Regístrate

Se enviará la contraseña a tu correo electrónico.

Ni Satán, ni la Muerte han podido con Isaac. Quizás por eso harto de hacer frente a toda una retaila de enemigos bíblicos el bebé llorón quiere darse de tortas y jugar a juegos de puzzles con otros personajes famosos. Pero algún día tendrá que volver al sótano de su casa, como muy tarde a lo largo de este año cuando salgan las dos últimas actualizaciones gratuitas de The Binding of Isaac Afterbirth +. Pero, ¿qué pasará después?

 

Puede que veamos una secuela de The Binding of Isaac en un futuro

 

El padre de Super Meat Boy llevando una camiseta de su hijo con orgullo

 

Polygon ha podido realizarle una entrevista la mar de interesante a Edmund McMillen, co-creador de Super Meat Boy y padre de Isaac, sobre el pasado, presente y futuro de The Binding of Isaac. Si eres fan de la obra de McMillen te recomiendo que leas la entrevista entera aquí, pero hoy queremos quedarnos con las declaraciones que hace Edmund acerca del futuro de la “franquicia”.

 

“Un día, me gustaría hacer una secuela de The Binding of Isaac. Hay ciertos elementos del diseño del juego que me gustaría mantener para una secuela. Porque no quiero introducir un montón de mecánicas nuevas. Tendría que reescribir el juego, eso lo cambiará todo. Quiero hacer cosas abstractas con la forma de contar las historias de un personaje. Tan solo algunos temas. Quiero que el jugador juegue con un esqueleto, cuya alma está encadenada al cuerpo, y decir con eso más cosas que en una cinemática. Es como una manera divertida de decir ” el cuerpo de Isaac aún existe y su alma no lo puede abandonar porque no ha sido enterrado en suelo sagrado. Su alma está atrapada.” Esto abre una una nueva forma de contar historias, diferentes caminos por los que avanzar. Ahí es donde quiero llegar en el futuro.”

 

Este personaje esqueleto con un alma atada es The Forgotten, el nuevo personaje jugable añadido con la última actualización de Afterbirth + en Steam, que llegará a Nintendo Switch a lo largo de este año. El personaje en cuestión se trata de un esqueleto que ataca agitando una tibia devolviendo los proyectiles enemigos. La otra gran particularidad del personaje es, en efecto, separar el alma de su cuerpo para poder disparar lágrimas con normalidad.

 

Las etapas de la decadencia — de Blue Baby a The Lost, de ahí a The Keeper y finalmente a The Forgotten — todo es parte de una historia que intento contar a través de los personajes y los temas. ¿A dónde quiero llegar? ¿Cuanto más quiero seguir con esto y cuanto estoy dispuesto a guardarme para algo más grande en el futuro?”

 

 

Habrá que esperar para ver en que culminan las ideas que tiene Edmund McMillen con el paso del tiempo. De momento podemos conformarnos con The Legend of Bum-bo, la precuela de The Binding of Isaac que cambia por completo de género para convertirse en un juego de puzles. Seguro que Bum-bo nos explicará más secretos de este loco e intrigante universo cuando salga en Switch el año que viene.

Fuente

Hacer Comentario