Crear cuenta
Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Muchos éramos los que esperábamos con ansias el nuevo título que los chicos de Grezzo y el padre de la serie Mana, Koichi Ishii. Ever Oasis, su nueva apuesta, nos dejó a todos encandilados gracias a lo mostrado en uno de los Nintendo Direct del año pasado, llegándose incluso a bautizar como un “Fantasy Life 2“. Sin embargo, se aleja de este concepto, aunque compartía muchas similitudes con el título de Level- 5. Tras tenerlo en nuestras manos, y haber recorrido cada uno de los rincones que nos ofrece, os hemos traído nuestro análisis para que podáis comprobar si llega a cumplir con aquello que nos ofrecían, o si bien se queda a medio fuelle respecto a títulos de corte similar. Poneos crema solar y echaos al hombro una botella de agua, que toca cruzar el desierto.

 

Ever Oasis – Tráiler del E3 2017 (Nintendo 3DS)

Quien siembre, recoge oasis

De un modo similar a muchas historias, Ever Oasis nos narra el inicio de este universo con una premisa reutilizada en multitud de ocasiones: el contraste entre dos fuerzas opuestas, una positiva, representadas gracias al Gran árbol, los Djinn del agua y los simientes, capaces de crear oasis y transformar el entorno en un lugar de dimensiones únicas en las que habitar; y una negativa, representado por el caos, que aspira a destruir todo lo que es hermoso en este mundo…y que consigue en gran medida, dadas las circunstancias. Como véis, el argumento es bastante arquetipo en lo que a título de RPG se refiere (luz y oscuridad, básicamente), y por desgracia la historia no avanza por un camino que nos sea difícil reconocer, tornándose poco innovador, sin llegar a entusiasmarnos demasiado. A su vez, el contar con unos personajes “planos” y sin una personalidad  demasiado profunda hace que este problema se acentúe, sin llegar a encariñarte demasiado con ellos más allá que por su utilidad en combate o su aspecto. Podríamos citar como una pequeña excepción la relación entre nuestro personaje y la Djinn del agua, Esna, algo más estrecha y con mayores matices de emociones, pese a lo cuál continúan encasillados en los roles “arquetipo”.

 

Podemos, por tanto, descartar la historia de Ever Oasis como atrayente para los jugadores más duchos en el género, sin embargo, esa simpleza también puede ser un acierto para aquellos que dan sus primeros pasos en este mundillo, y quieran una historia más light, sin grandes pretensiones y busquen disfrutar de un nuevo mundo colorido en el que poder divertirse. Porque sí, pues pese a contar con una historia que no hizo mella en mi corazoncito la jugabilidad de Ever Oasis es altamente adictiva. Por un lado, tenemos las herramientas de gestión que nos proporciona nuestro oasis, el cuál irá aumentando de tamaño y añadiendo nuevas zonas conforme consigamos que nuevos habitantes se muden a esta localización. Esto no será complicado, dado que bastará conque estos se presenten en nuestro oasis, hablemos con ellos y cumplamos ciertos requisitos, tales como traerles un objeto o contar con determinadas tiendas, y tranquilos, no los perderéis si no cumplís sus requisitos la primera vez que los veáis, puesto que vuelven al cabo de un tiempo si no podéis haceros con ellos en ese instante.

 

El fin de esto es lograr una estabilidad en nuestra comunidad, pues, ¿de qué vale contar con muchos habitantes si luego son infelices? más aún si esto nos afecta tan negativamente que incluso empeorará nuestro rendimiento  en las zonas a explorar. Bastará con mantener abastecidos a los comercios para ello, teniendo que realizar diversas acciones tales como plantar periódicamente diversos cultivos o ir a derrotar a ciertos monstruos y elementos del exterior (o enviar a distintos personajes a explorar), lo que puede tornarse algo repetitivo, puesto que esto deberá hacerse cada pocos días en el juego, lo que nos llevará a realizar decenas de incursiones a un mismo lugar para tener stock suficiente para las tiendas.

 

Ever Oasis

 

Las exploraciones se realizan al salir del Oasis, teniendo la posibilidad de teletransportarnos a puntos específicos tras encender diferentes portales por el mapeado. Lo cierto es que esta vertiente aventurera me encanta, llamándome mucho más la atención que la parte de gestión del oasis aunque esté tan estrechamente ligada. Pero es que soy una enamorada de los action RPG en el que poder manejar a tu antojo a personajes tan diferentes con especialidades únicas. Nuestro equipo principal estará conformado por tres miembros, pudiendo pertenecer a cualquiera de las cuatro razas existentes (a excepción del protagonista, que siempre será un simiente y será fijo), sin embargo, sólo podremos configurar el equipamiento de los simientes, siendo más versátiles, aunque más débiles que el resto de razas. Las uadya se especializarán en lanzas, fuertes contra lagartos, los serkeh en martillos, que hacen más daño a bichos y los lyco con dobles espadas, eficaces frente a plantas y bestias.

 

Fuera de este trío de armas, los simientes podrán portar un amplio número de armas distintas con un enorme abanico de posibilidades, tales como ballestas, espadas o cetros mágicos, algunos de los cuáles serán indispensables para superar distintos tramos de las mazmorras que visitemos, y que podremos conseguir ya sea comerciando o recopilando distintos elementos, al más puro estilo de un auténtico alquimista. Pero no será lo único que usaremos para poder avanzar en estos lugares, dado que los personajes cuentan con distintas capacidades para interactuar con el entorno, y, de manera igual a la anterior, los simientes cuentan con una mayor variedad que el resto de razas, puesto que estas se basan únicamente en sus armas, mientras que nuestras queridas semillitas pueden cambiar de forma para enfrentarse a diversos puzzles, que salvo el echo de tener que regresar para cambiar algún que otro personaje, no serán excesivamente complicados, aunque sí muy entretenidos debido a las mecánicas que presentan.

 

Pero, por supuesto, no es oro todo lo que reluce, y aunque me ha encantado este sistema de exploración y de combate en tiempo real, sumado al sistema de combos por niveles y estadísticas, hay elementos que lastran mucho el resultado del juego. Y estos no son otros que la cámara y la inteligencia artificial de los personajes. En combates tan movidos como estos, en los que debes esquivar los ataques enemigos gracias a tu habilidad, la cámara debe de ser tu amiga en lugar de una traba más, ya que para centrarla únicamente tendremos el botón “L”. Hasta ahí bien, el problema llega cuando quieres fijar un objetivo enemigo, dado que tu personaje debe estar de frente a él para poder lograrlo. Quizás es que esté mal acostumbrada a esas cámaras que te fijan el objetivo independientemente de su posición y te ayudan a orientarte, pero lo cierto es que se torna bastante confuso, provocando cierta sensación de “mareo” y, aunque esto puede paliarse ligeramente con la Palanca C de New 3DS, no llega a funcionar bien del todo. En lo que respecta a la inteligencia, encontramos carencias en nuestros personajes al no poder darles órdenes directas salvo que los seleccionemos para manejarlos, creando situaciones en las que nos sintamos como “los únicos que hacen algo” en el combate.

 

Un toque de adorabilidad en cada píxel

Si hemos de mencionar un elemento a tener en cuenta respecto a Ever Oasis, esos son sus diseños. Cada personaje, región y mazmorra cuenta con un encanto único, especialmente nuestro querido oasis personalizable, en el que más de una ocasión me he quedado dando vueltas tranquilamente por todos sus recovecos comprobando como pasa el tiempo y las tonalidades de la luz cambian, pasando de un luminoso día a un crepúsculo digno de dioses, finalizando con una noche tranquila, de esas que recuerdan a las cálidas noches de verano en las que sales a dar un paseo para disfrutar del buen ambiente. Por no hablar de las distintas tiendas, en las que cada especialidad quedará patente debido a sus curiosas formas, ¿la tienda de frutas? ¡pues aquella que tiene forma de piña!. Y aunque cada rincón tiene su lugar especial, no podemos dejar de nombrar, por supesto, a los habitantes y visitantes de nuestro oasis.

 

Y es que cada raza que habita en este mundo cuenta con un grado de detalle bastante bueno, tomando como base animales típicos que podemos encontrar en un auténtico desierto, tales como escorpiones o lagartos, pero con la diferenciación suficiente para hacerlos novedosos, a la par que dotándolos de rasgos distintivos que los hace únicos y diferentes. Sin olvidarnos, por supuesto, de los adorables y achuchables pimbuhinos, del que pedimos a gritos ya merchandising en forma de peluche. Este estilo super deformed en los personajes es, por tanto, un total acierto para la portátil de Nintendo, con un acabado bastante notable, sin píxeles que desentonen en el resultado final.

 

Por supuesto, no todo es el oasis, puesto que recorreremos diversos escenarios, mazmorras y aldeas, que pese a tener un buen grado de detalles, palidece frente a nuestro pequeño vergel desértico, aunque no deja de ser destacable, unido a los elementos únicos que podremos encontrar en cada zona, lo que dota a este mundo de una fuerte personalidad, pero se nos antoja reducido en exceso, y no dudamos que se podrían haber explotado con más ahínco numerosas localizaciones, que salvo momentos puntuales de la historia pasan demasiado desapercibidas, sin, tal y omo hemos reiterado anteriormente, los contrastes de nuestro oasis.

 

Ever Oasis

 

En el aspecto sonoro, por su parte, encontramos algunas carencias que nos han dejado un tanto fríos, especialmente la falta de doblaje. Sí, quizás estemos demasiado mal acostumbrados a escuchar doblajes en determinados títulos (mejores o peores) pero estoy segura al 100% que el añadir un doblaje al menos para las escenas importantes de la historia hubiese sido un gran acierto, yo, más que nadie, deseaba escuchar la voz de nuestra querida Djinn del agua, Esna, y notar esos cambios de tono que denotaban sus expresiones faciales, en las que encontramos grandes contrastes.

 

En los temas musicales, por su parte, predominan los instrumentos de cuerda, con un claro aire arábigo, que sin dudarlo hará que nos sintamos como auténticos señores de las arenas, que variarán dependiendo de la hora del día y lugar en el que nos encontremos, aunque, por desgracia, estas composiciones no llegan a ser excepcionalmente absorbentes, por lo que, pese a disfrutarlas, no quedarán para el recuerdo. Al igual, los efectos sonoros son bastante aceptables y diversos, contando, por ejemplo, cada arma de Seedling con un sonido distinto al usarse contra enemigos, lo que le da al combate una curiosa melodía dependiendo del equipo que nos acompañe.

 

Ever Oasis cumple, aunque no reluce

Ever Oasis no es la gran revelación que estábamos esperando, pues cuenta con carencias en lo que a narrativa se refiere y algunos fallos que afean su resultado, sin embargo,  es un título del que poder disfrutar sea cual sea tu edad, pues las mecánicas del título lo hacen un juego la mar de entretenido tanto por su vertiente de exploración como de gesión. A su vez, el hermoso diseño tanto de personajes como de escenarios te cautivará, queriendo sumergirte en ese mundo para, simplemente, disfrutar de cada rincón que nos ofrece.

 

Ever Oasis

 

Hemos escrito este análisis gracias a  un código de descarga de Ever Oasis para Nintendo 3DS proporcionado por Nintendo España.

Análisis - Ever Oasis (3DS). Echamos raíces para afrontar el desierto
Ever Oasis te cautivará por sus mecánicas y diseños, propios de las mil y una noches, lo que compensa su pobre evolución narrativa
Historia70%
Jugabilidad80%
Gráficos80%
Sonido70%
Duración75%
Pros
  • Decenas de personajes donde elegir
  • Un entorno detallado y colorido
  • Sistema de juego ágil e intuitivo
Contras
  • Falta de doblaje
  • Escasas opciones de personalización para ciertos personajes
  • Un componente online le hubiera dado mucha vida
75%Nota Final
Puntuación de los lectores: (1 Voto)
100%

2 Respuestas

  1. Mark
    Mark

    Abastecer el Oasis al principio mola. El problema es cuando tienes más de 10 tiendas y, aunque tienes herramientas y las expediciones para poder reponer de forma más cómoda, hay tiendas que piden materiales muy escasos, y en ocasiones resulta algo estresante. Pero no hay diversión sin desafío XD

Hacer Comentario