Análisis Spiritfarer – Nintendo Switch. La importancia de pasar página

Fecha de lanzamiento
31 agosto, 2021
Número de Jugadores
1 - 2
Idiomas
Español, inglés, francés, etc.
Tamaño de la Descarga
6573,00 MB
Nuestra puntuación
90

A veces nos topamos de lleno con juegos especiales que más que divertirnos, buscan hacernos reflexionar. Spiritfarer es uno de ellos. De la mano de Thunder Lotus Games llega una peculiar propuesta en la que encarnamos a Stella, guía de los espíritus, y la maestre de un barco que transporta a los muertos hacia el más allá.

 

Spiritfarer no es un juego de acción, así que si buscas adrenalina, giros súbitos de guion o un gameplay trepidante, desgraciadamente esta propuesta se aleja bastante de esto. Spiritfarer es un título con el que relajarnos, tomárnoslo con calma y darnos un respiro en nuestro día a día, pero… ¿lo ha conseguido? O por el contrario, ¿ha terminado aburriéndonos? Para averiguarlo, sigue leyendo. Puede que te lleves más de una sorpresa.

 

 

La esperanza es una llama

Como hemos dicho, la historia comienza con la llegada de Stella a su nuevo y especial puesto de trabajo. Durante nuestra partida, Stella suplanta a Caronte (el barquero de Hades), siendo la nueva encargada de acompañar a las almas en su último viaje hacia el más allá. Junto a nuestro gato Daffodil, construimos un barco en el que poder navegar junto a los espíritus y que nos sirve de transporte allá a donde deseamos ir.

 

Sin embargo, pese a lo que pueda parecer, el juego no se centra únicamente en la navegación. Spiritfarer te permite cultivar, extraer recursos, pescar, cosechar, cocinar y fabricar un sin fin de objetos, y esto es parte de lo que hace tan especial a este título. Una historia que podría ofrecer unas mecánicas monótonas o aburridas, nos sorprende con todo lo contrario.

 

Pese a que el título es relajado y se toma las cosas a su ritmo, en ningún momento nos ha dado la sensación de que sea lento, ya que siempre tenemos cosas que hacer en nuestro barco, y además, podemos hacerlas en el orden que prefiramos. ¿No te apetece cocinar? ¡Hazlo más tarde! ¿La agricultura no es lo tuyo? ¡Ningún problema! Pese a que el juego te obligue en ocasiones a realizar algunas acciones para avanzar en la trama, es decisión nuestra llevarlas a cabo más pronto o quizás un poco más tarde. ¡No hay prisa!

 

Todas estas acciones las llevamos a cabo con el fin de garantizar el bienestar de nuestros invitados en el barco, ya que pese a ser espíritus, tienen hambre, se aburren y les gusta estar entretenidos haciendo algún tipo de labor. Gracias a ellos, tenemos multitud de misiones que realizar, aunque como hemos dicho, siempre a nuestro ritmo. Spiritfarer no es un juego que te inste a apresurarte, es todo lo contrario. Su música, sus gráficos y sus mecánicas te invitan a relajarte de una manera que pocos juegos han logrado hacer.

 

Como íbamos diciendo, en Spiritfarer contamos con misiones que nos permiten avanzar en la historia. Conforme las completamos, avanzamos en la trama del personaje que te haya encargado la misión. ¿Qué ocurre entonces cuando finalizamos todas las misiones de un personaje? Lo que ocurre es que el espíritu está listo para abandonar el mundo y descansar en paz. Porque de eso se trata Spiritfarer, de dejar atrás todo lo que nos importaba en otra vida, finalizar nuestras cuentas pendientes y pasar página, aunque esto a veces resulte doloroso.

 

A veces solo necesitamos un abrazo

Normalmente, en este punto del análisis comenzaríamos a comentar los puntos negativos del juego, pero… lo cierto es que no se nos ocurre ninguno. Tal vez algún que otro bug insignificante al subir y bajar las escaleras del barco, pero nada más. Y eso, que no se nos ocurra ni un punto negativo, es algo que no ocurre muchas veces.

 

En Spiritfarer todo encaja. Sus personajes, su historia, sus gráficos, su música. ¡Y qué música! De la mano de Max LL, la banda sonora de Spiritfarer nos envuelve y conmueve en cada escena. Diríamos que es casi obligatorio jugar con auriculares para disfrutar al cien por cien de la experiencia, ya que el acompañamiento musical de este título es algo muy especial que merece ser disfrutado de la mejor manera posible.

 

 

Aunque tal vez esto no sea posible si prefieres jugar en compañía. Porque sí, Spiritfarer también tiene un modo cooperativo en el que podemos manejar a Daffodil, nuestro fiel minino. Con él, un segundo jugador puede realizar todas y cada una de las actividades que Stella lleva a cabo durante el día a día, por lo que resulta un añadido bastante agradable si en algún momento queremos compartir esta maravillosa experiencia con algún amigo o familiar.

 

Sin embargo, estas acciones y mecánicas, aunque resultan tremendamente entretenidas, no lo son todo. Pese a que es cierto que gran parte del juego se centra en la mejora del barco y en realizar las distintas actividades que nos propone, el juego se sostiene principalmente en sus personajes. Ellos son los verdaderos protagonistas de Spiritfarer.

 

 

Con ellos el juego busca enseñarnos la importancia de pasar página y sobreponerse, incluso aquello que nos hace daño y que creemos tan importante. Por eso, resulta enternecedor que una de las opciones disponibles a la hora de interaccionar con las almas sea darles un abrazo. Es una opción que pocas veces un juego tiene en cuenta, y que sin embargo es increíblemente necesaria para nosotros mismos en nuestro día a día, ya que a veces no hacen falta palabras, simplemente un abrazo, y eso es algo que Spiritfarer sabe transmitir muy bien.

 

Sus personajes, al contrario de lo que nos quejamos en muchos otros títulos, son tremendamente humanos. Y al mismo tiempo no lo son, ya que el juego te los presenta de una manera realmente particular: en forma de animales. ¡Sí, como lees! ¡Animales! No obstante, con sus defectos, virtudes, miedos e inseguridades. Ninguno es perfecto y tampoco intentan serlo, y eso hace que te termines encariñando de cada uno de ellos.

 

Por si todo esto fuera poco, hemos dejado su punto fuerte para el final… su apartado gráfico. Poco podemos decir de él, ya que es un juego que maravilla y entra por los ojos tan solo de ver sus imágenes. Todas las ciudades y pueblecitos que exploramos en el juego cuentan con grandes decorados y una paleta de colores maravillosa que hace que nos sorprendamos cada vez que encontramos un nuevo destino.

Sin embargo, lo que nos ha dejado verdaderamente con la boca abierta han sido sus cinemáticas. Sus gráficos se inspiran en el estilo de animación americana y asiática más reciente para darle vida a sus personajes. Esto produce que en ocasiones nos de la sensación de estar siendo parte de una serie o película. Aunque estas cinemáticas sean cortas, la majestuosidad de su animación y el acompañamiento musical hacen que el resultado sea maravilloso. El juego de colores y luces varía en cada escena, consiguiendo que cada una de ellas sea diferente a la anterior.

 

Spiritfarer – Lo que dejamos atrás

Spiritfarer es una de esas historias que te tocan en lo más hondo. Sus casi 30 horas de duración se pasan volando y como jugador siempre estás deseoso de más. De aprender más sobre las almas que te acompañan durante el viaje, de conocer sus historias y sobre todo de ayudarlas a superar todas sus cuentas pendientes y seguir adelante.

Como ya hemos dicho, en Spiritfarer todo encaja. Su música, sus gráficos, sus personajes y su historia nos absorben de tal manera que es complicado pensar en algún punto negativo para esta maravilla de juego. Quizás, no es el típico título convencional que contenta a todo tipo de jugadores, pero sin lugar a dudas merece que le den una oportunidad ya que si no lo haces, te estás perdiendo una gran experiencia. ¿Te hemos convencido y quieres darle una oportunidad? Pues este es un gran momento para hacerlo ya que gracias a su nueva edición «Farewell» podemos disfrutar tanto del juego base, como de todo el contenido adicional que ha salido hasta ahora.

 

Si queréis enamoraros de Spiritfarer tanto como lo hemos hecho nosotros, podéis haceros con él en formato digital en la eShop o bien comprar su preciosa versión física justo aquí por un poquito más de dinero.

 

Hemos analizado Spiritfarer gracias a un código digital cedido por Skybound Games. Versión analizada: 1.13

Un juego que enamora
Pocas veces vamos a encontrarnos con un producto tan redondo como lo es Spiritfarer. Su trama, jugabilidad, música y gráficos te absorben de tal manera que las horas se pasan volando.
PROS
El apartado gráfico está tremendamente cuidado
Una banda sonora maravillosa que no podría acompañar al juego mejor
Personajes interesantes y enternecedores
CONTRAS
Algún que otro bug al subir o bajar por las escaleras del barco
90