Horror Tales The Wine

Análisis Horror Tales: The Wine – Nintendo Switch. Terror con denominación de origen

Horror Tales The Wine
Fecha de lanzamiento
30 julio, 2021
Número de jugadores
1
Idiomas
Español, inglés, chino, etc.
Tamaño de la descarga
4307,00 MB
Nuestra puntuación
72

De entre los muchos placeres que el mundo de los videojuegos puede proporcionar a sus entusiastas aficionados, uno de los más ocultos y poco frecuentes, al menos en lo relativo a ciertas zonas del planeta, es el de ver aspectos de la cultura propia representados en nuestras obras favoritas. Los asiáticos y norteamericanos, amén de los habitantes de grandes ciudades europeas, quizá estén más acostumbrados a ver fragmentos de su cultura reflejados en grandes obras del mundillo, pero a los que pertenecemos a lugares menos emblemáticos nos cuesta un poco más, y rara vez lo hacemos fuera del mundo de los videojuegos independientes. ¿Qué estudio, si no era uno andaluz, se habría aventurado a reflejar su folclore iconográfico como lo hizo The Game Kitchen con Blasphemous? ¿Qué desarrollador, si no era uno mediterráneo, habría hecho un esfuerzo por plasmar el encanto de los paisajes mediterráneos como lo ha hecho Carlos Coronado? Horror Tales: The Wine es un título de factura puramente mediterránea y lo respira en cada poro, valiéndose de algo que también es muy mediterráneo, uno de los elementos de la cultura europea que lleva presente desde hace milenios, y ése no es otro que el vino. El desarrollador catalán, con varios títulos ya en su currículum, y al que NextN entrevistó con motivo de su título Infernium, se vale de una historia muy enológica para quitarnos el aliento… Y no por el sabor afrutado y aterciopelado de la bebida, sino por la tensión que produce su nueva obra.

 

 

Las Fiebres de los Diablos

La historia nos sitúa en una isla mediterránea que ha sido origen de una terrible pandemia conocida como las Fiebres de los Diablos. Con síntomas que comienzan por simples fiebres y que aumentan hasta el delirio y la muerte, la vida humana ha sido totalmente erradicada de la isla, y Martí Vermelló, nuestro protagonista, tiene la misión de encontrar la posible cura: una botella de vino. Martí se aventura en la desolada isla, donde se halla el gran caserío de los Banydebosc, familia vinícola, con la esperanza de encontrar alguna botella de vino que haya sobrevivido a las consecuencias de la enfermedad letal.

 

Nos encontramos ante un título de terror en primera persona. Como es habitual en este tipo de juegos, la jugabilidad se estructura en torno a tres conceptos: la exploración, la interacción con el entorno, incluyendo unos cuantos puzles… Y la tensión irrespirable. Nuestro avance, algo laberíntico en ocasiones pero siempre bastante intuitivo, se basa en encontrar la forma de abrir las puertas, atravesar los caminos, pasar a la siguiente zona y, sobre todo, sobrevivir. Porque no tardamos en descubrir que no estamos tan solos en la isla como pensábamos. Una misteriosa figura armada deambula por la isla y no parece venir en son de paz. Y otro extraño ser atormenta nuestros pasos hasta el hastío, haciendo que el corazón nos dé un vuelco en muchas ocasiones. En las imágenes del análisis hemos decidido no añadir imágenes de ninguno de estos dos enemigos, para tratar de no afectar el elemento sorpresa de los lectores que se animen a jugar, así que podéis descubrirlos por vosotros mismos.

 

Cada encuentro con alguno de estos dos individuos juega con nuestra mente. Horror Tales: The Wine no se encorseta en las limitaciones que pone la lógica y da un paso más allá, retorciendo la realidad y conduciéndonos a lugares extraños que hacen que nunca lleguemos a entender si lo que está sucediendo a nuestro alrededor es totalmente real o es producto de la imaginación. En ocasiones, cuando nos encontramos atascados en una zona, la solución es darnos la vuelta y comprobar, perplejos, que lo que hay a nuestras espaldas no es el camino por el que hemos venido, sino un lugar desconocido y nuevo que a veces ni siquiera responde a las leyes de la física. Y esto, unido a la solidez y continuidad de la aventura, hace que el jugador quede atrapado.

 

Horror Tales The Wine

 

Los retos y los secretos de Horror Tales: The Wine

El camino por la isla está lleno de objetos con los que interactuar. Algunos de ellos son botellas de vino vacías o rotas que juegan con nuestros sentimientos y hacen de perfecto macguffin. Otros son panfletos, carteles o prensa que, poco a poco, nos ayudan a entender qué ha pasado con los habitantes de la isla. La historia es sólida, pero se echa de menos verla más entrelazada con la investigación. Hay incontables muebles y armarios por el camino que podemos abrir e investigar, pero la realidad es que muy pocos de ellos guardan secretos importantes, casi todo el lore y las claves están a simple vista (con la honrosa excepción de ciertos momentos de tensión. Por último, están los secretos más ocultos, a los que no se puede acceder si no es a través del Modo Fotografía, por lo que éste, recompensa por completar el juego, pero que puede activarse antes en las opciones de accesibilidad, sirviendo de aliciente para la rejugabilidad.

 

Pero donde realmente se hace fuerte Horror Tales: The Wine es en los momentos de tensión. Resulta extraño dar más de cuatro pasos sin pensar que el peligro está al caer. Y cuando lo hace, estamos desarmados y sólo queda correr por nuestras vidas. En este sentido, el título comienza suave, presentándonos sus escenarios y sus misterios, pero va ascendiendo en sus 2-3 horas de duración hasta un clímax en el que los sudores fríos de la tensión y el miedo son sustituidos por sudor ardiente de agotamiento. La fase final resulta todo un desafío en el que tenemos que ser cautos y observadores y en el que cada error puede costarte la vida y hacer que nos entren ganas de tirar los Joy-Con por la ventana. A pesar de ello, los picos más altos de dificultad del juego no son injustos. Puede que haga falta ensayo y error (o mejor dicho, ensayo y muerte) para descubrir cómo avanzar sin dejarnos la vida en el intento, pero el título siempre te proporciona las herramientas y el margen necesario, a no ser que vayas como pollo sin cabeza. No, no hemos escogido esta expresión por casualidad.

 

Horror Tales The Wine

 

La belleza del mediterráneo

Otro de los puntos en los que Horror Tales: The Wine se hace fuerte es en su ambientación. Los elementos arquitectónicos y paisajísticos típicos del mediterráneo son muy reconocibles, incluso para una isla ficticia. Las construcciones que visitamos son cartas de amor a los estilos arquitectónicos autóctonos del mediterráneo, pero también alguna que otra sátira a la peor cara del urbanismo despiadado que arrasa con los paisajes costeros y que despoja de toda identidad a los barrios obreros de las grandes ciudades. El yin y el yang del urbanismo español, reflejado mediante una estética realista y preciosista que potencia mucho el color en exteriores, logrando un gran contraste con los interiores lúgubres, laberínticos y sombríos. Y si no tenemos bastante con esto, el modo fotografía nos lo afina todavía más, gracias a sus diversas opciones de configuración.

 

En nuestro recorrido nos acompaña el silencio típico de este tipo de títulos, pero no pueden faltar los subidones típicos de los momentos de más tensión, acompañando y ambientando esa sensación de terror, sin caer en el fallo de que el propio sonido sea quien te da el susto en vez de ambientarlo. Además, el modo portátil en Nintendo Switch sorprende al mantener de forma muy digna el rendimiento y la definición de escenarios y paisajes, aunque los escenarios oscuros obligan a ajustar el brillo. Pero los esfuerzos técnicos no se quedan ahí. A través de grosores de línea, configuración de modos, estilos de texto y pequeños detalles de calidad de vida, Horror Tales: The Wine se esfuerza en poder llegar a las manos de cualquiera salvando cualquier diversidad funcional de sus jugadores, haciendo posible que la accesibilidad sea mucho mayor. Algo que, claro, no es fácil en un título de terror.

 

A pesar de esto, y como es normal en un título que está dando sus primeros pasos, hay todavía algún que otro tema que arreglar. Algún texto suelto sin traducir, un par de bugs tontos que afectan a la física de algún objeto suelto o a la «muerte» tras caída en el agua, que afean un poco la experiencia… Y uno que realmente puede llegar a enfadar: precisión en el autoguardado. En nuestro caso, salimos de la partida tras superar uno de los retos complicados y acabar un capítulo, y al retomarla pulsando Continuar, nos encontramos con que teníamos que volver a jugarlo desde el principio. Es una versión temprana del juego, por lo que confiamos en que estos fallos se acabarán arreglando, pero el del guardado, al no haber guardado manual, puede llegar a ser realmente problemático. Lo recomendable, para evitar esto, es acceder a cada capítulo de forma individual si hemos cerrado el juego tras completar el anterior, ya que cada capítulo está disponible desde el principio.

 

Horror Tales The Wine

 

Horror Tales: The Wine – Más vale que ese vino esté bueno

Aprovechando de manera magistral las inspiraciones culturales de las que se rodea, Horror Tales: The Wine nos sumerge en una aventura que pone patas arriba nuestra percepción y juega con nuestra mente hasta dejarnos sin respiración. Con una jugabilidad bastante clásica, nos lleva a retos que no son aptos para todos los públicos. Se le nota el mimo en cada rincón, por lo que confiamos en que los fallos técnicos acaben siendo historia mediante futuras actualizaciones.

 

Horror Tales The WineHemos analizado Horror Tales: The Wine gracias a un código digital cedido por Carlos Coronado. Versión analizada: 0.3

Horror Tales The Wine
El vino que roba el aliento
Carlos Coronado vuelve a demostrar que maneja bien los tempos del terror. Un recorrido inmersivo, con inspiraciones muy familiares para el público español, y un encanto muy personal. Se adhiere a la jugabilidad clásica del género y presenta angustiosos retos, pero en ciertos momentos le falta profundidad y algunos fallos necesitan arreglo aún.
PROS
El argumento y la ambientación son sólidos y brillan por su continuidad
Los retos que plantea son exigentes pero se alejan de ser injustos
Los esfuerzos por conseguir que el título sea lo más accesible posible
CONTRAS
Alguno de los errores técnicos puede llegar a ser muy problemático
En ocasiones la exploración se siente algo vacía
72
Mostrar Comentarios (0)