Regístrate

Se enviará la contraseña a tu correo electrónico.

¿De verdad tengo que hacer esto? Pensé que le habíamos pagado a ese mono con gafas para que se encargara de todo lo relacionados con ordenadores. Con lo bien que estaría ahora mismo tocándome la barriga mientras veo subir las ventas de WarioWare Gold. No sé para qué firmé esa basura de contrato. En fin, vamos a engatusar un poco a esos panolis.

 

¡Eh, tíos! Soy Wario. Sí, hombre, Wario. Vuestro héroe-aventurero-deportista de élite-sex symbol-empresario-y ejemplo a seguir en la vida favorito. Seguro que os estáis preguntando qué hace una persona tan importante como YO en una paginucha como esta cuando podría abrir la mía propia. El caso es que el lechero me ha traido mi cargamento semanal de leche de ajo (que por cierto, está mejor que la horchata) y me ha puesto de tan buen humor que el menda ha decidido echarle una mano a la primera página web de videojuegos que viese y como les he visto tan ilusionados cuando he abierto la puerta de la redacción de una carga de hombro pues aquí estoy. Lo que no saben es que en realidad es todo un plan maestro para promocionar mi nuevo juego. YIAJAJAJA.

 

 

Pero tampoco os acostumbréis mucho a verme por aquí, que uno tiene bastante cosas que hacer en esta vida y el dinero de las cajas fuertes no se cuenta solo. De todas formas, a ver si leyéndome se os pega aunque sea una mínima parte de mi talento a lo largo de esta semana y podéis llegar a ser el nuevo Waluigi. Es decir, os querrán mucho, tendréis algo de éxito, conseguiréis cosas gratis, estaréis tan Wenorros como yo, pero nunca llegaréis a luchar en Smash Bros… ¡Eh, no me echéis las culpas a mí! Yo no hago las normas.

 

¿Cómo ser tan perfecto como Wario? Es imposible, pero podéis intentarlo

Para llegar a ser como yo, lo primero que necesitáis es dejarle claro a la gente que sois mejores que ellos en todo. En mi caso, todo empezó cuando boicoteé la saga Super Mario Land en su segunda entrega, molestando tanto al fontanerucho ese que con solo mi carisma y músculos le quité la saga y la hice mía. De esta forma llegué a vivir varias aventuras donde recorrí parajes inexplorados, descubrí civilizaciones perdidas y amasé toda mi fortuna.

 

¡No dejéis que os engañen! ¡El explorador más importante de la historia soy yo! Ni me mencionéis al guaperas que va con el viejo o a la tipa de las dos pistolas. Esos iban recogiendo lo que no era importante para mí y ni siquiera saben transformarse en otras cosas.

 

¿Os he dicho ya que con mi #OperacionWikini NextN sortea una New 2DS XL y 5 WarioWare Gold? Pues ya lo sabéis, ¡entrad aquí para enteraros bien!

 

El caso es que terminé retirandome de la vida de aventuras, aunque no os penséis que de vez en cuando no me pica el gusanillo de volver. “Pero Wario, ¿entonces por qué dejaste de explorar el mundo? ¿Te cansaste o es que tenías miedo?” YIAJAJAJAJA. ¿De verdad os pensáis que alguien como YO se puede cansar de ser la persona más molona de la existencia? Ya no hablemos de la tontería de tenerle miedo a las cosas. ¡Qué no soy el bigotudo verde! JAJAJA. Simplemente encontré una forma mejor de forrarme y tener tiempo libre para molar haciendo nada.

 

Porque ganarse la vida apropiándose de tesoros del mundo está bien, pero cuando uno tiene una mente tan brillante como la mía y se da cuenta de que puede amasar fortunas haciendo que los demás trabajen para ti, la cosa cambia. Tras unas llamadas telefónicas donde engañé convencí a unos conocidos (que, a decir verdad, no sé ni de qué tenía sus números de teléfono) para que me hiciesen un buen puñado de microjuegos, que yo mismito junté en un cartucho a base de puñetazos al ordenador, haciendo que naciera el primer videojuego hecho por el menda. ¡Y vaya que si me forré! JAJAJA. Tanto, que hace ya diez años que no necesito jugarme el culo yendo de aventuras. Bueno lo de jugarme mis posaderas es una forma de hablar, que ya sabéis que nada puede conmigo.

 

Este día revolucioné la industria del videojuego, y mi cuenta bancaria

 

Y ni se os ocurra pensar que hacer videojuegos es algo sencillo con lo que forrarse. Tengo que estar al día de las tendencias. ¿Que ahora está de moda jugar con una Watuta? Pues WarioWare Smooth Moves para la gente. ¿Jugar con un lápiz arañando una pantalla? WarioWare Touched fue la respuesta a eso. Y, como os podréis imaginar, si antes de ser un magnate de los negocios ya tenía tiempo libre, ahora es que prácticamente solo me toco la tripa, bebo alioli a todas horas y como ajos como forma de vida. De vez en cuando el engreído de rojo me invita a alguna fiesta, a los karts o a jugar al tenis pensando que me hace ilusión ir o algo, pero en realidad por lo único que voy es para demostrar que todo lo que él pueda hacer, yo puedo hacerlo mejor. Que en realidad es algo que salta a la vista, pero no está de más recordarlo de vez en cuanto.

 

Aprovechando que a esta web no la lee nadie, os debo de confesar una cosa: la saga WarioWare es la respuesta a esos Mario Party que hace el fontanero. Básicamente son como las fiestas, pero mejor. Lo de ir tirando dados, moviéndose por los tableros y haciendo minijuegos es LO PEOR. Los minijuegos son muy largos, en el tiempo que se juega una estúpida ronda en esos juegos, en mis productos ya has jugado como mínimo a una decena. Diría que mejor cantidad a calidad, pero es que yo tengo ambas cosas. ¡Que no se diga que Wario no se preocupa por vuestro tiempo y diversión!

 

Menuda chapa os acabo de soltar JAJAJA. Pero es que uno se pone a hablar de lo maravillosa y perfecta que es su vida y es normal irse por las ramas. Pero no os preocupéis, que dentro de poco podréis leer nuevas noticias escritas por mi. Y, quién sabe, quizás tenga alguna sorpresilla para vosotros con la que podréis calzar la mesa, lucir un tipín como el mío o algo así. Yo es que no me preocupo de ese tipo de cosas.

 

La calidad lo es todo en mis microjuegos, sobre todo en los de WarioWare Gold

 

¿Qué? ¿Que si estoy utilizando este artículo para promocionar WarioWare Gold? ¡Por supuesto que sí! ¿Acaso no se ha notado que estoy haciendo publicidad?

Una Respuesta

Hacer Comentario