Ministry of Broadcast

Análisis Ministry of Broadcast – Nintendo Switch. La madre patria siempre está vigilante

Ministry of Broadcast
Fecha de lanzamiento
4 septiembre, 2020
Número de Jugadores
1
Idiomas
Español, inglés, italiano, etc.
Tamaño de la Descarga
2058,00 MB
Nuestra puntuación
90

¿Alguna vez os habéis sentido observados? como si todo aquello que estáis realizando es monitorizado por alguna clase de ente o sociedad que se dedica a analizar dichos datos o sencillamente entretenerse gracias a nuestras miserias. Algo así es lo que vive el protagonista de Ministry of Broadcast, el juego que analizamos el día de hoy y que se encuentra muy influenciado por la aclamada novela de George Orwell, 1984. ¿Tiene sentido algo de lo que hacemos? ¿Es posible llegar al final de toda esta puesta en escena? ¿Conseguiremos nuestro objetivo? Esta y otras preguntas sacudirán nuestra mente y la del protagonista de este juego. Así que vamos a descubrir si Ministry of Broadcast realmente llega a profundizar en estos temas, así como otros, o si sólo se queda en un juego pretencioso que intenta ser algo más de lo que es.

 

 

El programa más querido del país (o eso dicen)

Nuestra historia inicia en un país cuyo nombre desconocemos y se encuentra separado por un extenso muro. Pese a que nadie parece saber para qué se ha construido exactamente dicho mucho ni el motivo por el cual parece haber aparecido de un día para otro, a ti te interesa cruzarlo. No se trata de un capricho o un intento estúpido de ser un héroe, se trata de una barrera que te separa de tu familia; una barrera que deseamos superar a cualquier precio. Asumimos que cruzar el muro de la forma convencional supone una condena a muerte, así que nuestra única salida es participar en «El Show del Muro», un programa de tele-realidad que está organizado por el Régimen y que pone a competir a diversos participantes por la oportunidad de cruzarlo. El show como tal no parece tener demasiado sentido, pues nadie compite a muerte y los personajes cuentan con una serie de roles y normas que se van intercambiando o actualizando constantemente.

 

¿Qué es lo que está pasando aquí? Esa es una pregunta que en un principio parece no venir demasiado a cuento, pero que poco a poco todo comienza a ser más sospechoso, y lo que en principio era una pregunta no muy importante, se irá convirtiendo en una obsesión para nosotros. Descubrir la verdad tras toda esta aparente pantomima estaría bien, pero el objetivo principal sigue siendo el mismo, reunirnos con nuestra familia.

 

Ministry of Broadcast

 

A nivel de mecánicas, Ministry of Broadcast no ofrece nada realmente novedoso o que pueda suponer una revolución. Nos movemos por escenarios en 2D y para seguir adelante hay que superar diversos obstáculos saltando, empujando una caja o utilizando nuestro ingenio. Y es la mezcla de este último detalle, el de «usar nuestro ingenio» con los diálogos, lo que logra que el juego cobre una nueva dimensión y no se sienta como uno más del montón pese a que el camino ya está predispuesto en un 90%. «Ser ingeniosos» implica usar a otros jugadores o echar a perder las vidas de otros en nuestro beneficio. Lo que sea con tal de seguir adelante, y el juego no pierde la oportunidad de recordarnos o mostrarnos que una acción ha tenido consecuencias. Estos recordatorios, por lo general, son mostrados a través de conversaciones, pero también los podemos encontrar como detalles sutiles que hemos de descubrir o interpretar nosotros mismos.

 

Ministry of Broadcast

El sentido del humor del juego es sutil, inteligente y, en muchas ocasiones, bastante macabro. Hay una gran cantidad de cosas que no se dicen o no se muestran a primera vista, pero que son capaces de darnos muchas más pistas sobre la historia del juego que una conversación de 10 minutos. La narrativa se encuentra bien construida y hay muchos giros que pueden parecer sencillos, pero son impecables. Por desgracia para algunos y fortuna para otros, es necesario completar más de una partida para obtener una visión Ministry of Broadcast en todo su esplendor y disfrutar de los diversos finales que ofrece.

 

Todos los elementos antes mencionados, pese a no parecer gran cosa por separado, se han unido de forma magistral para dar lugar a algo complejo y oscuro, pero que al mismo tiempo es fascinante e hipnotizante, pues siempre quieres saber qué será lo siguiente o el rumbo que tomarán las cosas. Sí, el inicio es un poco lento y en muchas ocasiones caes en un «ensayo y error» constante, pero no es algo que llegue a echar a perder la experiencia (al menos no para la gran mayoría. Si no tienes paciencia quizá sea algo más complicado).

 

Ministry of Broadcast

Estilo a juego

Visualmente, Ministry of Broadcast nos presenta un estilo pixelart que, por desgracia, no queda muy bien parado en las capturas de pantalla, pero que visto en movimiento es maravilloso y bien detallado dentro de lo que este estilo permite. Los escenarios, que bien podrían haber sido repetitivos, se convierten en algo único gracias al uso de pequeños detalles en sus fondos o sus personajes. Si a esto le sumamos el hecho de estar completamente traducido al español, encontramos un juego que, pese a contarnos una historia bastante oscura, sabe ser hermoso.

 

En lo que al sonido respecta, encontramos un juego que si bien tiene una banda sonora bastante buena, recurre más al uso de efectos de sonido para crear ambiente. No existen diálogos sonoros, así notamos desde un principio cómo es que todo el peso recae en dicho apartado. Y no, la ausencia de voces no es algo que se echen en falta, y me arriesgaría a decir que la experiencia no sería igual con ellas. Para terminar, el rendimiento del juego es bastante notable y aunque no hay grandes diferencias entre el modo portátil y el sobremesa, recomiendo encarecidamente disfrutar de este título en el modo portátil.

 

Ministry of Broadcast – Un juego que no pierde ritmo

Pese a que un primer vistazo nos puede mostrar un juego en el que sólo hay que ir pegando saltos y empujando cajas, Ministry of Broadcast es mucho más que eso. Es un juego que sabe mezclar recursos que, por separado, no podrían destacar para crear una historia bien atada y en la que incluso los detalles más absurdos terminan cobrando sentido. La distopía de la que formamos parte puede llegar a parecernos exagerada o ridícula, pero tras pensar un poco terminas dándote cuenta de que no se aleja tanto del mundo en el que vivimos.

 

Si estás deseando hacerte con el juego, lo encontrarás en la Nintendo eShop de Nintendo Switch, aunque si eres un amante del coleccionismo, deseas hacer un regalo o tener Ministry of Broadcast en tu estantería, Meridiem Games se encarga de publicar dos versiones del juego en formato físico para toda España. No quiero que esto parezca un acto de publicidad, pero creo que este juego se merece estar en la estantería de cualquier amante de las buenas historias o los videojuegos en general.

 

Hemos analizado Ministry of Broadcast gracias a una copia digital cedida por Meridiem Games. Versión analizada: 1.0.1

Ministry of Broadcast
Un juego que no pierde ritmo
Ministry of Broadcast es mucho más que un juego inspirado en una novela. Es todo un conjunto de elementos que logran crear una narrativa oscura y depresiva que no siempre reconocerás a simple vista.
PROS
A nivel narrativo es una auténtica maravilla
Un apartado visual que funciona bastante bien
Ofrece rejugabilidad al presentarnos finales ocultos
CONTRAS
Un inicio un poco lento que podría desanimar a más de uno
Puede llegar a ser muy frustrante debido a que se basa en el ensayo y error
90