completarlo al 100% y hará que decidáis comprar la cuarta y última parte de la saga en cuanto esta esté disponible en vuestro territorio.

 

The Legend of Heroes Trails of Cold Steel III

Hemos analizado The Legend of Heroes: Trails of Cold Steel III gracias a un código de descarga cedido por NIS America. Versión analizada 1.0.1

¡Únete a la Clase VII este verano!
The Legend of Heroes: Trails of Cold Steel III supone la tercera entrega de las aventuras de Rean Schwarzer y la clase VII, una entrega que mejora todo lo visto en la serie hasta el momento y que se preocupa por dar la bienvenida a los nuevos jugadores. Con su llegada a Nintendo Switch se terminó la duda si decantarse por la versión de sobremesa o la portátil, aquí disfrutaréis como niños de ambas formas de su historia, su combate y su banda sonora, y esperaréis como agua de mayo la llegada del título que cierra la tetralogía.
PROS
La historia sabe atraparte antes de que te das cuenta con una trama que sabe generar interés gracias a su mezcla de aventura, drama y comedia cocinada a fuego lento junto con un desarrollo de personajes maravilloso
El combate es realmente profundo, pero sin llegar nunca a abrumar, poniendo a disposición del jugador de multitud de herramientas para enfrentarse a sus desafíos
Tiene una de esas bandas sonoras que saben dejar huella. Acompaña perfectamente lo que vemos en la pantalla a la par que potencia los sentimientos que se pretenden transmitir en cada momento
CONTRAS
La historia y los personajes no se libran de ciertos tópicos y clichés heredados de la animación japonesa que podrían haberse ahorrado. De igual forma, la estructura narrativa acaba resultando repetitiva
Es muy difícil remontar un combate que se pueda poner cuesta arriba. Hay que tener el control en todo momento
El tamaño de los textos es pequeño por norma general y excesivamente diminutos en algunos casos, algo que empeora al jugar en modo portátil
No tenemos textos en castellano y únicamente disponemos del doblaje inglés
92
Más artículos
Análisis Story of Seasons: Friends of Mineral Town – Nintendo Switch. El regreso de una vieja gloria