Crear cuenta
Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

La saga Fire Emblem desde luego nos ha dado sorpresas y alegrías estos últimos meses, desde el remake de Fire Emblem Echoes, pasando por Heroes y, por último, con la llegada de la saga a un nuevo género, el musou, donde tenemos que enfrentarnos a cientos y cientos de enemigos a la vez.

 

Fire Emblem Warriors es el nombre que recibe el título que se adentra en este género acompañando a algunos de los personajes más característicos de la saga, y por partida doble además, ya que esta aventura se puede disfrutar tanto en Nintendo Switch como en las versiones New de 2DS y 3DS. Justo ayer podíais leer el análisis de la versión para Switch de manos de uno de nuestros compañeros, y como no íbamos a despreciar al título de New, hoy le toca a esta versión. ¿Cómo rendirá el musou en la portátil de Nintendo?

 

Fire Emblem Warriors – Nintendo Switch Commercial Trailer

Dos gemelos y un destino

La historia de Fire Emblem Warriors en general es bastante plana, sin llegar a emocionar o crear una auténtica respuesta del jugador en cuanto a personajes y relaciones, puesto que, en general, esta no es más que una excusa para poder juntar al mayor número de personajes posibles, sin ningún tipo de acierto, dado que aparecen y se unen a ti sin más. No hay diatribas, no hay auténticas preguntas o dudas de los personajes al respecto de sus nuevos compañeros… es una fe ciega que no casa en absoluto con la personalidad de algunos de ellos, tirando por tierra la concordancia con el resto de juegos. Diréis, ¿pero qué hay de los personajes propios del juego? Bueno, lo cierto es que no se ahonda mucho en ellos, pero tienen una personalidad decente, la arquetipo en lo que se refiere a protagonistas.

 

Pese a ello, el juego sabe mantener el interés, y el motivo de ello es el Modo Crónicas. Este modo, que se nos desbloqueará conforme avancemos en el Modo Historia, nos permitirá poner a prueba nuestras habilidades de muy diversas formas. Podríamos decir que, básicamente, la gracia del juego está en este modo. Este es el que os va a hacer que compréis el juego, por decirlo de algún modo. En él se nos invita a superar diversas fases con distintos objetivos, tales como vencer a un determinado número de enemigos, el no poder usar elementos curativos o sólo poder manejar a personajes con ciertos tipos de arma. A esto le podemos sumar una variación de niveles bastante grande, lo que nos llevará a mejorar a nuestros personajes con ganas para poder superar estas fases.

 

¿Y cómo se mejoran los personajes? Pues sencillo, bastará con obtener elementos suficientes en batalla para poder adquirir las habilidades correspondientes en la tienda de insignias. No es nada fácil lograrlo, y nos llevará a repetir fases una y otra vez para conseguir los objetos necesarios, algunos de los cuáles podremos obtener también con las conversaciones entre personajes, por lo que variar en estos será primordial para así hacerse con todas las mejoras. Sin embargo, encontramos otro pero en esto, y es que estas conversaciones son bastante escasas, es decir, tenemos un elenco de más de 20 personajes a nuestra disposición, y sin embargo las conversaciones sólo se darán entre aquellos que tengan señalado un “A+” en el menú, sí, puede que las conversaciones no sean el punto clave de este juego, pero a todos nos hubiera gustado ver más variedad en estas.

 

Fire Emblem Warriors

 

Entrando ya en materia en lo que se refiere al estilo de juego, y dejando de lado los distintos modos, podemos ver como se fusionan los os mundos (el de Fire Emblem y Warriors) de una manera bastante acertada, exceptuando pequeños detalles. No hay nada que me guste más durante el juego que coger a mi personaje favorito y liarme a espadazos con todo ser viviente para demostrar mi supremacía en el campo de batalla… pero el problema viene cuando me quedo parada en un mismo sitio, puesto que sólo los enemigos “con nombre” en el juego se dignaban a atacarme, el resto se queda a tu lado dando vueltas sin atreverse a tocarte ni un pelo. No sé si llamar a esto fallo gordo o más bien realismo, ya que el mar de cadáveres que mi personaje dejaba seguramente tendría asutado a cualquier ser humano que se interpusiera en mi camino.

 

La cosa es que esto también es aplicable a los personajes de nuestro equipo que no manejemos. Mientras estos estén en la otra punta del mapa no habrá problema alguno, pero en cuanto nos situemos cerca suyo… se quedarán quietos y atacarán cuando decidan que tú ya has hecho suficiente. Sinceramente, en esas ocasiones juntaba a los personajes en vanguardia, era mi forma de reivindicarme y decir “quita, ya lo hago yo, que tú no sabes”. Pero esto son cosas de la saga Warriors, ¿dónde está la esencia Fire Emblem en combate? Tranquilos, que existe, puesto que tenemos el famoso triángulo de armas propio de la saga, con sus fortalezas, debilidades y toda la parafernalia. Sinceramente, me encanta, el acercarme a un espadachín que había estado dando por saco a mi hachero y ensartarlo en mi lanza cual aceituna es una sensación indescriptible.

 

Esto a su vez se ve mejorado por los personajes tan característicos de la franquicia. Pero siempre hay un pero, y este es bastante notable por desgracia, y es el hecho de que haya tan  poca variedad en lo que se refiere a clases de armas y personajes. Me explico, tenemos a un montón de espadachines, pero un montón, mientras que vemos como arqueros o lanceros cuentan con apenas dos o tres personajes. Es una desigualdad bastante grande, más aún cuando el triángulo de armas ayuda a que puedas vencer a tu enemigo antes y tu resistencia frente al mismo. Aunque eso no es lo peor, por desgracia, ya que muchos de ellos cuentan con movimientos clónicos. Puedo entender que, por ejemplo, Sakura y Takumi sean familia y realicen movimientos parecidos, pero es que no hay ninguna variante, lo que nos deja con la gran mayoría de usuarios de arco cuya única diferencia es la apariencia y la variabilidad de alguna estadística. En mi caso, desde ya os digo que Takumi se queda en el rincón de pensar.

 

Estos no son los únicos elementos, ya que el temible modo clásico y modo novato hacen acto de aparición en el juego para aparecer en las peores pesadillas de aquellos valientes que se aventuren en el primero. Y es que este implica que, al caer una de nuestras unidades en batalla, no las podremos volver a utilizar hasta obtener ciertos elementos raros y una cantidad desorbitada de dinero. Más os vale andaros con cuidado.

 

El arte de la guerra plenamente representado

Si comparamos el juego gráficamente con la versión de Switch, obviamente la de New va a salir perdiendo, pero si lo enfocamos como título ajeno al otro, lo cierto es que cumple con lo necesario para verse de manera adecuada en la portátil de Nintendo. Donde destaca especialmente el trabajo y mimo de los desarrolladores no es en otro lugar más que en las cinemáticas.

 

Cada una de ellas me parece un “tesorito” entre lo que podemos encontrar en New, al menos en lo que se refiere al diseño y modelado de personajes y su vestimenta, ya que el entorno se ve algo desmejorado, y aunque hay algún que otro problema con ciertos elementos físicos en estas (pelo que se introduce en armaduras y desaparece, por ejemplo) vuelvo a repetir que las facciones de los personajes es ciertamente bueno, sin poder evitar mencionar, de forma personal, a la pequeña Elise, una auténtica monada en todos los sentidos.

 

Fire Emblem Warriors

 

Sin embargo, a la hora de entrar en los combates llegan los problemas. Sí, sé que es un título grande que debido al número de personajes en pantalla cueste mucho mover el título, de igual forma que pasó con Hyrule Warriors por ejemplo, pero lo cierto es que da un bajón curioso en cuanto a calidad. Podemos ver a nuestros personajes bien formados, con todos sus detalles, pero se notan ciertos elementos, como brazos excesivamente planos, o extremidades que se doblan en posiciones raras en el caso de los caballos que nos hacen pensar que el pobre animal o bien no tiene huesos o que está hueco y se mueve con magia.

 

En el sonido sí que estoy bastante contenta con el resultado mostrado en Fire Emblem Warriors, ya que cada pieza sabía darle el toque adecuado a cada situación, además de poder disfrutar de ellas tranquilamente desde el menú y no perdernos así detalle de cada acorde. A esto podemos sumarle el doblaje el cuál respeta a los actores de voz de aquellos que ya pudimos oír en su momento. ¿Lo mejor?, pues que para aquellos que gusten de las versiones niponas podrán contar con ellas en un DLC del que os dimos información hace unos días. En mi caso sólo he podido probarlo en inglés, y no desmerece en absoluto.

 

Puede que ante todo esto digáis “bueno, es básicamente todo lo que hemos visto en Switch, ¿qué usos de New tiene el juego?”. Pues lo cierto es que… pocos. Fire Emblem Warriors no usa la función 3D, y el uso de la táctil es meramente anecdótico, dado que como mucho podéis usarlo para cambiar de personaje en batalla… y no para comandar órdenes, cosa que me parecía bastante pesado, dado que para ello tenía que desplazarme con la cruceta por el mapeado cuando estaba en pausa y seleccionar a la unidad, para a continuación moverme nuevamente por el mapa hasta encontrar el punto exacto. Esto hubiera sido un millón de veces más cómodo y accesible con el uso de la táctil. ¿Que quieres mandar a tal personaje a derrotar al general de la otra punta del mapa? Pues pinchas y haces una línea hasta él, no podría ser más fácil.

 

Conclusión

Si os tengo que ser sincera, los musou no son un género a los que les haya dedicado mucho tiempo más allá de un par de Dinastiy Warriors para PS2 y PS3 e Hyrule Warriors. Y sin embargo, me he divertido enormemente con este juego. Sí, no podéis esperar que os enganche por la historia, y rompe muchísimo con las personalidades de los personajes, a la par que se queda un poco atrás con lo que ofrecen otros musous, sin embargo, el título sabe entretener y darles una nueva vida a los personajes de la franquicia. Al fin y al cabo, estamos hablando de títulos donde la guerra es el principal eje de los mismos, y aunque falla en numerosos aspectos y nos hace pensar que el juego podía haber dado mucho más de sí, si sois amantes del género y de Fire Emblem muy posiblemente sepa copar vuestras expectativas.

 

 

Análisis realizado con un código de descarga del videojuego cedido por Nintendo España.

Análisis - Fire Emblem Warriors (New 3DS). Mucho espontáneo en Aytolis
Un título que se queda un tanto corto entre los grandes del género, que sin embargo gustará a todos los fans de Fire Emblem que quieran ver a sus personajes desde otra perspectiva
Historia40%
Jugabilidad75%
Gráficos65%
Sonido80%
Duración75%
Pros
  • El modo crónicas, la verdadera salsa del juego
  • Los guiños a eventos de los juegos de origen que encantarán a los amantes de la saga
  • Owain. En serio. Y la música. Pero Owain antes
Contras
  • Personajes clónicos que no nos aportan variedad más allá que en el aspecto
  • La historia no llega a cuajar
  • No aprovecha los recursos de 3DS
67%Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votes)
0%

Una Respuesta

Hacer Comentario