Dragon Quest VIII

Análisis – Dragon Quest VIII: El periplo del Rey Maldito. La revisión del mejor Dragon Quest en 3DS

Hace poco tiempo, concretamente casi cuatro meses, que llegó al catálogo de Nintendo 3DS Dragon Quest VII: Fragmentos de un mundo olvidado. Era el debut de esta archiconocida saga en la portátil de Nintendo, con un remake de una entrega que nunca llegó a Europa, fructificando en uno de los mejores juegos RPG de la consola, como ya pudisteis leer en nuestro análisis. Sin embargo, Dragon Quest vuelve en plena resaca de este gran juego y de las fiestas navideñas, con el posiblemente mejor juego de la saga, Dragon Quest VIII.

 

Dragon Quest VIII: El periplo del Rey Maldito ya apareció hace 13 años en tierras niponas para PS2, teniendo que esperar 1 o 2 años en Europa y América, respectivamente. Ahora llega una readaptación para Nintendo 3DS, dispuesta a demostrar por qué este título es considerado uno de los mejores del género para aquellos que no lo disfrutaron en su momento, o para hacer las delicias de los fans que ya jugaron a él.

 

 

Un grupo de héroes y un destino: encontrar al bufón

Aquellos jugadores que ya hayan tenido contacto con la versión de PS2 se encontrarán con la misma historia ya narrada. Dhoulmagus, un bufón maquiavélico y sin miramientos por la vida humana, maldice al rey Trode y su hija, y sólo el héroe y sus compañeros podrán pararle los pies a este villano. Sin ir más allá de la historia para no realizar ningún destripe a los jugadores que no hayan gozado de la versión original, el argumento mantiene esa frescura que consigue enganchar al usuario, gracias a detalles como los personajes secundarios, giros del guión y el carisma que destilan los protagonistas.

 

Dentro del grupo de héroes tenemos a los originales Yangus, Jessica, Angelo, y el héroe, al que daremos nombre, sin incluir a Trode y Medea. Además, en esta revisión para Nintendo 3DS se añaden a Morrie y Rubí, personajes interesantes e importantes ya de por sí en la entrega original, que ahora vuelven buscando protagonismo. La personalidad de todos ellos están muy marcadas, generando situaciones hilarantes, sobre todo entre las parejas Yangus – Trode y Jessica – Angelo. Morrie también supone un aire renovado para el humor, aunque sin llegar al nivel de Yangus.

 

Además de los protagonistas, tenemos a muchísimos personajes secundarios que nos llamarán poderosamente la atención debido, en mayor medida, a su personalidad. Especial mención merece el príncipe Falto Fatuo, al que se le coge un «cariño» particular. En este sentido el juego está muy conseguido, creando un ecosistema de relaciones bastante singular, en el que los diferentes reinos mantienen diálogos y personajes aparentemente sin importancia se convierten en imprescindibles. Cabe añadir que en Dragon Quest VIII, aunque seamos nosotros los que tengamos que enfrentarnos al mal, no sentiremos esa soledad que se genera al observar que nadie en el mundo hace nada para parar los pies al villano.

 

 

Estrategia, subir de nivel y equiparse, la Trifuerza de Dragon Quest VIII

En el plano jugable de Dragon Quest VIII tenemos los clásicos combates por turnos, que intentan resurgir dentro de la renovación del género RPG hacia los combates en tiempo real, y que siguen estando tan bien pensados como antaño. Esta revisión de Dragon Quest VIII mantiene las características de las que hizo gala en la versión original, sobresaliendo entre ellas las destrezas de los héroes.

 

Cada uno de los protagonistas posee cinco ramas a las que asignarles puntos de destreza. Dependiendo de cómo queramos focalizar a cada personaje tendremos que optar por una o por otra. Por ejemplo, Jessica tiene acceso a bastones, látigos o dagas. Si preferimos que Jessica se centre en magias, tendremos que maximizar la rama de bastones para poder aprender valioso y poderosos hechizos o mejorar aspectos como los puntos de magia (PM). Sin embargo, si lo que buscamos es una Jessica que reparta hostias como panes, podemos optar a mejorar la rama de látigos, y así tener un personaje que pueda atacar a todo un grupo de enemigos. Este factor dota a las batallas de Dragon Quest VIII de una personalización inusitada, además de un componente estratégico importante.

 

Los nuevos personajes mantienen esta características, añadiendo más variedad a la hora de seleccionar qué destrezas queremos profundizar. Hay que pensar en que muchos combates serán encarnizados, y sin un equipo equilibrado podemos sufrir demasiado. Además, subir de nivel se antoja necesario, ya que sin algunas habilidades como Multicuración combates contra jefes se tornarán arduos de sobrepasar.

 

Por último, el equipamiento de los personajes será fundamental para sobrellevar los combates sencillos con cierta tranquilidad. Cualquier monstruo que encontremos puede ponernos las cosas complicadas si no vamos convenientemente equipados con buenas armaduras y armas. Sin embargo, a diferencia de la versión de PS2 en el mapa podremos ver a los monstruos, por lo que esquivarlos será posible si vamos mal de vitalidad, o no queremos perder tiempo. Además, para potenciar este factor existe el pote de alquimia, que incentivará nuestro síndrome de Diógenes en el juego, ya que podremos combinar varios objetos y crear uno nuevo. ¡Hasta las boñigas son útiles!

 

Un mundo precioso y enorme, aunque menos detallado

En el aspecto gráfico Dragon Quest VIII sobresale en el catálogo de Nintendo 3DS, sin embargo en comparación con la versión de PS2 se nota el downgrade, necesario para portear semejante mundo y detalle a la portátil de Nintendo sin mermar el rendimiento del mismo. Y es que, en todo lo que he jugado, no he notado ralentizaciones ni bajadas de frames notorias, aunque sí que es cierto que los tiempos de cargas en los combates han aumentado con respecto a la versión original.

 

El aspecto sonoro no luce tan bien como en Playstation 2, ya que se ha prescindido de la banda sonora orquestada. Sin embargo, sigue poseyendo esas canciones y melodías tan características de esta entrega, y que son de altísimo nivel, sonando armoniosamente con las escenas que se pueden apreciar. En este sentido Square Enix hace las cosas muy bien, como ha demostrado con casi todos sus juegos.

 

Una aventura extensa y con incentivos

Estamos ante un juego con una duración bastante elevada, y es que cazar a un bufón no es algo que hagamos constantemente. La historia principal puede ocupar perfectamente 70-80 horas de nuestro tiempo, sin contar todos los aspectos secundarios que posee Dragon Quest VIII. Además, la subida de nivel necesaria ayuda a esta duración, aunque hay algunos «trucos» para conseguir un nivel bastante elevado en poco tiempo.

 

Si a la historia principal le añadimos el coliseo de monstruos, la duración se dispara. Y es que este objetivo secundario implica una dedicación inusitada, buscando monstruos poderosos en el mapamundi para crear un equipo perfecto para superar a los rivales. O tal vez prefieras realizar fotos en todo el mundo y completar las misiones que nos manda cierto personaje secundario para este fin. Contando todo podemos estar ante uno de los juegos más largos de Nintendo 3DS, superando ampliamente las 100 horas.

 

Dragon Quest VIII vuelve a 3DS para reclamar el trono del género

Si eres un amante del género RPG ni lo dudes, Dragon Quest VIII es uno de los títulos con más calidad del catálogo, o el que más. Con una historia entretenida y absorbente, personajes carismáticos, objetivos secundarios que bien podrían convertirse en juegos propios y un mundo enorme y precioso, este título se postula como uno de los imprescindibles de 3DS, tanto para fans del género como para aquellos que no han tenido contacto.

 

No hay lugar a dudas, la aclamada entrega de Square Enix vuelve para reclamar lo que le pertenece por derecho, un hueco entre los más grandes títulos del género RPG.

Dragon Quest VIII "debuta" en Nintendo 3DS, coronándose como uno de los mejores títulos RPG de su catálogo.
Historia
95
Gráficos
90
Sonido
85
Jugabilidad
95
Duración
95
Nota de lectores3 Votos
96
Pros
El gran carisma de los personajes
El sistema de batalla y mejoras de los protagonistas
Larga duración, con incentivos secundarios
Contras
Ligero downgrade gráfico y sonoro
92
Redactor
  1. Bieeen joder al fin un análisis q llama a Rubí por su nombre español y deja claro q es un port y no un juego nuevo xd ya se estaba cansando uno de leer como noticias «Podras hablar con los personajes para q te indiquen el camino :D» o «habra una mazmorra nueva al terminar el juego» y te ves las pruebas draconianas xd, muy buen analisis ^^

Más artículos
Selección de juegos
Selección de juegos de Nintendo Switch para disfrutar en casa. Desde 40€