DAEMON X MACHINA

Análisis DAEMON X MACHINA – Nintendo Switch. Un Arsenal armado hasta los dientes

DAEMON X MACHINA
Fecha de lanzamiento
13 septiembre, 2019
Número de Jugadores
1-4
Idiomas
Textos en español, inglés, francés, etc.
Tamaño de la Descarga
6729.76 MB
Nuestra puntuación
74

Cuando DAEMON X MACHINA fue anunciado como la primera gran sorpresa del Nintendo Direct del E3 2018, incluso los jugadores menos aficionados a un género tan de nicho como es el que engloba a los mechas, sintieron curiosidad y fascinación por cómo fue su carta de presentación. Un mundo semiabierto, mechas de distintos tamaños, armas y colores, enemigos gigantescos, entornos destructibles y mucho, mucho frenesí. Sin embargo, su primera demo no dejó todas las buenas sensaciones que cabría esperarse, lo que llevó a Marvelous y a First Studios, desarrolladores del título, a recoger el feedback de los jugadores para mejorarlo de cara a su lanzamiento.

 

Estas mejoras fueron mostradas, en parte, en un nuevo tráiler que se lanzó meses después de tener en cuenta dicho feedback, lo que dio lugar a conocer una fecha de lanzamiento definitiva y la llegada del título a Nintendo Switch. Pero, ¿fueron suficientes esas mejoras para que DAEMON X MACHINA acabase siendo un título a tener en cuenta para ocupar un lugar en nuestra estantería (o biblioteca digital, en su caso)? En nuestras impresiones finales ya os avanzamos un poco lo que nos estaba pareciendo el título después de varias horas de juego, y hoy os traemos lo que nos ha parecido después de haberlo completado y analizado a fondo.

 

 

Bienvenido a los Reclaimers, novato

Ya comentamos el planteamiento de la historia más largo y tendido en las impresiones finales de DAEMON X MACHINA, pero en caso de no habértelas leído (y querer ir directo al meollo de la cuestión) no te preocupes, que vuelvo a ponerte en el estado de la cuestión. La Luna ha colisionado con nuestro planeta, llevando a la humanidad hasta el borde de su extinción y liberando una nueva energía llamada Femto. Para intentar reconstruir el mundo tras esta catástrofe, los humanos restantes desarrollaron una avanzada inteligencia artificial que, sin embargo, acabó volviéndose en su contra debido a la influencia de los Immortals, una raza de máquinas malvadas que corrompen a la propia IA desarrollada por Orbital, el centro de mando del «nuevo mundo» y principal sede para luchar contra estos enemigos y poder al fin recuperar los tiempos de paz. Con ayuda de los consorcios, los cuales contratan a los mercenarios para las distintas misiones de reconocimiento y destrucción de enemigos, Orbital busca vencer de una vez por todas a los Immortals y a todas las IA corruptas.

 

DAEMON X MACHINA

 

Y es aquí donde entramos nosotros. Acabamos de unirnos a los Reclaimers -nombre por el cual se conoce a los ya nombrados mercenarios-, por lo que, a partir de este momento, formaremos parte de un grupo de luchadores de élite que hará frente a todos los problemas ya descritos. Pero no lo haremos solos, puesto que tendremos a nuestra disposición a nuestro propio Arsenal, un mecha personalizable de los pies a la cabeza (literalmente) que nos permitirá luchar contra los Immortals y otros enemigos en el campo de batalla sin poner en riesgo nuestra integridad física. Como decimos, es personalizable de los pies a la cabeza, y es que este es, sin lugar a dudas, uno de los puntos fuertes de DAEMON X MACHINA. La cantidad de personalización que tenemos a nuestra disposición, tanto para nuestro Arsenal como para nuestro personaje, es enorme, con miles y miles de posibilidades disponibles, las cuales vamos aumentando al ir obteniendo nuevas armas, piezas o grafitis a lo largo de las misiones.

 

En el caso del Outer -nombre por el que se le conoce a los pilotos de Arsenales-, tenemos distintas modificaciones corporales que afectan a nuestra apariencia y a nuestras capacidades de lucha, tanto dentro del Arsenal como fuera de él, así como una amplia gama de colores para el traje del personaje; en el caso del Arsenal, las opciones son incluso mayores. La personalización va desde elegir de qué forma queremos pelear (escopeta, bazoka, espada y escudo, francotirador, lanzallamas, ametralladora… o una mezcla de varias) hasta todas y cada una de las piezas de nuestro mecha (cabeza, brazo izquierdo, brazo derecho, torso…), incluyendo, como no, toda una paleta de colores y calcomanías. Además, cada una de las piezas pueden ser mejoradas, aumentando aún más las posibilidades de personalización. Sin duda, el verdadero reto del juego reside en obtener todos y cada uno de los personalizables.

 

DAEMON X MACHINA
Mediante cucuruchos de helados podemos conseguir mejoras temporales para nuestra siguiente misión. ¡Y encima vendidos por un osito!

 

Mucho Arsenal, pero pocas balas

¿Y cómo conseguimos todos los objetos, calcomanías, armas, piezas, mejoras… tanto de nuestro Outer como de nuestro Arsenal? Pues a través de las misiones, por supuesto. Las misiones se dividen en dos grupos: las de la trama principal, conocidas como «Misiones ofrecidas«, las cuales tenemos que enfrentar para seguir avanzando en la historia, desbloquear nuevos desafíos y alcanzar rangos más altos; y las secundarias, conocidas como «Misiones libres«, las cuales aportan algo más de vida y reto a la rama primaria. En total nos encontramos con 46 misiones principales y 27 secundarias, a las que hay que sumarle los retos cooperativos, que son otras 31 misiones y que se basan en un mix de los dos grupos anteriormente nombrados. Muchos de estos desafíos cuentan con objetivos secundarios que, en muchos casos, son verdaderamente complicados de superar a la primera. Además, para obtener todo lo dicho sobre personalización, tenemos que repetir en varias ocasiones la misma misión para o bien conseguir más piezas de un mismo ítem que después podemos transformar en otro, o bien para buscar aleatoriamente piezas y armas que suelten Arsenales rivales y calcomanías escondidas por el entorno.

 

El primer problema llega, precisamente, al enfrentarnos a estas misiones. Tanto las principales como las secundarias y cooperativas llegan a hacerse repetitivas, puesto que la variedad de retos y peleas es escasa, salvo algunas concretas en la historia. Por norma general, se nos presenta una misión específica (acabar con IA corruptas, defender una base, atacar una base, explorar una zona extraña…), la cual acaba por nunca ser solo eso y enfrentarnos a «contratiempos», normalmente basados en otros Reclaimers que tienen la misión contraria a la nuestra, contratados por otro consorcio distinto al nuestro, convirtiéndolos en nuestros enemigos temporales. Y así la gran mayoría de las misiones. Esto hace que, en ocasiones, y sumado a la sensación de «hacer siempre lo mismo», tengamos también la sensación de relleno, puesto que muchas no aportan ni siquiera un trasfondo a la historia en sí, sino que están porque hay que alargar el juego. Eso sí, las misiones que tienen como rivales a los Immortals colosales y algunos Arsenales son espectaculares, y en más de una ocasión nos ponen en un serio aprieto.

 

DAEMON X MACHINA
Son varios los Immortals colosales que encontraremos a lo largo de nuestras misiones.

Enlazado con el tema de las misiones, hay que añadirle otro handicap que tiene que ver con la curva de dificultad. En los juegos que presentan un sistema de Rango, como es el caso de Monster Hunter, del cual podemos sacar algunas similitudes en lo que a obtención de objetos, selección de misiones y jugabilidad se refiere, tenemos asimilado que, a mayor rango mayor dificultad. Esta curva no se cumple en DAEMON X MACHINA, haciendo que, en varias ocasiones, una misión de rango superior sea mucho más sencilla que otra de rango inferior. Y esto ocurre con más frecuencia de la que se puede justificar. El juego en general no es difícil una vez nos hemos hecho con el control de nuestro Outer y Arsenal, pero no deja de ser algo que «choca» con la propia esencia de los rangos.

 

Mechas, diálogos y personajes llenos de carisma

La historia, sin embargo, y a pesar de no ser la más original de todas y utilizar muchos giros «esperados», sí que consigue enganchar para conocer qué ocurre y por qué. El problema es que, en gran parte, se cuenta mediante diálogos con otros Outers antes de iniciar una misión, o bien con textos en pleno campo de batalla que, como es de esperar, no podemos leer con calma y detenimiento, por lo que perdemos información que, en algunos casos, es importante. Sí, el audio está también en inglés (con subtítulos en castellano), pero ni con un nivel medianamente alto podremos entenderlo todo con tantos estímulos y disparos teniendo lugar al unísono. También existen, por suerte, pequeños fragmentos de vídeo que cuentan el groso de la historia, que normalmente suceden al finalizar una misión importante o previo a alcanzar un nuevo rango, los cuales van desde el más bajo (Rango E) hasta el más alto (Rango A).

 

DAEMON X MACHINA

El carisma de los personajes es otro de sus puntos fuertes, pero el planteamiento, como sigue al juego en general, podría haber sido aún mejor. Como ya os hemos contado, gran parte de los diálogos e historia tienen lugar mediante textos escritos, por lo que la personalidad de los Outers queda relegada a ciertas expresiones y comentarios en este tipo de textos, así como a breves escenas cinematográficas que son, desgraciadamente, las mínimas. Si solo mediante texto consigue que nos gusten unos y odiemos a otro, imaginaos si la interacción con ellos hubiese sido mayor, su trasfondo aún más explorado, y extrapolado afuera de las propias misiones.

 

Siguiendo con el carisma de los personajes enlazamos al apartado gráfico, puesto que es en los Reclaimers donde comprobamos, entre otros, algunas de las limitaciones más llamativas de DAEMON X MACHINA relacionadas con este punto. Tal y como hemos comentado en el párrafo anterior a éste, los personajes se desarrollan, principalmente, mediante diálogos, pero también mediante breves cinematografías. Y es en este punto donde también se ve que podría haber sido aún mejor todo. Cuando tienen lugar estas escenas y se ve a los distintos protagonistas en movimiento, comprobamos que ni la gesticulación ni los movimientos son del todo fluidos ni naturales, haciéndolos bastante planos. Emociones como rabia, dolor, tristeza o alegría se perciben más por el contexto que por la «actuación» del susodicho, quitándole parte del dramatismo que puede vivirse en determinados momentos. Este mismo plano se trasmite al juego en general. Los entornos son coloridos, con dimensiones bastante amplias en la mayoría de los casos y con una variedad de enemigos y localizaciones correcta. Sin embargo, las texturas y la iluminación no están del todo cuidadas, notándose un trabajo no todo lo cuidado de lo que se esperaría de un proyecto tan ambicioso como era (o nos daban a entender que era) DAEMON X MACHINA. Eso sí, si lo observamos en su conjunto con una visión más general, esa grandeza de espacios e imagen post apocalíptica se hace notar y nos trasmite la idea que se nos quería dar.

 

En el apartado sonoro nos encontramos, de hecho, todo lo contrario al gráfico. Es una delicia desde que iniciamos el juego todo lo que tiene que ver con su banda sonora. Temas cañeros, cuidados al mínimo detalle y que, al escucharle en cada situación, te hace sentir que encaja a la perfección con las circunstancias que acontecen alrededor.

 

 

DAEMON X MACHINA – It’s your time, rookie

DAEMON X MACHINA es un buen juego, con muchas cosas buenas, ideas muy interesantes y ambiciones enormes que, sin embargo, se quedan a medio hacer. Se nota todo lo que se quería abarcar, y ejemplo de ello fue la recogida de feedback por parte de los jugadores. Se mejoraron cosas en ese tiempo, pero no todas las necesarias. Podríamos estar ante uno de los imprescindibles del catálogo de Nintendo Switch, incluso para que estuviese en la librería de más de un jugador que se arriesga a probar el género de mechas por primera vez, pero la realidad es que, ya sea por falta de tiempo, de medios, ambas u otros motivos ajenos a su desarrollo se ha quedado en una ambición que podría haber dado más de sí misma.

 

Sigue siendo un buen juego, con acción frenética, un multijugador online estable y una jugabilidad que, si bien es cierto que al principio puede parecernos enrevesada (controlar el Femto, ascender, descender, apuntar, cambiar entre armas, esquivar en pleno vuelo…), una vez controlada es la mar de divertida, aunque sea durante los minutos que, por norma general, vienen durando las misiones. La historia principal nos ocupa alrededor de 15 horas, a las que hay que sumarle las horas extras de las misiones secundarias (ya no hablemos de conseguir el 100%), y jugarlo en Modo Portátil se disfruta igual que en Modo TV, aunque se nota una diferencia gráfica en comparación al Modo Dock, en el cual la nitidez mejora frente a la pantalla pequeña. Por todo ello, sigue siendo una opción a tener en cuenta si eres amante del género o si quieres iniciarte en él, a pesar de no haber alcanzado todo lo que podría haber sido. Ahora es tu turno para decidir, novato.

 

DAEMON X MACHINA

Hemos analizado DAEMON X MACHINA gracias a un código digital cedido por Nintendo España. Versión analizada: 1.0.0

Prepara tu Arsenal, novato
DAEMON X MACHINA es un muy buen juego, pero podría haber sido aún mejor. Las ideas están ahí, pero quizás no todo lo bien perfiladas que se hubiese querido. Su planteamiento base, el carisma de sus personajes y la personalización casi infinita de Arsenal y Outer, junto a una historia que engancha por momentos, podrían haber llevado a este exclusivo de los mechas a lo más alto del catálogo de Nintendo Switch.
PROS
La personalización casi infinita del Arsenal y el Outer, así como el reto de conseguir el 100%
Su banda sonora, espléndida desde que iniciamos el juego por primera vez
Las peleas contra los Immortals colosales y otros enemigos
CONTRAS
Las misiones acaban por hacerse repetitivas, siendo casi siempre más de lo mismo
Gráficamente está por debajo de lo que cabría esperar, con texturas, iluminación y gestos de los personajes, en ocasiones, poco trabajados
La curva de dificultad no está balanceada, pudiendo encontrar misiones más complicadas en grados inferiores que superiores
74
Más artículos
Shinobi SEGA Ages Switch
Shinobi ya tiene fecha de llegada a Nintendo Switch en Japón a través de SEGA Ages