Crear cuenta

Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Sin apenas haber digerido todo lo que Nintendo estaba lanzando a diestro y siniestro desde Tokyo, salimos con destino a Londres para probar ese oscuro objeto de deseo que lleva meses y meses protagonizando las teorías más disparatadas del sector. Nintendo Switch estaba en el Apollo Hammersmith esperándonos para enseñarnos de primerísima mano la experiencia que construirá el futuro de la Gran N. El lugar, al igual que la consola, ha sido elegido con cierto cariño al pasado. Ahí fue donde Symphony of the Goddesses hizo vibrar al público en 2013 con la magia de las melodías pertenecientes a la saga The Legend of Zelda, y ahí mismo ha sido donde Nintendo ha querido volver a hacernos vibrar con su próxima consola.

 

Nintendo Switch es una vuelta a los orígenes con un pie en el presente y otro en el pasado. La compañía nipona está recopilando todo lo aprendido estos años para lanzar una máquina que vuelve a aquello que buscaba la Famicom original. En cierto sentido, replica aquella posibilidad de juntar a dos jugadores frente a una pantalla, como permitían esos dos pequeños mandos acoplados a los laterales de la 8 bits; pero echa abajo todas las limitaciones posibles para facilitar esa misma experiencia dónde, cuándo y cómo queramos.

 

Evento prueba Switch

Tenemos una consola del tamaño de una pantalla de poco más de 6 pulgadas, tenemos esos pequeños controles llamados Joy-Con. Por supuesto, hay más, como el Mando Pro o el Soporte para los Joy-Con; pero la experiencia central se basa por completo en los dos primeros elementos. De hecho, vamos a centrarnos en ellos y, sobre todo, las sensaciones que transmiten tras haberlos probado.

 

Joy-Con, el corazón

Los Joy-Con son, sin duda alguna, la piedra angular de Nintendo Switch. Estos pequeños mandos son esenciales para la experiencia que busca ofrecernos Nintendo. Como todos sabemos ya, van acoplados a la consola y su disposición, una vez desacoplados de esta, es similar a la vista en el mando de NES; pero hasta ahí llegan las comparaciones con la clásica consola de la Gran N. Estos manditos poseen toda una amalgama de funciones que deja en pañales la idea de un simple controlador, y es que no se conforman con ofrecer un control tradicional. Tienen una cámara infrarroja capaz de detectar gestos y formas (en el Joy-Con derecho) y también un método de vibración que es toda una sorpresa.

Switch Joy-Con colores

Pueden emplearse de forma individual o en conjunto. Son unos mandos muy pequeños y ligeros, pero se adaptan sorprendentemente bien a las manos, sobre todo cuando se les acopla la Correa Joy-Con. Con ellos hemos jugado a títulos tan tradicionales como Mario Kart 8 Deluxe o The Legend of Zelda: Breath of the Wild; pero también a cosas tan peculiares como 1-2-Switch o Arms y, francamente, nos ha sorprendido lo bien que se comportan. Cabe destacar, ante todo, la sensación que ofrecen en el caso de 1-2-Switch; por un momento hemos llegado a pensar que tenían unas pequeñas canicas dentro, que estábamos en un duelo de kendo o incluso que estábamos ordeñando a una vaca por culpa de sus minijuegos. Esta amalgama de juegos pensados para las reuniones de amigos sirven de escaparate para enseñar de lo que son capaces los Joy-Con; de hecho, no es necesaria ni la pantalla para jugarlos, sólo hay que mirar a tu rival y combinar gestos con pulsaciones de botones mientras notas algo raro en las manos. Y en este último punto entra la Vibración HD, esa que Yoshiaki Koizumi nos enseñó a todos con el ejemplo de un vaso con hielo. No es sólo un nombre bonito, simula objetos y sensaciones a través de pequeñas vibraciones en zonas concretas y lo hace de forma fenomenal. Podría servir para añadir un impresionante factor de inmersión a los videojuegos. Aunque, claro, está por ver si acaba siendo una función explotada por los equipos de desarrollo que trabajen con Switch o se explotará solo por las mentes de Nintendo.

 

Nintendo Switch HD Rumble vibración HD

Estas mentes, además, parecen querer volver a uno de los aspectos que muchos recordamos de la era Wii. Probando Mario Kart 8 Deluxe pudimos echar algunas partidas utilizando el giroscopio con los mandos incrustados en unos pequeños volantes. Y estos tienen todas las papeletas de ser los primeros de toda una serie de productos en los que meter nuestro Joy-Con. ¿Se acerca el retorno de las raquetas y los palos de golf?

 

Evento prueba Switch

Volviendo a los controles, en el lado negativo está el no contar con gatillos analógicos. Contrario a lo que se pensaba, los botones ZL y ZR son totalmente digitales, y esto es una pega importante para todo tipo de simulador de conducción. Por otra parte, nos hemos quedado con mal sabor de boca por no haber podido probar la cámara infrarroja. Sabemos que puede detectar formas, y nos han repetido mucho eso de que “es ideal para jugar al Piedra-Papel-Tijeras”; pero queremos saber hasta qué punto funciona, queremos ver cómo pueden sorprendernos en un juego con esta función tan peculiar.

 

Como decíamos, los Joy-Con son una propuesta muy buena y funcionan aún mejor; pero tienen un gran problema: su precio. Cada uno por separado vale alrededor de los 50 € y el pack en conjunto asciende a los 70 € aprox. Sabemos que tienen mucho dentro, y que pueden ofrecer aún más, pero pensar que, por ejemplo, jugar a Arms a dobles (divertido a rabiar, por cierto) implica pasar por caja de esa forma, plantea una barrera bastante peligrosa para cualquier usuario. Funcionan a la perfección como mando tradicional, se portan fenomenalmente como sensor de movimiento y ofrecen una genial inmersión con su sistema de vibración; pero su precio es su principal enemigo.

Nintendo Switch, la cabeza

Portátil y sobremesa. En casa o en la calle, el metro, el bús… Nintendo Switch viene dispuesta a destrozar las limitaciones que restringían a ambos tipos de plataforma fusionando ambos conceptos. La idea, como tal, es tremendamente buena, y la solución que Nintendo ha puesto sobre la mesa parece ser lo suficientemente acertada como para conseguir su propósito.

 

La variedad de usos que veíamos en los Joy-Con se repite en las formas de jugar que ofrece esta consola. Podemos optar por disfrutar de una experiencia doméstica al uso conectándola al televisor a través del Dock (modo TV), lanzarnos al modo portátil acoplando los Joy-Con a los laterales con ese chasquido tan característico, u optar por el modo sobremesa, con Nintendo Switch apoyada sobre un pequeño soporte trasero para que haga las veces de pantalla. Las dos primeras las conocemos más que de sobra, pero la última es la que ofrece ese giro de tuerca que recuerda tanto a la Famicom original. La idea de llevarte la consola a cualquier lugar y desacoplar los pequeños mandos para jugar con un amigo gira en torno a este modo de juego. Sobre el papel está bastante bien; pero, en nuestra experiencia, a pesar de que la pantalla muestra una imagen muy nítida y bien definida (capaz de ofrecer una resolución 1280×720 píxeles), en ocasiones se hacía difícil distinguir bien los elementos del videojuego por culpa de su tamaño, y esto puede suponer un problema para esas sesiones con varios jugadores. También cabe mencionar que, en el bullicio del evento en el que la hemos probado, era difícil probar tranquilamente esta modalidad para poder determinar correctamente porque, si bien nos ha costado un poco disfrutar de Super Bomberman R así, Mario Kart 8 Deluxe no ha supuesto problema alguno.

 

Mario kart 8 deluxe
Insistimos mucho en ese afán por mezclar lo portátil con lo doméstico, pero otra de las metas de los de Kioto con su nueva consola es juntar al máximo número de jugadores posible entorno a ella. Aunque no hemos podido probarlo, sabemos que es posible conectar hasta 8 mandos simultáneos (ya sean Joy-Con o Mandos Pro). Está por ver si algún desarrollador quiere juntar a ocho personas alrededor de la pantalla de Switch, o prefiere optar por el televisor; pero la posibilidad está ahí, y puede dar pie a momentos muy buenos con la consola.

 


Pero, ¿y si lo que quiero es llevarme mi consola por ahí para jugar en modo portátil? Pues también se desenvuelve a la perfección. Por tamaño, acabado y ergonomía, Nintendo Switch es un hardware casi perfecto para aprovecharse como una portátil. Sus dimensiones, de ancho y de largo, son muy parecidas a las de un GamePad de Wii U, y eso hace que sea imposible meterla en un bolsillo; pero es un producto robusto y lo suficientemente bien diseñado para sesiones de juego fuera de casa, o simplemente sin televisor.

 

Evento prueba Switch

Detalle importante en este sentido el de la batería. Su duración baila entre las 2,5 y las 6 horas en función del juego que se ejecute. Casos más exigentes, como The Legend of Zelda: Breath of the Wild, hacen que la autonomía se acerque a la cota inferior; pero con la carga que permite el puerto USB-C y la posibilidad de usar baterías externas, esto no supone un problema. Por otra parte, las dudas sobre el almacenamiento se han solventado: su memoria interna es de 32 GB, pero pueden ampliarse hasta 2TB con tarjetas micro SD y, en modo doméstico, pueden conectarse discos duros externos.

 

Mucho por descubrir

Por el momento, las entrañas de Nintendo Switch siguen siendo un absoluto misterio. Nintendo no es amiga de hablar de especificaciones, y NVIDIA no parece estar por la labor ahora mismo. Nos hubiera gustado haber visto algún título en nuestra sesión de prueba que nos permitiera ver hasta dónde es capaz de llegar esta máquina, a pesar de que Super Mario Odyssey nos haya dejado casi sin aliento.

 

Super Mario Odyssey

 

No es la única incógnita. Hay muchos más temas por tratar y descubrir, como son el online de pago que tantas ampollas ha levantado o los servicios que podremos disfrutar en la consola (navegador, apps como Netflix y demás); pero esto es algo que Nintendo ha querido guardar entre bambalinas para seguir manteniéndonos en vilo y puede que pase factura.

 

Llegamos a Londres repletos de preguntas y nos hemos vuelto muy sorprendidos. Estábamos empeñados en escudriñar sus capacidades técnicas, en las comparaciones y las nubes de números de MHz, TFLOPS y demás parafernalias; pero nos hemos topado con eso que ha hecho que esta compañía sea sinónimo de videojuegos y de diversión. Nos hemos encontrado con los Joy-Con y con Nintendo Switch.

3 Respuestas

  1. Desgra

    Me preocupa sobre todo el hecho de que igual al añadirle el nuevo sistema de vibración HD o la cámara infrarroja haya inflado el precio y que después no se aprovechen más que en unos pocos juegos. Espero que no sea así la verdad, que aprendan de los errores de Wii U.

  2. iago92

    Tema de precios a parte la verdad es que la consola me ha encantado. Quizá la pega que le vi durante el Treehouse es que en algunos minijuegos del 1 2 Switch la consola parecía responder con algo de retardo a los Joy-con, especialmente en el de la katana :(

  3. Trekker87

    Como dije cuando vi la presentación, le dejó con un sabor agridulce. Me esperaba más anuncios de nuevos títulos pero seguro que Nintendo nos sorprende lanzando de la noche a la mañana una Direct. Respecto a especificaciones, a ver si hablan pronto porque estamos deseosos de saber hasta dónde puede llegar.
    Cómo dice el amigo Desgra, yo espero que hayan aprendido de los errores de Wii U y los Joy-Con no hayan subido demasiado el precio y espero que esa nueva funcionalidad la utilicen en los juegos y no sólo en cuatro contados. Una de las cosas que esperaba era los gatillos analógicos, pero ya veo que esta vez tampoco va a ser.
    Esperemos que poco a poco saquen nueva información.

Hacer Comentario