Steam Deck Nintendo Switch PRO OLED

[OPINIÓN] Steam Deck NO es Nintendo Switch PRO. Ni necesita serlo

Steam es uno de los espacios de distribución digital de videojuegos más famosos de la actualidad. Y eso que, inicialmente, dicho espacio fue lanzado (2003) con la única finalidad de proveer de actualizaciones a sus diferentes juegos. Ahora, en un paso más hacia su consolidación en el mercado de los videojuegos, la plataforma de Valve ha anunciado Steam Deck, su apuesta, sin escatimar gastos, por ocupar una porción de espacio en el mercado portátil y, según algunos, una muestra de como debería haber sido Nintendo Switch PRO. En este artículo comparto mi humilde opinión, más allá del escaparate sensacionalista, sobre los motivos que hacen que ambos sistemas no sean verdaderos competidores. Aportando por el camino una comparativa que, más allá de las formas, se centre en el fondo.

 

 

Filosofías que se complementan

Para lograr entender el movimiento de Valve conviene tener muy en cuenta el marco en el que se ha desenvuelto todo este mastodóntico proyecto. Que el servicio de Steam va viento en popa, con picos de hasta 14 millones de jugadores simultáneos, es toda una realidad. Y la cosa no se queda ahí, ya que a todo ello hay que sumar sus más de 50.000 títulos disponibles. No obstante, llegados a este punto conviene puntualizar diversos aspectos que giran en torno a la concentración de sus ventas. Y es que el 90% de sus beneficios corresponde, tan solo, al 5% de los juegos de su catálogo. Es decir, de esos más de 50.000 títulos, muy pocos lograron tener éxito, y muchos de ellos no llegaron ni a las mil copias vendidas. Y aquí reside, precisamente, el motivo de Steam para apostar por el mercado portátil, fomentar una diversificación que en el caso de la híbrida de Nintendo ya se encuentra profundamente ramificada. Y es que, más allá del éxito de sus exclusivos, si por algo destaca la máquina de los de Kioto es por la excelente aceptación en la eShop de los títulos de corte independiente.

 

Huelga decir que Nintendo Switch (OLED) y Steam Deck juegan en dos ligas, no excluyentes, tan distintas como el mercado al que van dirigidas. Técnicamente hablando, el sistema de Valve nos presenta toda la potencia de un ordenador en la palma de la mano. Sistema operativo SteamOS basado en Linux, pantalla de 7″ (1280x800p), hasta 512 GB de almacenamiento interno, 16 GB de RAM, CPU Zen 2 de hasta 448 GFlops FP32 y GPU RDNA 2 con hasta 1,6 TFLOPS FP21. Sus características, que además permiten instalar otro sistema operativo diferente al que trae de serie, dan formas a una verdadera bestia que promete poder ejecutar multitud de títulos AAA.

 

Los datos son incontestables y sitúan este nuevo sistema muy por encima de la híbrida de los de Kioto. No obstante, la multinacional estadounidense es la primera que tiene claro cual va a ser su espacio. Más que ocupar, lo que pretende es crear un nuevo segmento de mercado para los jugadores de PC más exigentes con respecto a las modalidades de juego a su disposición. Segmento que en ningún momento debería entrar en confrontación directa con una plataforma tan asentada entre la población como Nintendo Switch.

 

 

Steam Deck: más portable que portátil

El significado de las palabras resulta crucial a la hora de expresarnos. Nuestro idioma está plagado de términos parecidos pero con infinitos pespuntes que los hacen únicos e inimitables. Ni todo es blanco, ni debemos perdernos en una suerte de escala de grises. Portátiles, sí, pero con matices.

 

Las dimensiones de Steam Deck son de 298 mm x 117 mm x 49 mm frente a los 102 x 242 x 13,9 milímetros de Nintendo Switch. Por otro lado, la máquina de Valve se acerca a los 700 gramos de peso frente a los 297 gramos de la consola de la Gran N (397g con Joy-Con). 320-420g (OLED), 297g (Lite). Aquí, en términos de ergonomía, Nintendo gana por goleada a un sistema que, pese a ser portable, se antoja bastante más engorroso, incómodo y pesado. Casi se trata de un bolsillo VS mochila en toda regla. No obstante, ni siquiera esto es un defecto per se. Ese plus de potencia tiene un precio y muchos de nosotros estaremos dispuestos a pagarlo con mucho gusto. En referencia a los controles Steam Deck, y a falta de poder tenerla entre mis manos, parecen enfocados a poder sacar partido, de la forma más fidedigna posible, a todas las posibilidades de control del PC. Esto conlleva sus riesgos, presentando una configuración extraña en la que los pulgares quedan alineados con el D-pad y con la botonera principal.

 

En relación al catálogo, la oferta de Steam Deck es, como ya hemos comentado más arriba, impresionante y supera con creces a la de Nintendo Switch. Eso sí, y más allá de los títulos comunes en ambas plataformas, la apuesta de la Gran N pasa más por unos exclusivos que arrastran tras de sí a millones de fans y seguidores. Algo que, precisamente, siempre ha logrado diferenciar a la multinacional nipona del resto de marcas.

 

Steam Deck Nintendo Switch PRO OLED

 

En ambos casos contamos con posibilidades híbridas. Aunque en lo que respecta a Steam Deck toca comprar su «dock» (con funciones de carga y retransmisión en el televisor incluidas) por separado. Algo que tampoco debe suponer demasiado desembolso extra. Si atendemos a su autonomía, Steam Deck estima la duración de su batería entre 2 y 8 horas de juego. Por su parte Nintendo Switch (clásica) y el modelo OLED cifran dicha cifra entre 4,5 y 9 horas (de 3 a 7 horas en Lite).

 

Para finalizar, pero no por ello menos importante. La afirmación más extendida entre muchos de los usuarios que pensamos reservar la nueva portátil de los de Valve es «la quiero para emulación». Y es que, a diferencia de la híbrida, cuenta con un sistema abierto que incluso nos permitirá cambiar de sistema operativo. Algo que podría abrir un sinfín de posibilidades.

 

Un precio ajustado, una propuesta alejada de las masas

Steam Deck se comercializará en tres configuraciones distintas de 64, 256 y 512 GB y unos precios que oscilan entre los 419 y los 679 euros. Son unas cifras bastante ajustadas que, eso sí, chocan con los 349 euros de NW OLED, los 195 del modelo Lite y con la previsible rebaja, tras el lanzamiento de la revisión, del modelo original.

 

Steam Deck Nintendo Switch OLED

 

La política de comercialización de ambos sistemas también acaba siendo otro de sus rasgos diferenciales más destacados. Y es que la portátil de Gabe Newell va claramente encaminada a que sus usuarios puedan llevar la biblioteca de Steam a cualquier parte. No parece, y a su sistema de reservas nos remitimos, una plataforma que vaya a ponerse a la venta de forma masiva en nuestro tienda más cercana. Por su parte, Nintendo lleva años apostando, ya sea gracias a su agresiva presencia en el mercado o por sus distintas, y frecuentes, campañas publicitarias, por que no exista ninguna persona que no conozca sus productos. En definitiva, cuando un padre o una madre acuda al comercio de turno para comprar una consola a su hijo dudo que, al menos de forma mayoritaria, de su boca salgan las palabras Steam Deck.

 

Steam Deck y Nintendo Switch. Misma forma, pero diferente fondo

Quien busque una conclusión final que le ayude a decantarse por una u otra plataforma probablemente se haya equivocado de artículo. Steam Deck y Nintendo Switch son dos sistemas que apuestan por filosofías de juego totalmente distintas, pero absolutamente complementarias. Es más, tras poner sobre la mesa sus diferentes especificaciones quedan aún mas que patente que sus similitudes, y esta no deja de ser una apreciación personal, atienden más a la forma que al fondo. Y es que más allá de sus posibilidades híbridas, sus mismos rasgos definitorios hacen que más que adversarios y rivales se trate de dos plataformas… ¡amigas! PD: aún recuerdo el entusiasta anuncio con el que los de Newell confirmaban la compatibilidad oficial de su plataforma con el Pro Controller.

 

Que, probablemente, Nintendo Switch OLED debería haber venido acompañada de una mejora de rendimiento es algo indiscutible. Que Steam Deck es el espejo donde los de Kioto deberían haberse mirado, ni por asomo. Qué, si mi bolsillo lo permite, pienso disfrutar de ambas consolas, ni lo dudéis. En el siguiente enlace podéis llevar a cabo el proceso de reserva de Steam Deck. Eso sí, las primeras consolas no comenzarán a enviarse hasta, como pronto, finales de 2021. ¡Feliz partida!