Ayuda a NextN comprando en Amazon
Wolfenstein: Youngblood

Wolfenstein: Youngblood llega a América con caja, pero sin cartucho. OPINIÓN: la «Switch encrucijada» de las compañías

¿Para qué quieres una edición física… si no viene «nada» en su interior? Bueno, en el caso de Wolfenstein: Youngblood en América, vendrá con un bonito código de descarga, según se ha podido saber de información obtenida de la tienda GameStop. ¿Podría ser un error? Poder, podría, pero mucho nos tememos que así será, pues, sin ir más lejos, en Europa nos llega exclusivamente en formato digital. El caso es… ¿es esta una decisión acertada por parte de Bethesda? Tratemos primero de comprender el por qué de tomar este camino.

 

Tal y como ocurrió con el anterior título, puedes imaginar que Wolfenstein: Youngblood ocupa una barbaridad de GB. De hecho, ya hubo polémica con Wolfenstein II: The New Colossus, y su «descarga obligatoria». Es decir, compras una edición física… pero luego no puedes hacer nada con ella si no descargas el resto del videojuego en tu consola. ¿Esto no es como no tener nada? La cuestión es por qué las compañías recurren a esta opción, cuando podrían meter absolutamente todo en un cartucho. Pues no es cosa tan fácil, y todas las opciones, por desgracia, son polémicas:

 

  1. Escoger un cartucho de mayor capacidad, donde quepa absolutamente todo. Esto encarecería el producto, y como resultado tendríamos una versión Nintendo Switch mucho más cara que la del resto de plataformas. Aviso: la gente se va a quejar.
  2. Se podría reducir la calidad de vídeos, o incluso recortar elementos. La gente se quejaría, porque sería muy dispar a las otras versiones.
  3. También pueden hacer lo que han hecho en el pasado, un cartucho con una parte del juego, y el resto la tienes que descargar, una solución que no sirve para gran cosa… con el consiguiente enfado de los usuarios (ya no digamos en un futuro esperamos lejano, cuando ya no se pueda acceder a la eShop de Nintendo Switch para descargar esos datos adicionales… no tendrás nada).
  4. Lo pueden sacar digital pero con una caja, como es el caso que nos ocupa en América, para que la gente piense que al menos tienen algo físico. Las críticas por solo incluir un código de descarga se van a escuchar, sí o sí.
  5. Pues como va a haber quejas, hagas lo que hagas, «only digital» y quién lo quiera, que lo compre.

 

Total, que hagan lo que hagan, van a recibir más palos por los amantes de lo físico (entre los que me incluyo), que otra cosa, cuando realmente, la compañía no tiene culpa alguna. Sí, podrían asumir el sobrecosto del cartucho que pueda alojar Wolfenstein: Youngblood, pero entonces con la versión Nintendo Switch estarían ganando menos dinero que con el resto, pero eso no es opción para una compañía. En el pasado, ya vimos compañías que directamente se planteaban no desarrollar la versión Nintendo, por los costes del formato, algo que desde luego no nos gustaría que ocurriese. Después de todo, parece que este es el coste que debemos asumir a causa de la portabilidad de Nintendo Switch, que algunos videojuegos no quepan en los cartuchos base, y las desarrolladoras tengan que enfrentarse a estos malabarismos. Por mi parte, y con mucho pesar (repito, AMO el formato físico… pero tampoco quiero pagar más), lo asumo.

 

Fuente

Webmaster
  1. Pues yo no lo asumo. Me parece de traca que dos años y pico tras el lanzamiento de la Switch, los precios de fabricación de las tarjetas no hayan bajado y que siga suponiendo algo prohibitivo para las compañías. Al final, sea como sea, el gasto repercute en el usuario porque, aunque no paguemos extra por el cartucho, tenemos que gastar nuestra pasta comprando micro SD’s con capacidad suficiente para descargar el tutiplén de gigas que ocupan los triple A. Nintendo puede dar gracias porque existan las descargas digitales porque, de lo contrario, Switch sería la reedición de la N64 en cuanto a apoyo 3rd.

  2. Para mí es el gran problema de Nintendo Switch. Mucho más importante que la menor potencia o el online deficiente. Soy poco amigo de lo digital, principalmente porque me gusta ver las cajas en la estantería y porque, psicológicamente, si tengo los juegos en digital, no me motivo tanto para jugarlos. Pero el motivo principal es que con este sistema realmente no compras los juegos, los alquilas. Tras unos años, con el cierre de las tiendas digitales, si necesitas volver a descargarlos vas listo. Por no hablar de que, en el caso de Switch, tienes que andar pendiente de varias Micro SD, muy fáciles de perder y difíciles de organizar para saber qué juego hay en cada una. Vamos, que no veo ningún motivo a favor de lo digital salvo la menor contaminación por plástico. Como Nintendo no haga algo al respecto en una hipotética Switch 2, yo me bajo del carro.

    ¡QUIERO MI STARDEW VALLEY EN FÍSICO, COPÓN!

Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed Instagram Feed
Más artículos
Streets of Rage 4
Así de impresionante luce el primer gameplay de Street of Rage 4