Ayuda a NextN comprando en Amazon
Super Weekend Mode

Análisis – Super Weekend Mode (Nintendo Switch). Your princess is in another game

¡Princesa al ataque!

Super Weekend Mode
Fecha de lanzamiento
12 abril, 2019
NÚMERO DE JUGADORES
1
IDIOMAS
Español, inglés, francés, etc.
TAMAÑO
135,27 MB
Nuestra puntuación
56%
Ratalaika Games es un estudio de desarrollo indie nacional que atesora, a pesar de la corta edad de muchos de sus miembros, un sentir 100% clásico y arcade. Afincados en León, decidieron dar el salto de los dispositivos móviles (entorno que entienden saturado) a ordenadores y consolas. Su alto volumen de publicaciones hace que sean uno de los estudios más prolíficos del territorio patrio, con un catálogo de juegos, de marcado estilo retro y jugabilidad directa y sencilla, que abrumaría a cualquiera. En esta ocasión, nos toca analizar uno de sus últimos lanzamientos, Super Weekend Mode. Título creado por el desarrollador, afincado en Londres, Tashan Davis (Pixelteriyaki) y que, tras su paso el pasado año por PC, nos presenta, una vez más, un arcade bastante accesible que promete diversión y frenetismo a raudales. ¿Cumplirá sus expectativas?, ¡dentro análisis!

 

 

Una princesa en apuros que NO necesita ser salvada

Super Weekend Mode es una de esas propuestas honestas tanto en su diseño, como en su concepto y ejecución. Un título que en ningún momento trata de inventar fórmulas mágicas ni reinventar las ya existentes. Desde el primer minuto de juego quedan claras tanto sus virtudes como sus defectos. Por cierto, quien espere encontrar aquí una princesa en apuros con la extraña necesidad de ser besada por un sapo o rescatada a tirones de pelo de una torre está muy equivocado…

 

Una simple persecución a través de laberintos de desesperación. Eres una princesa y ese tipo se ha llevado tus cosas. Probablemente deberías recuperarlas…

 

Así es como define su propio creador este título, y es que, se mire como se mire, que te roben no es plato del gusto de nadie, y menos de toda una princesa. ¿Nuestra misión? Recuperar nuestras posesiones y darle una lección a ese tiparraco. Como suele decirse, «al hombre pobre, no le salen ladrones». La premisa de este juego es tan sencilla como su planteamiento a nivel jugable y narrativo. No obstante, y conviene hacer hincapié en este punto, resulta altamente recomendable echarle un vistazo al tutorial antes de comenzar la partida, no porque la propuesta sea compleja, todo lo contrario, sino porque desconcertante lo es un rato.

 

Aunque la premisa/mecánica de Super Weekend Mode es muy simple, pasaros por el tutorial si no queréis que os explote la cabeza

 

Tenemos la princesa, tenemos los apuros, pero no necesitamos, como ya hemos mencionado anteriormente, ningún príncipe que venga a rescatarnos. Esto hace que nos encontremos ante un juego que si bien pretende lanzar un sentido guiño a los clásicos de las recreativas, omite algunos de los clichés típicos de los títulos de aquella época dorada, algo que, aunque pueda resultar anecdótico, resulta de agradecer.

 

Dispara, atrapa, esquiva y atiza

Lo que hace que Super Weekend Mode sea tan accesible, al menos en un primer momento, es el hecho de necesitar solo 3 botones para completar la aventura. Cifra que, incluso, puede reducirse a dos si marcamos el disparo automático. Contamos con dos plataformas base (al más puro estilo recreativa de los 80), cuyo manejo se realiza de forma independiente con cada uno de los botones que les asignemos. Hablamos de un movimiento limitado, de izquierda a derecha o viceversa. Dichas plataformas resultan imprescindibles para destruir al malo de turno situado en la parte superior de la pantalla. Además, sin que esto suene a nada complicado en su concepto pero sí exigente en su ejecución, debemos recoger corazones para que la pantalla no tienda a encogerse, esquivar determinados objetos y golpear lateralmente a otros (lo siento por los amantes de los conejos) si no queremos acabar con todas nuestras vidas y tener que comenzar desde el principio nuestra alocada partida.

 

Como ya hemos comentado unas líneas más atrás, nos encontramos ante una premisa jugable realmente simple, pero no por ello menos exigente. Los inicios son sencillos, como en muchos otros títulos de Ratalaika, pero una vez se nos presenta la mecánica del título, la cosa se complica, exigiendo experiencia y nervios de acero. Lograr hacernos con los patrones de movimiento de los objetos que caen y atesorar unos reflejos de acero frente a sus distintos niveles de velocidad, resultan dos elementos fundamentales si queremos llevar la aventura a buen puerto. Y sí, como sospecháis, toca morir unas cuantas veces.

 

Super Weekend Mode

 

Dicho esto, resulta conveniente resaltar que nos encontramos con 9 niveles en total, con una curva de dificultad que se dispara a una velocidad vertiginosa a partir del tercero. Disparar al malo, recoger corazones, esquivar objetos cuyo patrón de movimiento oscila continuamente y golpear lateralmente. Podemos decir que la propuesta que nos trae este título es tan simple como absorbente/exigente.

 

Una vez puestos los puntos sobre las íes, al menos en cuanto a jugabilidad se refiere, nos encontramos algunas opciones que resultan imprescindibles destacar. Contamos con tres modos de dificultad diferentes (a mayor dificultad más puntos obtenemos), cuya curva de dificultad sigue disparándose a partir del tercer nivel y la posibilidad de activar el autodisparo (reduciendo la botonera útil a tan solo dos botones). Por otro lado, nuestra princesa cuenta con una variedad de conjuntos/skins que aportan diferentes propiedades, que pasan desde vidas extra hasta movimientos más rápidos. Esto último pudiera parecer que aporta cierta profundidad, pero en la práctica nos hemos visto abocados a escoger el atuendo que aporta más vidas, por aquello de alargar nuestra partida.

 

Al comenzar la partida podemos elegir atuendo, y al finalizar cada nivel obtenemos bonificaciones en función de dicha vestimenta

 

No os vamos a engañar, Super Weekend Mode es un título extremadamente corto que puede ser completado en 40 o 50 minutos, pero no es menos cierto afirmar que todo ello va a depender de lo diestro que os sintáis a los mandos de esta peculiar aventura. La muerte va a ser un compañero inseparable durante todo el trayecto, pero ese carácter intenso y fugaz, con todos sus defectos y todas sus virtudes, va a lograr mantenernos enganchados hasta el final.

 

Es hora de detenerse en su apartado gráfico y sonoro. En una palabra: retro. Visualmente se nos presentan unos gráficos pixelados al más puro estilo 8-Bits, tan de moda en territorio indie, con una paleta de colores resultona que logra cumplir su objetivo. En lo relativo a su aspecto sonoro, podemos decir que cuenta con melodías con sabor a píxel que casan con el ritmo de juego. Eso sí, se trata de tonos machacones que, por defecto, se nos presentan con un volumen demasiado elevado, que recomendamos bajar desde un primer momento en el menú de opciones si no queremos tener problemas auditivos. Por su parte, los tiempos de carga, aunque no resultan desesperantes, sí se antojan demasiado extensos para el tipo de juego ante el que nos encontramos.

 

 

Super Wekeend Mode – ¡Enciendan las recreativas!

Ratalaika nos presenta con Super Wekeend Mode una curiosa propuesta tan bizarra como su propio nombre. Su jugabilidad directa y sencilla esconde tras de sí un título tan intenso como fugaz y una desproporcionada curva de dificultad que logra que nos desesperemos demasiado pronto. Nos encontramos con un juego no apto para quienes esperen, más allá de su homenaje a las recreativas clásicas, una experiencia profunda y extensa, pero que puede agradar a quienes busquen echar unas partidas rápidas al más puro estilo arcade de los años 80. Es más, probablemente, si este título hubiera sido lanzado en dicha época, estaríamos hablando de todo un exitazo, abierto a un público mucho más amplio. En definitiva, finalizamos este análisis con los cuatro pilares fundamentales que pueden hacer que os decantéis, o no, por este juego: simple, fugaz, intenso y raro.

 

Super Weekend Mode

Hemos analizado Super Weekend Mode para Nintendo Switch gracias a un código de descarga proporcionado por Ratalaika.

Your princess is in another game
Super Weekend Mode es una aventura arcade que homenajea a las recreativas clásicas de los 80. Una propuesta simple y frenética cuya mecánica jugable queda empañada por una curva de dificultad rota, su escasa duración y una puesta en escena realmente estrambótica.
PROS
Su aire retro. Se mascan los 8-bits
Engancha
Una propuesta simple y, a priori, accesible...
CONTRAS
... cuya curva de dificultad se dispara y rompe en los primeros compases
Muy corto
Los atuendos no logran aportar profundidad al título
56
Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed
Más artículos
Análisis de Cadence of Hyrule – Nintendo Switch. Zelda parece, Crypt of the Necrodancer es