Crear cuenta
Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Son muchas las entregas que el famoso Kunio-kun lleva ya a sus espaldas, desde aquel Nekketsu Kōha Kunio-kun (publicado en Europa y América con muchos cambios como Renegade, ¿os suena?) lanzado en 1986. A partir de ahí la serie se ha diversificado mucho hasta dar lugar a la más conocida hoy en día: River City. El último título de esta serie publicado en Occidente para 3DS, River City: Knights of Justice, desarrollado por Arc System Works, es el objeto de nuestra atención hoy. ¿Queréis saber si es un buen juego? Coged vuestras armas y conjuros, que antes hay que sumergirse en el mundo de Riverandia.

 

River City: Knights of Justice

 

Un héroe profetizado, un mundo por salvar

River City: Knights of Justice nos presenta a Riverandia, un mundo en el que hace varios años la Torre de Cristal que irradiaba luz a todo el lugar, sucumbió a las fuerzas de la oscuridad. Desesperados por recuperar la luz, los siete reyes de Riverandia se aliaron, liderados por el rey Godric de Leyhollow. No obstante, los dragones hicieron perecer al reino de Leyhollow, y con la aparición del Ejército Imperial, la oscuridad se asentó de manera definitiva en el corazón de los habitantes de Riverandia… hasta ahora, cuando sir Alexander Valford, el héroe profetizado, ha aparecido en el mundo para acabar con el terror que lo domina.

 

La trama principal del juego es un reflejo perfecto de todos los tópicos que aparecen en RPGs clásicos de fantasía, pero no por ello es mala. Sencillamente, puede resultar decepcionante e incluso algo tediosa para aquellos que ya estén versados en el mundillo y conozcan de sobra esos tópicos, pero no es un lastre para el título. Es de destacar que, al menos según la ficha técnica, la historia del juego varía según las decisiones que tomemos a lo largo de la trama… pero los diferentes caminos deben estar bastante ocultos, porque yo solo me he topado con una decisión bastante simple a pesar de haber explorado todo a conciencia.

 

Lo que sí se puede decir en este apartado es que la ambientación medieval está bastante lograda, y le va como anillo al dedo a una trama que, de carecer de dicha ambientación, perdería la mayor parte de su interés. Tanto poblados como bosques o castillos están perfectamente recreados en escenarios en lo que se conoce como 2.5D: escenarios en 2D pero con profundidad. No obstante, los sprites de los personajes parecen directamente sacados de una NES, lo cual en esencia no es negativo, pero sí se espera más trabajo dado el nivel de detalle de los entornos. En conjunto, el apartado gráfico no acaba de casar del todo y podría dar más de sí, pero en ningún momento hace daño a la vista.

 

Lo que sí es muy destacable del título es su música: ambienta a la perfección con melodías entrañables que no se repiten demasiado y no hacen daño a los oídos. Quizá no sea la banda sonora que te suene siempre en la cabeza, pero irremediablemente vuelves a ella para escuchar ciertas piezas.

 

River City Knights of Justice Análisis

 

Algo que sí es fácilmente criticable del juego es su duración. Haciendo muchas de las misiones secundarias que nos planteaban y deteniéndonos mucho a investigar, explorar y hablar con todo el mundo no nos llevó ni 4 horas, por lo que es de esperar que completándolo al 100% dure unas 5-6 horas más o menos. Es un juego muy breve y eso juega en su contra porque, además, no contiene alicientes para ser rejugado más allá de las variaciones en la trama.

 

Esgrima y hechicería: todo vale en Riverandia

Combatir a la oscuridad no es una tarea fácil, y para ello hace falta echar mano de todos los recursos posibles: sean hechizos, bastones o espadas, todo vale. Para combatir, nos desplazamos por los ya mencionados escenarios en 2,5D blandiendo todo tipo de armas que podemos comprar en tiendas, recibir como premio por completar misiones… o robando. River City: Knights of Justice incluye un curioso sistema por el cual, al golpear al enemigo, se le puede caer el arma que porta. Es ese momento en el que tenemos que ir a la ranura correspondiente a la mano desnuda para coger el arma y hacernos con ella… aunque mucho cuidado, puesto que los enemigos no dudarán en hacer lo mismo con nosotros. Es un sistema que me ha parecido muy original, aunque a la hora de la verdad los combates son muy caóticos y a veces no hay tiempo de reacción para robar, pese a que es recomendable intentarlo porque se pueden lograr muy buenas armas. En combate se pueden llevar hasta tres personajes: uno manejado por el jugador y los otros dos por la IA. El control de los personajes es intercambiable mediante el botón R, pero la inteligencia artificial hace un trabajo más que satisfactorio manejando a los personajes restantes que, por cierto, reclutaremos a lo largo de la aventura.

 

En pueblos y ciudades, nos desplazamos lateralmente para hablar con los habitantes o entrar en casas y comercios, aunque entra en escena un aspecto del juego que lo hace bastante tedioso: el movimiento de los personajes es muy lento. En batalla no se nota, pero se hace muy pesado navegar por las ciudades con la parsimonia de Alexander… hasta que por arte de magia descubramos que existe la opción de correr, porque al igual que muchas otras mecánicas (algunas de ellas importantes e interesantes), no existe ningún tipo de indicación sobre su uso o existencia.

 

Hablando de navegación, el mapamundi está compuesto de lugares conectados por caminos, lo cual hace que ir de un lugar a otro sea muy sencillo sin tener que atravesar grandes áreas, pero también presenta un problema: las escaramuzas diseminadas por los caminos. De manera aleatoria, al andar por las conexiones entre áreas, pueden aparecer enemigos en nuestro camino que sirven básicamente para molestar, puesto que no reportan nada positivo (salvo dinero, que se puede conseguir fácilmente mediante las misiones).

 

River City Knights of Justice Análisis

 

Son precisamente estas misiones las que hacen que River City: Knights of Justice sea un juego muy ágil. Sin largos menús que navegar para llegar hasta ellas, simplemente te dan un lugar y un objetivo y allí vas para completarla, recogiendo suculentas recompensas. Es un sistema que da mucha fluidez y ritmo al juego puesto que no hay grandes bloques de texto ni largas escenas que presenciar: siempre hay algo que hacer, o alguien a quien ayudar. Las misiones son bastante variadas y hay muchísimas, por lo que en ese sentido no vais a quedar insatisfechos.

 

Por último, destacar que la dificultad del juego es muy reducida. No es un paseo por el campo, pero en ningún momento plantea un reto, precisamente porque el sistema de combate hace que los enemigos retrocedan lo suficiente como para pegarles sin parar hasta que caen derrotados. Apenas un par de combates ofrecen algo de resistencia, lo cual es una auténtica pena.

 

River City: Knights of Justice – La cruzada de un héroe contra la oscuridad

River City: Knights of Justice supone el regreso de Kunio-Kun a las portátiles occidentales con un estilo más medieval y fantástico, que le sienta como un guante. Arc System Works ha hecho un trabajo satisfactorio y disfrutable a pesar de los numerosos fallos que se encuentran a lo largo del título, y podemos comprobarlo en cualquier lado gracias a nuestras 3DS.

River City Knights of Justice Análisis

Hemos escrito este análisis gracias a un código de descarga de River City: Knights of Justice para Nintendo 3DS proporcionado por Natsume.

Análisis - River City: Knights of Justice (3DS). Kunio-kun regresa a un mundo de fantasía
River City: Knights of Justice hace justicia a Kunio-kun con una novedosa ambientación en un título disfrutable aunque no exento de errores.
Historia70%
Jugabilidad80%
Gráficos65%
Sonido75%
Duración40%
Pros
  • Sistema de misiones muy ágil
  • Buena música
  • Mecánicas originales y divertidas
Contras
  • Las escaramuzas cortan el ritmo
  • Ausencia de tutoriales y explicaciones
  • Los gráficos podrían dar más de sí
65%Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votes)
0%

2 Respuestas

Hacer Comentario