Dragon's Dogma

La adaptación al anime de Dragon’s Dogma estrena su primer tráiler. El 17 de septiembre podremos ver el resultado final en Netflix

Ethan corazón de dragón

Tras casi un año y medio desde su primer anuncio por fin tenemos ante nosotros el primer tráiler de la adaptación a anime CGI de Dragon’s Dogma, el no tan conocido como debería y amado por los fans título de Capcom. ¿Lo vemos y luego comentamos que tal?

 

Este es el tráiler de la adaptación animada de Dragon’s Dogma para Netflix

 

Vaya por delante que todo este comentario es una opinión personal como fan del juego y para nada objetiva. Comencemos por el elefante en la habitación: la calidad del CGI. Por desgracia a día de hoy son pocos los animes CGI que han logrado que su calidad de animación se aproxime un mínimo a la animación tradicional y, aunque está a años luz de casos como Berserk, Dragon’s Dogma se une a esa lista de «está bien para ser CGI, pero no llega». La animación de fondos y humanos muchas veces está a la altura, a pesar de que sigan faltando fotogramas, pero los monstruos parecen que están hechos con una técnica distinta y destacan para mal.

 

En cuanto a la historia hay elementos que ya nos suenan del juego como el dragón que resucita cada 100 años, le roba el corazón a un humano y este se convierte en el Arisen, un humano capaz de invocar a peones (en este caso una arquera maga llamada Hannah) y que deberá poner fin al dragón. O morir en el intento. Lo que no cuadra tanto con el juego original es esa premisa que ya avanzaron la última vez de tener que vencer a los siete pecados capitales e ir perdiendo humanidad en el proceso, cuyos resultados se pueden ver en la parte final del video.

 

Quedan aún muchas dudas por resolver como por ejemplo si ese dragón es Grigori, si la acción ocurre en Soren o siquiera si es el mismo ciclo que el que pudimos jugar en el juego allá en 2012 o más recientemente en Nintendo Switch. Pero para obtener una respuesta tan solo podremos esperar al 17 de septiembre. Por suerte falta poco.

 

Fuente