Crear cuenta
Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.

Cada vez se hace más evidente que quien tiene una NES Classic Mini (y sabe apreciarla) tiene un tesoro; y no es ya solo por la imposibilidad absoluta de encontrar una unidad en tiendas (de momento, debido a que ahora que ha terminado la temporada navideña deberían reponer acorde a un comunicado de Nintendo España), sino también porque se ha descubierto una forma sencilla de añadir más títulos de los que vienen por defecto en la versión mini y actualizada de la consola de ocho bits de Nintendo. A pesar de su aparente limitación en cuanto a capacidad de comunicación (al no tener en principio una antena wifi ni puertos de entrada de datos más allá que los mandos), un par de hackers han ideado un método para darle más juego, nunca mejor dicho, a la pequeñita sin necesidad de abrirla o de empuñar un soldador de estaño. Esto, en jerga técnica, se llama hacer un softmod: una modificación del comportamiento de un hardware sin necesidad de modificarlo físicamente (el cambio se realiza en el programa que lo hace funcionar).

Nintendo Nes Mini jail hacked mod. 60 game included!

 

¿Solo un error de diseño básico en las NES Classic Mini?

La vulnerabilidad se encuentra en el puerto de alimentación USB. Resulta que nuestras pequeñas no solo reciben alimentación a través de ese puerto, sino que Nintendo no ha eliminado los pines del conector dedicados a la transferencia de datos. Aunque no vamos a dar detalles, el procedimiento para añadir más juegos se trata de conectar la consola a un PC en un modo especial de recuperación para copiar los datos actuales, preparar los títulos que se quieran añadir con varias herramientas, y luego volver a subir todo al dispositivo para hacer una operación de flasheo. Un procedimiento peligroso que podría inutilizar la consola para siempre si no se hace con suficiente cuidado. No obstante, este procedimiento es mucho más sencillo que el que se contemplaba en un principio, que requeriría extraer el chip principal del dispositivo para cambiarle la programación. Tampoco es perfecto, porque el límite del sistema operativo adaptado por NERD es de 60 juegos. Estos hackers han demostrado, con esta hazaña, que el emulador de NES incorporado en la Classic Mini es completo, no específico para los 30 títulos que vienen preinstalados.

Vista trasera de la NES Classic Mini

A ese puerto que reza DC IN se le pueden meter más cosas que solo corriente continua…

Con todo esto, es posible argumentar la especulación de que más que un error de diseño tan evidente se trata de una característica encubierta. Este modo de recuperación de tan fácil acceso, que trata simplemente de mantener pulsado el botón Reset al encender la consola, podría servir para un segundo propósito oficial, que sería una reprogramación rápida de aquellas unidades que pudiesen sobrar en la producción. Sería posible, por ejemplo, adaptar las consolas existentes de región, cambiando NES Classic Mini a Famicom Classic Mini en pocos segundos cambiando las carcasas. O, yendo un poco más allá con la imaginación, adaptarlas a una posible futura SNES Classic Mini dado que no es necesario a priori cambiar el hardware del dispositivo.

Otra posibilidad (más remota aún, pero posible) de que este fallo exista es el hecho de que Nintendo solo percibe dinero por la venta de las consolas y no por lo que puedan ejecutar. Esto abre la veda a un posible nuevo mercado por la capacidad de hackearlas para añadir nuevos títulos pese a que se trate de una maniobra de dudosa legalidad y la oferta esté saturada ahora mismo al no producirse suficientes unidades. Al intentar hackearlas habrá quien deje inútil su NES Classic Mini, poniendo a tal consumidor en el dilema de si comprar otra o conformarse sin nada. No obstante, esto podría resultar un arma de doble filo debido a que el sistema operativo bajo el que se ejecuta es de código abierto y puede haber un hacker que logre programar y hacer funcionar un emulador de SNES en nuestras NES. Por suerte, el mercado adicional que atraen las modificaciones no es especialmente grande y no serían en principio un riesgo grave para una SNES Classic Mini, en caso de que se lance.

Fuente

Hacer Comentario