Super Mario Animal Crossing

[OPINIÓN] Las actualizaciones de Animal Crossing y la impaciencia de los jugadores. ¿Tiene razón de ser?

Lento, pero ¿seguro?

Ha pasado ya más de un año y cuatro meses desde que Animal Crossing: New Horizons irrumpió en las Nintendo Switch de millones de personas que necesitaban ese título como agua de mayo debido a las terribles circunstancias que nos tocó vivir a nivel mundial. Desde entonces, han corrido ríos de tinta acerca de la importancia del aterrizaje del título para la salud mental de los confinados y su repercusión social en el mundo de los videojuegos, con tiempo incluso para ganar el The Game Awards en la categoría de Mejor Juego Familiar, siendo nominado incluso a Juego del Año (y siéndolo de manera indiscutible en los corazones de los que salvaron literalmente su cordura terraformando allá por la primavera de 2020). Pero no todo son luces, y cada vez son más las voces que afirman que las actualizaciones de Animal Crossing están, desde hace una temporada, muy por debajo de las expectativas.

 

Las actualizaciones de Animal Crossing: crónica de una ansiosa espera

Mientras escribo estas líneas, la actualización 1.11 ya puede ser descargada y disfrutada en nuestras Nintendo Switch. Un número muy alto que deja claro que la cantidad de actualizaciones que ha recibido el juego no es para nada despreciable. Lo que se está poniendo en tela de juicio no es eso, sino la escasez de contenido que traen las últimas actualizaciones que hemos recibido en nuestras islas. Desde que el juego cumplió un año y siguió su curso natural de eventos, repitiendo los que ya habíamos jugado el año anterior, a muchos jugadores se les queda corto el contenido, que no va más allá de incluir una serie de objetos de temporada o de evento que se pueden contar con los dedos de una mano en cada actualización.

 

Habiéndose cumplido el primer aniversario del juego, y tras la ausencia absoluta de noticias sobre actualizaciones de Animal Crossing durante el E3 de 2021, muchos miembros de la comunidad de jugadores del título han comenzado a impacientarse, y en las redes sociales se ha desatado una suerte de civil war. A un lado del tablero se sitúan los jugadores que piden, incluso reclaman, que las actualizaciones tengan mucho más contenido, afirmando que la trayectoria del juego es decepcionante y que lo están matando. Al otro lado están los que consideran que tales afirmaciones son tremendamente exageradas, que el fandom se está pasando de impaciente y que no es lógico esperar grandes añadidos de contenido de manera constante. Así las cosas, merece la pena intentar detenerse a mirar las cosas con perspectiva. Porque hay opiniones y argumentos para todos los gustos, y en ambas opiniones hay un poso de razón y lógica.

 

Las voces críticas: «están matando a New Horizons»

Esta frase fue reproducida de distintas maneras tras el E3 de Nintendo de 2021, repleto de contenido pero ausente de novedades en el Plan de Asentamiento en Islas Desiertas. Muchos esperábamos, incluso dábamos por hecho, que el aniversario del juego sería celebrado con una gran actualización repleta de contenido nuevo… Pero, en la realidad, esa expectativa se tradujo en la colaboración con Sanrio. Desde entonces, Coti nos ha vuelto a visitar, hemos buscado a Fran de nuevo, hemos recorrido otra vez el museo y hemos hecho más fotos de boda para Al y Paca, y ahora disfrutaremos una vez más de los fuegos artificiales. Pero ya está. Todo es igual que el año pasado, salvo por un par de objetos nuevos. Y eso no es suficiente. No en un juego que sólo ha necesitado un año para colocarse como el segundo título más vendido de Nintendo Switch, sólo por detrás del incombustible Mario Kart 8 Deluxe.

 

Los desarrolladores de New Horizons están fallando en su promesa de mantener el título actualizado con contenido nuevo durante dos o tres años. Hay que matizar esto: hay actualizaciones, pero son de risa y traen muy poca cosa como para ser siquiera consideradas como tales. No hay nada nuevo que hacer desde hace meses, la única forma de seguir jugando es destruir y reconstruir una y otra vez, y muchos nos hemos acabado aburriendo, por lo que hemos dejado de lado el juego, manteniendo aún una vana y vaga esperanza de que una nueva gran actualización de Animal Crossing nos haga regresar a nuestra isla.

 

Nintendo puede dar más. Puede y debe, porque es una empresa con presupuesto y recursos de sobra para hacer más de lo que está haciendo con el que ha sido su gran buque insignia y candidato al GOTY en el año 2020. Un juego con tanto éxito y tantos jugadores merece mucho más mimo, sobre todo porque la comparación con New Leaf está empezando a pasarle factura. Hay menos personajes, menos cosas que hacer, y no es de recibo que un título de 3DS de 2013 tenga más contenido y más posibilidades que el segundo juego más vendido de la consola que ha vuelto a poner a Nintendo en el mapa de todos los jugadores e incluso de muchas compañías desarrolladoras. Una imagen de marca de esa magnitud merece mucho mejor trato que el que está recibiendo New Horizons… Especialmente porque, si se compara este título con otros contemporáneos de su género, empieza a quedarse muy corto.

 

Mis diseños profesionales +

 

Las voces de la calma: la impaciencia es contracultural

En la otra cara de la moneda está la perspectiva de la paciencia y de la relajación. Porque, ¿qué es Animal Crossing si no? El propio concepto del juego está hecho para disfrutarlo poco a poco. No es un título que abogue por las prisas, sino por la calma y la rutina. Ya sea decorar la isla, reformarla, relacionarse con los vecinos o coleccionar objetos, hay muchas formas de seguir aprovechando los recursos que New Horizons pone a nuestra disposición, incluso cuando ya hemos conseguido completar nuestras colecciones museísticas. Pensar en echarle varias horas diarias durante años es esperar demasiado. Aunque sea cierto que el contenido es menor que el de sus predecesores en cuanto a NPCs y eventos, sigue siendo el Animal Crossing con mayor mapa, más fósiles, más bichos, más peces, más obras de arte, más muebles, más espacio en el trastero, más vecinos disponibles, más canciones de Totakeke, más capacidad para multijugador y  más huecos para diseños. Es decir, que en cuanto a contenido sigue siendo el Animal Crossing más grande jamás visto. Simplemente, algunos hemos quemado su contenido muy rápido.

 

Es injusto decir que las actualizaciones de Animal Crossing están «matando el juego». Especialmente, porque no se está juzgando con perspectiva. La mayoría de los que consideramos que nos falta contenido en el juego somos de los que lo tenemos desde el primer día, y lo normal es que muchos de nosotros hayamos jugado al menos 300 horas. Por ponerlo en perspectiva, esto es casi el doble de lo que necesita alguien que quiera completar The Legend of Zelda: Breath of the Wild con un porcentaje del 100%. ¿Es realmente justo acusar de falta de contenido a un título que te garantiza el doble de horas de diversión que el, para muchos, mejor título de su plataforma, y un año entero de novedades, antes de comenzar a aburrirte? Con esas horas jugadas, puede considerarse que New Horizons está más que amortizado. El problema está en la expectativa, que es completamente irreal.

 

Los desarrolladores, de hecho, no «prometieron» actualizar el juego durante dos o tres años. Sólo afirmaban que esperaban hacerlo posible. Y, al parecer, están en ello. La propia Nintendo, en respuesta a las críticas, ha afirmado que están trabajando en ello y han dado gracias a la comunidad por la paciencia. Porque en un juego que trata sobre la paciencia y la calma, esperar lo contrario es casi contracultural. Si introdujeran más contenido de golpe (y ya hemos comentado que contenido, así en bruto, no es que falte) los mismos jugadores que nos estamos quejando lo quemaríamos en cuestión de días y tardaríamos semanas en volver a exigir más. Es un signo de los tiempos que corren, de la sociedad tan acostumbrada al estímulo continuo en la que vivimos, pero no es coherente en relación a las actualizaciones de Animal Crossing, ni siquiera al título en sí. Menos aún, si tenemos en cuenta que hablamos de un juego que fue retrasado para no sobrepresionar a sus trabajadores. La rapidez en el desarrollo de videojuegos, en demasiadas ocasiones, se consigue a través de la explotación laboral. Y los jugadores necesitamos aprender eso y no poner nuestra impaciencia por delante de un desarrollo de videojuegos sano y justo para los que trabajan en él. Si los desarrolladores mantienen sus derechos, todos salimos ganando.

 

Nos pesa, además, la nostalgia de lo que supuso New Horizons durante los meses en los que muchos de nosotros estuvimos confinados. En esos momentos, sesiones de horas y horas decorando nuestra isla o visitando las de nuestros amigos fueron un inigualable salvavidas para nuestra salud mental. En nuestro subconsciente hay un grato recuerdo de esos momentos en los que nos salvábamos de los terrores del mundo real, y seguimos teniendo la esperanza de que las actualizaciones de Animal Crossing nos vuelvan a traer esa sensación. Pero, toco madera por el bien de la raza humana, esa época no va a volver. Las futuras actualizaciones nos descubrirán nuevas formas de disfrutar de nuestra isla, pero serán formas totalmente diferentes. Y tendremos que avanzar junto al juego, sin esperar grandes bombas de contenido que nos mantengan pegados a la pantalla durante días enteros, como en marzo y abril de 2020. Pedir tanto es pedir demasiado, porque Animal Crossing es eso, y siempre lo ha sido. De hecho, New Leaf tardó 4 años en recibir una gran actualización. Todavía tenemos tiempo por delante para sorprendernos.

 

Actualizaciones de Animal Crossing: Expectativas vs realidad

He de confesar que, personalmente, me he encontrado muchas veces entre ese grupo de gente que ve indignante el «abandono» que está sufriendo New Horizons. He tenido que alejarme un poco y mirar las cosas con más perspectiva para poder comprender los argumentos de los que no estaban de acuerdo conmigo (una práctica muy saludable y que debería efectuar más a menudo). Y a día de hoy, todavía me debato entre la frustración de no ver más contenido en un juego que tanto ha significado para mí y que me ha acompañado en momentos terribles de mi vida, y el sentimiento de que estamos pidiendo más de lo que es lógico, que hemos tenido (y tenemos) juego para rato, y que es mejor ser pacientes en la espera de nuevas actualizaciones. A día de hoy, considero que van a llegar actualizaciones de Animal Crossing muy interesantes y que nos harán recuperar las ganas de jugar a algunos… Pero que la expectativa de la comunidad está tan por las nubes que muchos nunca volverán a estar satisfechos con el juego. Yo también sigo esperando mucho de este título, pero creo que es mejor mantener las expectativas a un nivel más realista y confiar en que los desarrolladores están tratando de hacer lo posible para que New Horizons siga siendo protagonista en nuestras Nintendo Switch durante mucho más tiempo. ¿Qué opináis vosotros? ¿Desde qué perspectiva lo veis? En NextN estamos encantados de conocer vuestros puntos de vista.