Red Wings: Aces of the Sky

Análisis Red Wings: Aces of the Sky – Nintendo Switch. Un juego de altos vuelos

Aquel que vuela... ¡juega dos veces!

Red Wings: Aces of the Sky
Fecha de lanzamiento
21 mayo, 2021
Número de Jugadores
1-2
Idiomas
Español, inglés, alemán, etc.
Tamaño de la Descarga
5306,00 MB
Nuestra puntuación
70

La Primera Guerra Mundial siempre ha sido una temática ampliamente tratada en el mundo del cine, la literatura y el arte en general. Y los videojuegos, como os podéis imaginar, no iban a ser una excepción a la regla. FPS, simulación, estrategia, aventura gráfica… pocos han sido los géneros que se han resistido a abordar uno de los conflictos bélicos más horribles y mortales de toda la historia de la humanidad. Y como os podéis imaginar, la simulación aérea se encuentra entre una de las opciones más recurrentes a la hora de tratar de reflejar semejante catástrofe bélica. Por todo ello, la desarrolladora y editora polaca All in! Games tenía claro que quería volar, pero no estaba dispuesta a hacerlo de cualquier forma. Y fruto de dicho trabajo nos llega Red Wings: Aces of the Sky, su último título. Un juego que llegó a la eShop de la híbrida hace más de un año, pero que ahora, bajo la coletilla Baron Edition, ha sido rescatado por la editora española Meridiem Games con una más que cuidada edición física que hará las delicias de los amantes del género. El título en cuestión nos pone a los mandos de un diverso surtido de aviones, durante el conflicto anteriormente mencionado, en una propuesta que pretende destacar por su apartado gráfico y por una jugabilidad eminentemente arcade. ¿Listos para despegar? No te pierdas nuestro análisis para descubrir si realmente nos encontramos con una propuesta de altos vuelos.

 

 

El arte de volar en tiempos de guerra

Red Wings: Aces of the Sky es un título de combate aéreo en tercera persona que nos sitúa en plena Primera Guerra Mundial. Y no lo hace de cualquier forma, ya que los acontecimientos históricos que aquí se relatan nos ponen en la piel, o frente a dicha piel, del mismísimo Barón Rojo. No en vano, su modo historia nos permite escoger entre la campaña Triple Alianza o Triple Entente. Aunque es cierto que Red Wings: Aces of the Sky aborda un momento tremendamente crucial de nuestra historia reciente, procura apartarse de cualquier polémica gracias a una serie de viñetas tipo cómic de carácter desenfadado. Por otro lado, las dos campañas, más allá de para completar los distintos niveles que se nos presentan, no hacen más que abordar determinados sucesos desde perspectivas diferentes.

 

Jugablemente hablando la cosa prosigue por la misma línea. Un título eminentemente arcade en el que el combate aéreo es el principal protagonista. Es cierto que el sistema de control resulta bastante cómodo y preciso. No obstante, la propuesta que aquí se nos presenta se aleja de cualquier atisbo de realismo con 4 mecánicas básicas, disponibles con los 4 botones principales del Joy-Con derecho, que nos permiten derribar a los enemigos, estrellándonos contra ellos, hacer piruetas, cambios de sentido, que nos aportan unos segundos de invulnerabilidad, o incluso convocar a un escuadrón amigo para que nos de fuego de cobertura. Se trata de un sistema bastante simple, pero no por ello menos intuitivo o efectista. A todo ello se suma la posibilidad de modificar nuestra velocidad de vuelo, el zoom o el sistema de apuntado automático.

 

Red Wings: Aces of the Sky

 

Por otro lado, contamos con otras variables a tener en cuenta, como nuestra barra de vida y combustible, que podemos repostar y reponer en determinados puntos volantes, o la posibilidad de activar los controles por movimiento. Opción esta última que no nos ha terminado de convencer por resultarnos algo imprecisa. Se trata de un juego al que es fácil cogerle el tranquillo. Es más, si tenéis experiencia en el género que aquí nos ocupa, probablemente Red Wings: Aces of the Sky no os suponga demasiado desafío. Se echa en falta la incorporación de diferentes niveles de dificultad para los jugadores más experimentados.

 

Volando voy, volando vengo. Por el camino yo me entretengo

En lo relativo a las distintas misiones que se nos encomiendan, lo normal es que se nos inste a derrotar oleadas de enemigos, aunque en ocasiones nos ha tocado derribar enormes zepelines, seguir un rastro de aros volantes para no quedarnos sin combustible e incluso subirnos a bordo de un bombardero para destruir diversas localizaciones. Por desgracia, la variedad de escenarios choca con uno de los principales lastres jugables de Red Wings: Aces of the Sky, su repetitividad. Y es que tras la primera sesión de juego, las misiones, calcadas unas de otras, se vuelven demasiado previsibles. Algo que se acentúa aún más en sesiones largas de juego. Tampoco ayuda no encontrar ningún rasgo que defina o diferencie las dos campañas disponibles. El juego puede ser completado, perfectamente, en 4 o 5 horas. Eso sí, si seguís leyendo, podréis conocer todos los extras encaminados a tratar de alargar su oferta jugable.

 

Red Wings: Aces of the Sky

 

El aporte RPG llega de la mano de un árbol de habilidades que, aunque no es demasiado completo, nos permite mejorar tanto las habilidades activas como las pasivas. La posibilidad desbloquear otros aviones (y sus diferentes aspectos) y el sistema de puntuación (estrellas) logran aportar algo de profundidad y frenetismo a una propuesta, por otro lado, bastante sencilla. Los enemigos presentan diversas particularidades a tener en cuenta. Y es que, mientras algunos cuentan con capas de blindaje extra otros cuentan con la posibilidad de realizar alguna de nuestras 4 técnicas especiales. También se presentan globos dirigibles capaces de pedir refuerzos, bombardeos, que toca esquivar, cada x segundos o mastodónticos zepelines. Por desgracia, sus patrones de comportamiento son idénticos, y el aumento de dificultad llega, exclusivamente, de la mano de un incremento de los enemigos presentes en pantalla.

 

Justo de combustible

Una vez que finaliza la campaña, Red Wings ofrece un modo supervivencia, curiosamente llamado «sobrevivencia», en el que soportamos oleadas de enemigos dentro de un límite de tiempo. No se trata de ninguna revolución, pero si sigues con ganas de pilotar, es un desafío extra. Por su parte, el modo vintage dota al título de una estética en blanco y negro propia del cine de los años 40. Para finalizar, pero no por ello menos importante, el modo cooperativo local para dos jugadores se puede activar en cualquier momento y logra aportar un extra bastante apetitoso, sobre todo si lo que deseamos es volar en compañía o enfrentarnos a un segundo jugador.

 

Red Wings: Aces of the Sky

 

Entrando en terreno gráfico, Red Wings: Aces of the Sky nos presenta un aspecto de marcado estilo cel shading. Algo que se nota sobre todo en las espectaculares explosiones o en el acabado de unas nubes que casi apetece tocar. Unas dunas, el mar, ciudades, terrenos montañosos o zonas nocturnas en las que disfrutar de fenómenos como la aurora boreal o del espectáculo que supone tener frente a nosotros la mismísima vía láctea. En definitiva, la variedad de escenarios ofertados y el mimo con el que han sido diseñados es digno de mención.

 

No os vamos a mentir, el título no destaca precisamente por su carga poligonal, ni se acerca a tocar el techo gráfico de Nintendo Switch. No obstante, luce bien y se desenvuelve con soltura, más allá de alguna pequeña ralentización en el menú, tanto en modo portátil como en el televisor. Los tiempos de carga, a excepción de los vividos en la pantalla inicial, son prácticamente inexistentes. Sonoramente hablando, tanto las melodías como las locuciones escuchadas durante las historietas logran transmitir a la perfección el ambiente bélico, social y cultural del periodo histórico en el que se sitúa.

 

 

Red Wings: Aces of the Sky – diversión arcade de altos vuelos

Red Wings: Aces of the Sky es un título de corte aéreo que, a pesar de situarse en la Primera Guerra Mundial, huye de cualquier etiqueta que pudiera encasillarlo como un simulador, para ofrecernos una divertida propuesta de corte eminentemente arcade con algún que otro toque RPG. Una colorida experiencia que, a pesar de sus limitaciones, luce bastante bien gracias a su toque cel shading. Una jugabilidad simplificada al máximo pero tremendamente fluida y efectista, los extra jugables (multijugador local incluido) y la posibilidad de encarnar al piloto de combate más famoso de todos los tiempos, el Barón Rojo, terminan de complementar la oferta jugable. Como puntos negativos, su escasa duración, dos campañas demasiado similares entre sí, la sensación de que, con algún que otro modo de dificultad, el título podría haber sido un verdadero desafío y el fantasma de la repetitividad. Balanzas a parte, si eres un amante de los títulos de aviación y tienes alma arcade, no deberías dejar pasar la oportunidad para probarlo.

 

Red Wings: Aces of the Sky

Hemos analizado Red Wings: Aces of the Sky gracias a un código digital cedido por Meridiem Games. Versión analizada: 1.4

Red Wings: Aces of the Sky
Volando voy, volando vengo
Red Wings: Aces of the Sky es un título de altos vuelos que abandona cualquier atisbo de realismo para ofrecernos una frenética y sólida propuesta, de corte arcade, que destaca por su cuidado cel shading.
PROS
Su sólido apartado jugable conjuga toques RPG con una divertida base arcade
Visualmente hablando, aunque simple, luce muy bien gracias a un cuidado cel shading
Los nuevos modos de juego y el multijugador local amplían su durabilidad...
CONTRAS
... aunque sigue siendo corto
Lo limitado de la oferta jugable y la similitud de sus dos campañas desembocan en cierta repetitividad
Se echan en falta más modos de dificultad
70