Crear cuenta

Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Ya clausurado el E3 2018, toca una pequeña reflexión. Para todos los que nos dedicamos a esto de escribir sobre videojuegos, y aún no hemos tenido la suerte de viajar hasta este evento, el E3 es un lugar soñado donde todo puede hacerse realidad. Bueno, y mucho antes de escribir sobre todo esto, no negaré que ha sido una de mis mayores ilusiones en la vida, que algún día espero poder cumplir. Si echo la vista atrás, y recuerdo cada feria angelina de la que estuve pendiente, además que alguna que otra decepción, momentos muy grandes me vienen a la cabeza. Conferencias repletas de glamour, revelaciones inesperadas, anuncios sorprendentes… en una palabra, lo que uno espera de un E3 es “espectáculo”. Quieres que tu compañía favorita muestre aquello que esperas, pero también lo que que te sorprenda y “gire la cabeza”. No tiene otro sentido, que ser un lugar donde se luzca esa empresa de videojuegos a la que sigues con admiración. 

 

Un E3 2018 light y funcional

Lucirse era lo que hacía, o trataba de hacer Nintendo en el pasado si nos remontamos ya bastante en el tiempo, con aquellas conferencias en las que trataban (insisto, “trataban”, no siempre “conseguían”) de sorprendernos en el escenario… pero no. Para conseguir eso, no hace falta tampoco una conferencia. Prueba de ello fue aquel espectacular Nintendo Digital Event de 2014 que esos genios de Mega64 se encargaron de anticipar, contando con una emisión realizada por los especialistas en humor de Robot Chicken que nos robó muchas risas. Al siguiente año, la cosa fue más light, aunque pudimos ver por última vez a Satoru Iwata… en su versión de gomaespuma. Presentaciones posteriores cada vez han sido más apagadas, más centradas en videojuegos y servicios. Es triste recordar como hace años hablábamos del Tridente de Nintendo, cuando veíamos a Satoru Iwata, Reggie Fils-Aimé y Shigeru Miyamoto llegar al E3, o nos emocionábamos con solo ver las cajas de los muebles… todo eso se ha ido perdiendo.

Reggie Fils-Aime

 

Nintendo es famosa por ir a contracorriente, un poco a la suya. Mientras que muchas compañías realmente se enfocan en llevar sus títulos más exitosos a la feria angelina, Nintendo utiliza el E3 para repasar lo que se viene en breve, con una sección denominada Treehouse en la que realizan emisiones constantes repasando algunas particularidades de estos videojuegos. Prácticos y funcionales… pero algo bastante alejado de ese espectáculo que buscamos los fans.

 

Para Nintendo, todo el año es E3

Y es que la semana que viene, poco después, o en un mes, podría emitirse una presentación Nintendo Direct en la que se mostraran videojuegos que ni asomaron la cabeza por el E3 2018. ¿Por qué desaprovechar la oportunidad de lucirse en el mayor evento de videojuegos anual? Todo hay que decirlo, y es que quizás no sea lo más práctico o beneficioso para los juegos en cuestión. Un anuncio puede tener un mayor o menor impacto, dependiendo de cuando se realice. Incluso podría quedar eclipsado en un evento repleto de otros muchos anuncios de peso, cuando le puedes fijar un día fuera de todo ese follón para darlo a conocer y que la gente le haga más caso. A fin de cuentas, la semana del E3 es una de saturación de información. Por eso mismo, algunos videojuegos se anuncian antes incluso que el E3, para que no sean ignorados y reciban la atención que se merecen. ¿Ejemplos? Pokémon Let’s GO, sin ir más lejos, pese a que las filtraciones incluso fastidiaron el anuncio antes del E3… esa es otra. Vivimos en tiempos en los que cada vez es más complicado guardar secretos, algo que juega totalmente en contra con el sentido de sorprender en un E3.

 

La lógica no siempre es bonita, ni lo que gusta. En muchas ocasiones, incluso es fastidiosa. Ejemplo de ello es que Nintendo dijo que no mostraron videojuegos como Metroid Prime 4 en el E3 2018, porque no es justo para los fans. Tiene lógica, pues por un lado desconocemos el estado desarrollo del título, y de estar en pañales eso no sería bueno. ¿Por qué? Primero, porque lo que te mostrarían fácilmente podría no ser real o fiel al producto final, y luego vienen los downgrades que a nadie le gustan, por citar un ejemplo. También  podría ser que el título evolucionara tanto en su desarrollo, que podría no parecerse a lo que mostrasen este año. Luego está en que si se va a demorar hasta 2020, la espera simplemente se convertiría en una agonía. ¿Y por qué entonces desvelarlo en el E3 2017? Aquel era un año en el que tenían a mucha gente el bolsillo, pero necesitaban mucha más. Pura y dura estrategia. Volveremos a saber de Metroid Prime 4 cuando sea el momento adecuado para mostrarlo, algo que estará próximo a su lanzamiento, sea o no un E3.

 

Metroid Prime 4

 

Dicho todo esto, y como fan, sí, estoy decepcionado con el E3 2018. Y sí, vi por primera vez Super Smash Bros. Ultimate. Quizás durante más tiempo de lo que me hubiera gustado (Y LO QUIERO YA). Tuve algún anuncio que otro que me gustó, y mucho, tanto por parte de Nintendo, como de compañías third party, a las que me encantaría darles un buen tironcito de orejas… pues seguro que tienen más cosas en el horno, o eso insinúan constantemente, o hacen entender… pero entonces, ¿por qué no anunciarlas en el E3? Este tipo de situaciones, solo crea inseguridad y malestar tanto entre poseedores, como futuros compradores de Nintendo Switch… ¿pero sabes qué? En nada y menos, lanzan una Nintendo Direct con más cositas, y todo olvidado. Y mientras hemos vivido otro E3 exento de verdadero espectáculo, nos queda el consuelo de que…

 

¡HAY VIDA ANTES Y DESPUÉS DEL E3!

 

 

3 Respuestas

  1. JoseArkangellus

    Este E3 2018 ha quedado como una pura anécdota, quizás de los más olvidables debido a como ha terminado enfocándose los anuncios, el principal problema es que dentro de un mes nos darán un Nintendo Direct que nos hará olvidar el fiasco que ha supuesto este. Para Nintendo el E3 ha pasado a un segundo plano y eso es algo que deberían cambiar, ya que es un gran escaparate hacia los nuevos jugadores, a los habituales ya nos tiene afianzados con sus habituales Directs.

  2. alias79

    No quería extenderme mucho más, pero también podría haber tocado en profundidad el tema de las third party. ¿Por qué tanta ausencia de anuncios? Pasan dos cosas. Una, que se los están reservando. Square Enix, Ubisoft, y alguna que otra más tiene cosas que NO han anunciado en el E3. Y también se han mostrado juegos en el E3 para PS4 y Xbox One, que pese a que podrían tener versión Nintendo Switch, no la tendrán… porque llevan varios años en desarrollo, y en marzo de 2017 nadie se esperaba que la consola iba a suponer este boom.

    Un videojuego no se desarrolla dándole a un botoncito. Tampoco un port se programa de la nada. Requieren tiempo, y ese mismo tiempo pueden hacer viable o no su desarrollo, porque simplemente podría ser que la gente luego no lo comprara por la demora con respecto a las otras plataformas. Y sí, algunos juegos están demostrando que eso no es tan así, pero no es algo que pudiera aplicarse a todos los videojuegos.

    Veremos más títulos third party, en 2019, y si la consola sigue con este ritmo. Es un auténtico fastidio tener que esperar… pero Switch nació bajo el mal sabor de boca que dejó Wii U en los desarrolladores, y esto es lo que está pagando.

  3. Héctor Jimeno

    Para mí ha sido un E3 flojo, pero es cierto lo que dices y es lo sensato. Nintendo ha querido vendernos el Smash Bros a toda costa, y ya dedicará futuros Direct a otros juegos. Quería meterle a la gente en la cabeza “tienes que comprar el Smash Bros”, y creo que lo han conseguido como en su día lo hicieron con Zelda. Veremos qué pasa, pero sin duda aún quedan sorpresas de Nintendo por desvelar.

Hacer Comentario